Cualificaciones y desigualdades sociales

Añadir nuevo comentario

La mejora de las cualificaciones es una estrategia en marcha en muchos países porque presenta numerosas ventajas para los trabajadores y las empresas. 

En general, a los primeros les permite hacer efectivo el principio de aprendizaje a lo largo de la vida, facilitando su empleabilidad y adaptación a los retos del cambio tecnológico. Para las empresas, supone lograr un aumento de la productividad y la competitividad, lo que garantiza su supervivencia y continuidad en la economía global al tiempo que se hace frente a las innovaciones tecnológicas.

Sin embargo, las políticas de cualificaciones tienen numerosos efectos sobre la economía. Uno de ellos, ha sido abordado en el Capítulo 2 del reciente Informe de la OCDE (2015) Employment Outlook. En el mismo, se observa que la desigualdad en la renta es un fenómeno que ha estado aumentado en la mayoría de países de la OCDE. En muchos, alcanza los niveles más elevados de los últimos treinta años.  En esencia, el 10% de los países más ricos de la zona de la OCDE recibe 9,5 veces más renta cada año que el 10% de los países más pobres. Por este motivo, la lucha contra esta tendencia creciente en la desigualdad de rentas se ha convertido en una prioridad importante para los responsables políticos, sobre todo por los elevados costes económicos y sociales que se derivan de estas desigualdades.

¿Y qué relación guarda este proceso con las cualificaciones?

A nivel agregado, los países que presentan niveles de cualificación más elevados tienden a registrar más bajos niveles de desigualdad de rentas y salarios. De ese modo, se confirma que las políticas dirigidas a aumentar las cualificaciones profesionales pueden desempeñar un papel fundamental, dentro de una estrategia más general, para reducir las desigualdades salariales.

Se demuestra así que la inversión en cualificaciones es, igualmente, importante para reducir las desigualdades salariales, particularmente si las cualificaciones de los trabajadores son escasas en relación con la demanda. De ese modo, en aquellos países en que las cualificaciones se distribuyen de forma menos equilibrada en la población, también se tienden a presentar mayores diferencias salariales. La publicación de la OCDE además muestra que hacer un mejor uso de las cualificaciones puede ayudar a reducir las diferencias salariales, reforzando la relación entre cualificaciones de los trabajadores, productividad y salarios. En definitiva, dando sentido a las políticas activas de empleo.

Estos resultados no deben sorprender. En principio, los trabajadores más cualificados ganan salarios superiores a los que poseen menos cualificaciones en el mercado de trabajo. Los estudios concretos realizados en Reino Unido, Irlanda del Norte y Estados Unidos confirman que los más cualificados ganan más del doble que los trabajadores de menor nivel de cualificación. Por el contraste, en Dinamarca, existe una diferencia muy pequeña en los salarios medios entre los trabajadores más y menos cualificados. Rentas más elevadas a los que tienen mayores cualificaciones reflejan en qué medida las cualificaciones son escasas con relación a la demanda, así como las diferencias en las instituciones del mercado de trabajo, que determinan el “precio de la cualificación”, tal como los niveles de salario mínimo o los acuerdos de la negociación colectiva. 

¿Qué tipo de política de cualificaciones se requiere para hacer frente a este objetivo? La respuesta de los autores es que depende de unos países y otros. Por ejemplo, en el Informe de la OCDE  se estima que una reducción del 10% en las desigualdades en las cualificaciones en Estados Unidos podría traer consigo una reducción del 1,2% en las diferencias de salarios. En Holanda, por el contraste, el enfoque debe ser el aumento de las cualificaciones, un 10% de reducción en la dispersión de las cualificaciones podría reducir la desigualdad salarial en un 1,1%. 

Referencia: OECD (2015), Employment Outlook 2015, OECD.

* AFEMCUAL siglas de Asociación Española para el Fomento de las Políticas Activas de Empleo y las Cualificaciones

Foto: Pixabay.com

 

Etiquetas: 

Sobre Elías Amor Bravo

Presidente de AFEMCUAL, Asociación Española para el Fomento de las Políticas Activas de Empleo y las Cualificaciones. Especialista en cualificaciones y políticas activas de empleo. Director general de FP (1998-2005) y director de la Fundación FSVE (2005-2013).

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter