¿Qué te pueden enseñar las tiras de Mafalda?

Comentarios

Para dejarnos tu comentario rellena los siguientes campos. Tu mail no será publicado
Y digo yo, Susana, ¿por qué - en lugar de tanto coaching, TICs, branding y todas esas zarandajas - no usamos más el sentido común?.... el de los niños que, como Mafalda, seguimos siéndolo de alma... Tu post me parece excelente. Puedo asegurarte, querida amiga, que por caminos distintos llegamos a la misma conclusión. Yo, por viejo, mucho antes, pero de manera similar a lo que se deduce de la esencia de tu artículo. Y un secreto íntimo: mis dos héroes de siempre (desde sus nacimientos): Mafalda y El Principito... forman parte de la mini-biblioteca fija de mi mesilla de noche.... ¡Felicitaciones!

Para dejarnos tu comentario rellena los siguientes campos. Tu mail no será publicado
¡Querido Pedro como me alegra tu comentario! Esa pregunta también me la hago yo muchas veces ¿por qué no usamos el sentido común y la lógica en todos los planos de nuestra vida? Ya compartimos algo, nuestra admiración por esta niña irreverente y adorable. Un abrazo enorme :-)

Añadir nuevo comentario

No tiene importancia lo que yo piense de Mafalda.   Lo importante es lo que Mafalda piensa de mí.

Julio Cortázar

Conocí a Mafalda allá por los años 80, tendría yo unos doce. La culpa la tuvo una compañera de clase, Mariana. Ella me dejó el primer libro y se encargó de explicarme la personalidad de cada personaje para que pudiera entenderlos bien desde el principio.

 Fue un amor a primera vista que perdura aún a día de hoy.

Mafalda, nace en 1963 con un trabajo que una agencia de publicidad le propone a su"padre" Quino y verá la luz el 29 de septiembre de 1964 en el semanario Primera Plana. En 1966 el éxito de Mafalda en el diario nacional El Mundo lleva a hacer una recopilación en forma de libro, cuya primera edición se agota en dos días.  Pasan los años y el 25 de julio de 1973 Quino, presenta las últimas cuatro tiras. Desde este momento no volverá a hacer más tiras ni historias de Mafalda, tan sólo de vez en cuando la dibujará como protagonista de algún mensaje social o humanitario. La decisión se basó en el hecho de que se sentía agotado y no quería repetirse.

A diferencia de otros colegas que hicieron perdurar sus tiras apoyados en un equipo de guionistas y dibujantes Quino, se resistió a perder el contacto personal con su personaje.

Los protagonistas son:

 
 

 

 

 

 

 

A mi juicio lo más grandioso de Mafalda es que más de medio siglo después, su ácida crítica está de plena actualidad. Hecho, que todo sea dicho, no nos deja en muy buen lugar a la actual sociedad.

Mafalda es básicamente una incorformista, una revolucionaria idealista que ve el mundo desde su aplastante lógica infantil, donde no tienen cabida la falsedad, el egoísmo, el machismo, la violencia -de ningún tipo- ¡ni la sopa!

Un día se me ocurrió que se podrían analizar sus tiras desde la perspectiva del coaching -seguro que ya se lo ocurrió a alguien primero, pero como no lo sé, pues me otorgo el mérito, así por mi cara- ya que sus frases son verdaderas perlas de sabiduría relativas al crecimiento personal y a la consciencia del yo -también del tú, él, nosotros, vosotros y ellos ¡para qué engañarnos!-.

Las diferentes críticas que Quino realiza al sistema o la sociedad en general, además del aprendizaje que destila cada una de sus tiras, está muy estudiado y centrado en la personalidad de cada uno de sus personajes. Felipe, por ejemplo, sería lo que en el colectivo educativo se conoce como un niño "vago". No le gustan los deberes y jamás encuentra el momento de ponerse a hacerlos. Evidentemente a Felipe le falta  motivación, un porqué, un objetivo. La siguiente tira sería un claro ejemplo.

Las tiras, como antes dijimos están realizadas entre mediados de los años sesenta y principios de los setenta. Recuerdo esto para ponernos en situación. Ahora mismo el "demonio" son las nuevas tecnologías, en cualquier parada del autobús, en la cola del supermercado, en el parque, en plena calle escuchamos con mucha frecuencia a un padre, madre, abuelo o abuela reñir a su retoño, enarbolando la bandera del atrofiamiento mental. No digo más, la siguiente viñeta os dará para meditar un poco.

La eterna lucha entre el bien, el mal y la naturaleza humana. ¿La maldad nace, crece y se reproduce o por el contrario es producto del entorno y las circunstancias?

La bendita inocencia infantil. ¿La perdemos a medida que cumplimos años o que coleccionamos decepciones? Lo anterior ¿es sólo una excusa para no molestarnos en seguir alimentando la ilusión y encarcelar bajo siete llaves a nuestro niño interior?

¡Actitud! Ese es el mejor vehículo para recorrer la vida. Si esperas que todo suceda, si no te arriesgas, si no te lanzas, si no vences al miedo, si no luchas ¿qué esperas obtener de tu viaje?

Asertividad para relacionarnos con los demás. Sinceridad, ¡por supuesto! Pero sin cruzar la frontera de la ofensa. Algo que últimamente está sucediendo demasiado a menudo, sobre todo bajo el anonimato de las redes sociales.

Vivmos rodeados de etiquetas y convencionalismos. Los niños de azul, las niñas de rosa. Los chicos con los chicos, las nenas con las nenas. Estudias primaria, secundarias, la ESO, Bachiller y Universidad, ¡ni se te ocurra salirte del trazado! Te casar ergo tienes hijos. Divorcio igual a fracaso. ¿Alguna vez dejaremos que las cosas simplemente ocurran?

El gran problema de la comunicación. La verdad es la mía y tú estás equivocado, aunque tan sólo sea un problema de perspectiva o sentido.

Las apariencias, el postureo, el materialismo. Nada cambia. Pasan los años, las décadas, se cambia de siglo y todo lo sigue dominando D. Dinero. Y así educamos a nuestros hijos, en la importancia de la cantidad antes que la calidad.

 
 

 

 

 

 

 

 

 

Tampoco los sistemas educativos se renuevan mucho. Seguimos con métodos arcaicos basados en la memorización, olvidando la individualidad del niño. Pero ahí está el coaching educativo para remover los cimientos de leyes anacrónicas que fabrican robots no adultos resolutivos. ¡Lo cambiaremos!

No todo es negativo. Aún seguimos siendo capaces de avanzar y aprender de los errores de nuestros antepasados. Y socialmente, uno de los progresos más beneficiosos es la constatación de que la edad, no debe ser un problema para marcarse objetivos. Mientras respiremos ¡todo es posible!

Hay que rodearse de personas que te provean de las herramientas necesarias para alcanzar tus metas. Pedir ayuda a quien ya recorrió antes que tú ese camino. Ahora bien, siendo consciente de que aunque el camino sea el mismo la perspectiva será una por persona, lo que en PNL se conoce como "El mapa no es el territorio"

El encasillamiento o lo que yo siempre he denominado "el borreguismo", todos a hacer lo que la sociedad dicte como "normal" y ¡ay de aquel que ose salirse del redil!

¡Qué importante tener la capacidad, independientemente de la edad, de ver y aprovechar las oportunidades que la vida te pone delante! ¡Nunca dejes pasar el tren, si tú crees en ti no importa lo que el resto opine!

Un clásico de la infancia, de la relación padre e hijos "pregúntale a tu madre / padre" ¡con lo fácil que es decir, pues hijo mío no tengo ni la menor idea pero no te preocupes que me informo y te lo explico! Somos padres no la enciclopedia Larousee, y admitirlo nos humaniza ante nuestros vástagos y nos hace más cercanos para ellos.

Otro clásico. Primero el ¿Por qué? Y luego hasta la reproducción de los cocodrilos en verano. Y nosotros ¡humildes mortales agotados de tanta explicación! ¿A quién no le ha pasado lo de la viñeta? ¡A mi sí, lo confieso!

Para finalizar una de mis preferidas. La cito mucho. ¡Motivación en vena! Si quieres hacer algo lo primero y más importante es la acción ¡ponte ya a ello! Pero no somos perfectos y por un motivo u otro a veces necesitamos que alguien nos de un pequeño empujoncito. ¿Cuál es tu alfiler preferida?

 

Por cierto, para finalizar ¿a que no sabéis cómo me llama mi hija? ¡Sí, Mafalda por mis locos rizos y mi pelo despeinado cuando me levanto!

 

Os dejo con un video muy bonito: Vivir despeinada

 

Gracias por seguir

Sobre Susana Álvarez

 

Soy una mujer, perfectamente imperfecta. Con una curiosidad sin límites, de ahí que mis estudios, cursos y experiencia laboral abarquen distintos campos. Maestra por formación aunque la vida, profesionalmente, me ha llevado por otros senderos.

Comentarios

Para dejarnos tu comentario rellena los siguientes campos. Tu mail no será publicado
Y digo yo, Susana, ¿por qué - en lugar de tanto coaching, TICs, branding y todas esas zarandajas - no usamos más el sentido común?.... el de los niños que, como Mafalda, seguimos siéndolo de alma... Tu post me parece excelente. Puedo asegurarte, querida amiga, que por caminos distintos llegamos a la misma conclusión. Yo, por viejo, mucho antes, pero de manera similar a lo que se deduce de la esencia de tu artículo. Y un secreto íntimo: mis dos héroes de siempre (desde sus nacimientos): Mafalda y El Principito... forman parte de la mini-biblioteca fija de mi mesilla de noche.... ¡Felicitaciones!

Para dejarnos tu comentario rellena los siguientes campos. Tu mail no será publicado
¡Querido Pedro como me alegra tu comentario! Esa pregunta también me la hago yo muchas veces ¿por qué no usamos el sentido común y la lógica en todos los planos de nuestra vida? Ya compartimos algo, nuestra admiración por esta niña irreverente y adorable. Un abrazo enorme :-)

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter