Causalidades que abren nuevas oportunidades

Añadir nuevo comentario

Una de las cosas que más me gusta de las que estoy realizando actualmente es ayudar, colaborar, compartir conocimientos, formar... 

como queráis verlo a profesionales, emprendedores y también políticos, a éstos últimos gracias a formar parte de Gobernatia, una escuela de liderazgo que se impulsó hace cerca de un año en Valencia y que está desarrollando excelentes proyectos a iniciativas.

¿Y porqué os cuento esto? Pues bien, porque el hecho de que yo forme parte de Gobernatia es fruto de una maravillosa causalidad y os cuento por qué.

En el Día de la mujer del año 2014 me invitaron a asistir a una Conferencia sobre Liderazgo femenino organizada por el Colegio Oficial de psicólogos de la Comunidad Valenciana impartida por una coach llamada Ofelia Santiago, de la que hasta ese momento había oído hablar fantásticamente bien, pero con la que no había tenido ocasión de coincidir, pues bien, asistí a la Charla, que duró algo más de dos horas y fue increíble, salí de allí fascinada y me dije... yo quiero trabajar y hacer cosas con esta persona.

¿Y qué hice? Pues muy fácil, cuando acabó la jornada le pedí su tarjeta, eso sí, habiéndole pedido antes hacerme una foto con ella, y una semana después le escribí un mail, un mail en el que le conté quien era, que hacía y en la que le pedía poder quedar algún día para conocerla y explicarle personalmente mis proyectos y ver si en algún momento podíamos llevar a cabo algún proyecto juntas, pues bien, al día siguiente ya me había contestado y a las pocas semanas nos vimos y a partir de ahí, compartimos grandes conversaciones, comentarios de proyectos futuros y tras varios meses me ofreció la posibilidad de colaborar en Gobernatia, escuela en la que ella era socia fundadora y por supuesto acepté.

Desde ese momento, seguimos colaborando, trabajando, conversando e ilusionándonos conjuntamente, y muchos os seguiréis preguntando ¿Por qué os cuento esto?

Pues porque, una tarde dejé todo, obligaciones, trabajo, compromisos... por ir a una charla que me apetecía, porque cuando fui a esa charla conocí a una profesional que quería conocer y con la que me gustaría trabajar, porque tras esa charla me atreví a enviarle un mail, quedé con ella, fui muy sincera con ella y surgió posiblemente una de las oportunidades más importantes que he vivido hasta la fecha.

Y todo ello no fue fruto del dinero, ni de un padrino, ni de un enchufe, ni de nada que se le parezca, fue fruto de la causalidad, fruto de que yo quería conseguir algo, y puse mis esfuerzos, objetivos y metas en conseguirlo, por muy extraño, complicado y farragoso que pareciese, así fue.

Y os cuento esto, porque esto es la vida real, no solo nos pasan cosas malas, trabas, complicaciones por el camino o nos encontramos a mala gente que nos traiciona o se aprovecha de nosotros, en esta fantástica vida también ocurren casualidades fruto de la causalidades que nos abren un gran abanico de oportunidades para seguir soñando. ¿Te animas a trabajar por las causalidades?

Foto: Pixabay.com

 

Sobre Carolina San Miguel Mas

Add comment