Ponle ganas y cambia

Añadir nuevo comentario

En la última comida con una amiga, ella me preguntaba “¿cómo puedo cambiar? Me siento tan estancada, que no sé por dónde empezar.” 

Y es que cambiar y salir de la zona de confort, sigue siendo difícil de afrontar. Pero salir de ese muro protector que te impide vivir la vida que realmente quieres,  es posible, solo tienes que ponerle ganas a cambiar.

He escuchado tantas veces, “me siento estancad@”,  que me parece una enfermedad común, a la que todos en algún momento estaremos expuestos. Y en efecto todos sabemos lo que no nos conviene,  pero saberlo no es suficiente, porque seguimos haciendo lo mismo. “Sentirse estancado” es como tener el “agua estancada”.

            Cuando nos sentimos estancados, no avanzamos, nada parece tener sentido, estamos mal y nos quejamos constantemente de la situación que vivimos. Es como cuando el agua está estancada, creamos un ambiente dentro de nosotros mismos tan propicio a las bacterias y hongos (quejas e insatisfacción), que perjudicamos nuestra salud, e incluso somos caldo de cultivo para los mosquitos (personas tóxicas) que revolotean a nuestro alrededor para chuparnos la energía, y aprovecharse de toda esa agua estancada para perjudicarnos.

            Somos casi un 70% agua, y la dejamos que se estanque. ¿Y qué es lo que hace que no fluyamos?  Bruce Lee decía, “be water my friend”.  Pero vaciar nuestra mente, liberarnos de toda forma, como el agua, nos cuesta mucho. El agua cambia, puede ser hielo, vapor, correr por el río, ser mar, retenerse en un estanque  para regar campos o criar peces, o envasarse en una botella para calmar nuestra sed. El agua se adapta a las circunstancias que se le presentan, pero nosotros nos resistimos al cambio, y preferimos quedarnos con lo malo conocido, en lugar de arriesgar, y continuar nuestro camino de forma diferente.

            Nos estancamos por múltiples causas, algunas ocasiones porque somos muy perfeccionistas y nuestras expectativas son demasiado altas, otras porque tenemos miedo a fracasar en esa nueva posibilidad de cambio, ya sea una oportunidad laboral, emprender un negocio, romper definitivamente con la pareja, o sencillamente aprender a ser feliz y tomar decisiones que optimicen nuestro bienestar. Nos estancamos porque la vida también nos pasa por encima, y nos cansamos de luchar, perdemos el ritmo, dejamos de ser flexibles, nos olvidamos de planificar, de reformular nuestras metas, nos encadenamos a la apatía, y la pasión nos abandona.

Y es verdad que a veces surgen contratiempos, nunca es el momento adecuado para cambiar aquello que no te gusta, y nunca lo será, porque siempre existirán imprevistos como la vida misma. Nada sucede exactamente como lo tenemos planeado, y cambiar es una elección que supone desprenderse de algo que conoces por otra forma de hacer las cosas.

El miedo al cambio, cala en los huesos, y hace que te paralices. ¿Qué hacemos cuando vamos a estrenar unos zapatos y tenemos miedo al dolor de pies y rozaduras? Uno, los estrenas igualmente porque confías que si te hacen daño sabrás cómo reaccionar (te los quitas, te pones una tirita, o te los cambias cuando ya no puedes más, pero los disfrutas). Dos, los vas preparando para el estreno, y te los vas poniendo por casa, les echas crema, porque te adelantas a posibles consecuencias. O tres, los guardas en ese estupendo zapatero porque definitivamente te harán daño, y quedan preciosos en el zapatero, así siempre estarán nuevos, y utilizarás los mismos gastados de siempre. Ahora estás delante del zapatero, los zapatos nuevos son tu cambio,  decídete: estrenas, preparas estreno, o los guardas sin estrenar.

Iniciar un proceso de cambio es difícil si, pero se puede si te centras en lo que quieres conseguir. Que tus “si quiero” superen por goleada a los “no puedo”. Dar ese giro al cambio, y ponerte en movimiento es posible si te decides a implicarte y comprometerte contigo mism@. Esa responsabilidad pertenece a cada un@ y no existe magia alguna que hagan que cambies de la noche a la mañana. Y por si esperas recibir una señal divina que te de la fuerza necesaria para cambiar, déjame decirte, que esa señal la tienes dentro de ti, haciendo eco en tus pensamientos. Tú tienes la capacidad para  transformar tu infelicidad y estancamiento por, remolinos y mareas que muevan tu agua estancada para que fluya y  cobres vida. Cambiar requiere tu esfuerzo, tu voluntad, y un motivo. Presta atención a tus necesidades, valora lo que ganarás, ponle ganas, y cambia.  

 

“Cambia tu forma de ver las cosas, y las cosas cambiarán de forma”  Wayne Dyer. 

Sobre Johanna Alaminos

 

Actualmente psicólog@ en todas partes y creadora de www.DespiertaAfrodita.com

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter