¿Vas a seguir confiando tu VIDA al azar?

Añadir nuevo comentario

Por ponerte en situación, este post lo estoy escribiendo el 22 de diciembre por la noche…¿y por qué lo escribo hoy?¿por qué te digo la fecha, es que es significativo?

 

Pues…va a ser que sí, y te cuento por qué. Esta mañana ha sido el sorteo de lotería de Navidad y, como todos los años, he comprado la mínima lotería posible, es decir, nada más que los compromisos ineludibles (que al final, poquito a poquito…), pero bueno, el caso no es si he comprado mucha lotería o poca.

El resultado es el mismo de todos los años, un reintegro (por probabilidad, más que nada) y poco más.

Lo que hoy me ha sorprendido es que he hablado con varias personas que, realmente, estaban desilusionadas, les había dado “bajón” porque no les había tocado la lotería…y eso me ha hecho reflexionar, darle vueltas a la cabeza y escribir este post por la noche.

Porque esas mismas personas que “creían” que les iba a tocar la lotería, es decir que su número iba a ser el agraciado entre 100.000 participantes, ven otro tipo de probabilidades con mayor pesimismo…¿y por qué?

Voy a explicarme un poco mejor,

  • ¿No te ha pasado que echas una oferta de empleo y piensas…no me van a llamar porque hay 200 aspirantes?
  • ¿O te preparas una oposición y piensas…no voy a aprobar, porque hay una plaza por cada 100 aspirantes?
  • ¿O te gustaría emprender y piensas… es que es muy difícil, 9 de cada 10 negocios fracasan?

Y yo te hago dos preguntas:

  • ¿No te has dado cuenta de que la oferta de empleo es 500 veces más probable a que te toque la lotería?
  • ¿Y que la oposición es 1.000 veces más probable?
  • ¿Y que tengas un negocio de éxito 10.000 veces más probable?

Y la segunda pregunta es…

  • ¿No te has dado cuenta de que la lotería solo depende del azar, pero que en los otros 3 casos tú si tienes algo que decir, hacer, influir…, está en tu mano que las estadísticas jueguen a tu favor?

Entonces… no entiendo como confías en que te toque la lotería y no en que puedas encontrar un trabajo, aprobar una oposición o montar un negocio exitoso… o cualquier otra cosa que estés pensando. (Seguro que es más probable que salga bien que uno entre cien mil)

Este post, a pesar de escribirse el 22 de diciembre por la noche, se publicará el 8 de enero por la mañana.

En este tiempo, esa desilusión por no haber ganado la lotería habrá pasado, habrá llegado el año nuevo y con él, varios, decenas, cientos, miles de propósitos de nuevo año que no vamos a cumplir…¿por qué?

Fíjate, en nuestra vida hay tres niveles que nos afectan y que se catalogan por el grado de “protagonismo” que tenemos en ellos:

  1. El círculo externo – Que es todo aquello sobre lo que NO tenemos ningún tiempo de influencia. Por ejemplo, las crisis económicas, el cierre de empresas, la inestabilidad política, lo mal que está todo, lo ladrones que son los políticos…
  2. El círculo de influencia – Es nuestro entorno más cercano, sobre el que tenemos cierta capacidad de influencia. Nuestro amigos, familia, compañeros, contactos profesionales, clientes, colaboradores, proveedores, vecinos…
  3. El círculo personal – Que somos nosotros mismos y sobre el que tenemos total influencia. Aquí estaría nuestra actitud, nuestra formación, nuestro esfuerzo, voluntad, determinación, pasión, planificación… En este círculo podemos CAMBIAR todo.

Esto se entiende, ¿verdad?

Muy bien, pues ahora te voy a hacer varias preguntas:

  • ¿En cuál gastas más energías? Seguro que protestas por la crisis, los políticos, el paro. Probablemente critiques a tu jefe, a tus compañeros, tus vecinos, tus familiares y te gustaría que actuaran de otra manera. Y, probablemente, dediques muy poco tiempo al día a pensar cómo puedes ser mejor TÚ cada día.
  • ¿En cuál de ellos confías más?
  • O mejor aún, ¿en cuáles depositas de tu confianza?
  • Voy a hacerte una pregunta que a lo mejor te duele…¿A cuál de ellos culpas más de tu situación?
  • Y ahora, quiero que seas sincero contigo mismo…¿Quién crees que tiene más capacidad para CAMBIAR tu situación?

Hoy, ocho de enero puedes hacer lo que todos los años, una lista de propósitos que no vas a cumplir, o empezar a tomar consciencia de que puedes CAMBIAR todo lo que te pasa.

Sólo debes comenzar a darte cuenta de que no DEBES confiar en que el círculo externo o el de influencia vayan a venir a salvarte.

Hoy, ocho de enero PUEDES comenzar a SENTIR que el CAMBIO está en ti, en tu CÍRCULO PERSONAL, y que, a medida que hagas las cosas distintas, todo lo demás CAMBIARÁ.

Si te formas más, si planificas más, si tienes otra actitud, si trabajas más, si tienes mejores relaciones personales, si, si, si… si CAMBIAS todo comenzará a ser distinto. A lo mejor no hoy ni mañana, pero ese CAMBIO se irá extendiendo, desde tu interior, desde tu círculo personal, al de influencia y luego al externo y, en poco tiempo, los resultados serán espectaculares.

Y tú me puedes decir… pero es que eso es muy difícil, requiere mucho trabajo y sacrificio… ¿Y si fracaso? ¿Tanto tiempo y esfuerzo perdido para nada?

Y yo te respondo… !Claro! Pero la alternativa es esperar a que otros te solucionen tus problemas.

Y no es que el MUNDO esté contra ti, sino que, por pura probabilidad, no va a pasar, NADIE va a venir a tu casa a solucionar tu VIDA.

Así que me despido con una pregunta.

“Tienes 357 días de 2017 por delante…¿Vas a CAMBIAR o vas a seguir confiando tu vida al AZAR?”

Muchas gracias

 

Foto:pixabay.com

 

Sobre Héctor Trinidad Quijada

Profesión:   

Ayudo a las empresas a GENERAR VALOR, POTENCIANDO a sus PERSONAS - Consultor de RRHH, Comunicación y Gestión del Cambio

Perfil Profesional:

¿Quieres hacer un curso con Héctor Trinidad Quijada ? apúntate aquí

Add comment