Y ya no puedo más

Añadir nuevo comentario

Todos vivimos momentos y situaciones que nos desbordan, que sobrepasan nuestro límite de aguante, tensión, angustia o miedo, 

ocasiones en que te planteas no seguir adelante y tirar la toalla, irte a cualquier sitio, desaparecer, no ver a nadie...

Esas circunstancias todos las hemos vivido en alguna que otra ocasión, a lo mejor algunos menos y otros mucho más, seguramente los emprendedores y empresarios que os levantáis cada día con ganas e ilusión de seguir adelante y de tener un día fantástico y que cuando éste finaliza habéis tenido un día lamentable en el que además de no tener buenos resultados en lo profesional, en lo personal tampoco ha acompañado el día, os sentiréis bastante reflejados.

Pues bien, yo he tenido de esos, de esos frustrantes días, más de lo que quisiera, salir de la zona de confort tiene esas cosas, pero gracias a algunos trucos, consejos y sugerencias que he leído, escuchado y he ido recopilando, desde hace ya algún tiempo, me lo he tomado de otra manera, gracias a las 5 siguientes pautas:

1º Si ese día veo toda va a peor, que mi interior y mis pensamientos se han vuelto negativos, y que, la cosa no va a ir bien, decido poner distancia, me aíslo del mundo, dejo el teléfono en el coche, me cojo una libreta y un lápiz y me voy a algún sitio donde no tenga ni que sonreír, ni ser amable, ni hablar con nadie, donde pueda ser yo misma.

2º ¿Libreta, lápiz? Os preguntareis ¿Para qué? Pues para escribir ideas, mensajes, iniciativas, ilusiones, cuando estamos solos, y nadie nos molesta o interrumpe, nos vienen las mejores ideas, planes o proyectos. El otro día veía en El Hormiguero al cocinero Jordi Cruz que comentaba que en el vater le venían grandes ideas y platos que cocinar, porque estaba relajado y nadie le interrumpía “menos mal digo yo”, pero es cierto, a mi en el coche, en la ducha, en el vater me vienen “flashes” a la cabeza y que enseguida quiero anotarme para que no se me olviden, porque sé que de ahí puede surgir algo interesante y positivo.

Describamos lo que nos preocupa por escrito, yo recomiendo porque me va muy bien, describir que es lo que me preocupa, o lo que me pasa, y posibles situaciones de si no se soluciona hasta lo peor que pueda suceder, por ejemplo en mi caso: he presentado un proyecto de plan de comunicación a una empresa, en la que llevamos semanas trabajando, nos lo hemos trabajado hasta el último detalle, el precio es adecuado, las ideas son buenas, los objetivos están claros, las ventajas son increíbles, y nos planteamos que pueda decir que no, porque competimos con otras alternativas, pues empiezo a citar una por una lo que puede pasar si nos dijera que no, primero que no seremos proveedor de una importante empresa con la que nos hubiera encantado trabajar, segundo, el tiempo perdido que hemos invertido en la propuesta, tercero que no ingresaremos un importante dinero que pensamos es crucial para los próximos meses, cuarto, tendremos que empezar de cero a hablar con otras empresas, quinto, nos tocará rediseñar propuestas, ideas, etc, porque ésta no ha funcionado, … y así hasta que ya no nos salgan más.

4º Cuando ya lo has descrito todo, hasta lo peor de lo peor, es como si te quitaras una mochila llena de piedras de encima, te quitas un lastre, cuando lo ves escrito, lo lees y analizas, piensas, ¿eso es lo máximo que puede ocurrir? vale, ya está, nadie se muere, no es el fin del mundo, mañana seguirá saliendo el sol, en unos días es el fin de semana y me voy a comer con mis amigos,... todo se relaja, se desinfla el globo que hemos creado en nuestra mente repleta de negatividad.

5º Cuando uno pasa por el peor momento, y cree que está en lo más bajo, hundido y ya no puede caer más, lo único que puede hacer es subir y mejorar, por ello, cuando pasamos una mala situación,  ver si lo que nos ha pasado tiene solución o no, y si no la tiene, ¿para qué fustigarnos y amargarnos? Si no podemos hacer nada, volquémonos en otra cuestión, idea, iniciativa, … dejemos de lado lo que nos quita el sueño y pongamos todo nuestro empeño, deseo, pasión e ilusiones en otras metas y sueños.

Foto: Jordán Francisco - Gritar

 

Sobre Carolina San Miguel Mas

Add comment