Los 12 errores de un emprendedor.

Añadir nuevo comentario

1. La falta de preparación del emprendedor a nivel psicológico, formativo, inexperiencia en empresas, falta de motivación, falta de dedicación.

Se pueden tener muchas ganas, mucha ilusión, incluso un sueño por cumplir, pero sin disciplina, coraje, ganas de trabajar, capacidad de esfuerzo y sacrificio, solo del pensamiento y de ilusión no se consigue.

2. Emprender en algo que ni sabes, ni conoces, ni te gusta. Es un error también más habitual de lo que creemos, montar una tienda de ropa, una zapatería, un quiosco, un bar... posiblemente no requieran una formación muy compleja, pero sí conocimientos, sí una forma diferente de ofrecer y hacer las cosas, sí unas habilidades y singularidades de tratar con los clientes.

3. Confundir una idea original con una oportunidad de negocio. Se puede tener una idea muy brillante pero que no tenga aplicación práctica en el mercado. No sólo importan las ideas en sí mismas, sino el llevarlas a cabo de forma exitosa: una idea puede tener varios caminos para ejecutarla, así que hay que analizar lo que ya existe en el mercado y buscar diferenciarnos.

4. Enfocarse al producto, y no al mercado. Hay muchos emprendedores que se dirigen antes al producto/servicio que al mercado y no hay que olvidar que el mercado es completamente cambiante y hay una rotación enorme de productos. Si no encuentras ninguna razón para que los compradores se cambien a tu producto/servicio, lo mejor es que no te metas en el negocio.

5. El problema del capital: en el equilibrio está el éxito. Muchos emprendedores que piensan que se puede comenzar un negocio con un capital por debajo de lo necesario, confiando en las futuras ganancias, pero en el 90 % de los casos, las ventas en un nuevo negocio, no alcanzan a presentar el margen de ganancia esperado. Es recomendable empezar con más capital del que se cree se va a necesitar.

6. La subven-dependencia. Hay que cuadrar las cifras sin tener en cuenta las subvenciones. Si luego vienen mucho mejor, pero no hay que depender de ellas. Nunca sabes si te la van a conceder, ni cuándo te la van a poder abonar…

7. El síndrome del Llanero Solitario. Uno de los errores más comunes es que el emprendedor está tan enamorado de su proyecto que cree que el sólo puede llevarlo a cabo. La humildad en cuanto a los conocimientos es un componente esencial en la personalidad de un emprendedor: Conocer las limitaciones y recurrir al asesoramiento de expertos hará que los problemas se resuelvan antes de que sea demasiado tarde.

8. Elegir mal a los compañeros de viaje. Cuando la química falla entre los socios, el resultado final es el cierre del negocio o en el mejor de los casos la venta de una de las partes. Asegúrate de estar bien acompañado en el viaje. Si no, siempre es mejor sólo que mal acompañado. y luego colaborar con profesionales independientes o empresas con los que te complementas perfectamente en servicios, proyectos o productos de manera puntual o habitual.

9. La precio-fobia. La mayoría de los emprendedores confiesa que tienen serías dificultades para poner un precio a sus productos o servicios. Debemos conocer el producto/servicio que realizan y ofrecen nuestra competencia que se asemeje al nuestro o pueda ser sustitutivo, de esa forma si conocemos su precio, ya podemos ajustar el precio de lo que ofrecemos.

10. Falta de planificación: plan de viabilidad. El problema para los emprendedores novatos es que hacer un plan de empresa les resulta demasiado complicado y al final deciden saltarse el trámite. No se puede empezar un negocio sin números… Quien emprende debe saber hacia donde quiere dirigirse, público objetivo, cómo llegar, estrategias, etc, sin todo ello, es un barco sin rumbo

11. Falta de formación en competencias empresariales básicas: Gestión y Administración de empresas, Marketing y ventas, Negociación, Gestión de personas,

Gestión de clientes, etc.

12. Falta de conciencia y foco como empresario. Muchos emprendedores no “se creen” o no se ven a sí mismos como empresarios. Falta de estrategia, de visión, de misión y de valores empresariales. Creen que todo esto es sólo para las grandes empresas. Solo ven a los que han triunfado y han conseguido el éxito, deben ser realistas y saber que emprender no es camino de rosas, es un camino laborioso y que el éxito se consigue con mucho esfuerzo y sacrificio.

Foto: Pixabay.com

 

Sobre Carolina San Miguel Mas

Add comment