Universidad y trabajo: Las 7 diferencias

Añadir nuevo comentario

Terminadas las clases y con los exámenes finales a la vuelta de la esquina son muchos los que están a punto de colgar su uniforme de estudiante (si es que alguna vez llegamos a colgarlo) y lanzarse al mercado laboral.

“La universidad no es la empresa” es la máxima con la que se nos despide de la primera y nos recibe la segunda. A continuación vamos a ver algunas de las diferencias

1. Del rol de estudiante al rol de trabajador

Ser puntual, asistir a diario, participar, entregar la tarea en plazo... no hace media con un rendimiento bajo. A la inversa tampoco. Hay toda una serie de actitudes que como estudiantes nos podían salvar la nota, pero como profesionales se nos presuponen y no son valor añadido de nada. Como profesionales debemos mantener una actitud impecable, poner en práctica los conocimientos adquiridos y desarrollar las habilidades necesarias en la empresa y puesto de trabajo que ocupamos.

2. Las consecuencias de nuestros errores

Los errores de clase o examen acarrean correcciones que sólo nos afectarán a nosotros y en ese mismo ámbito. En el ámbito laboral cualquier decisión entraña riesgos y consecuencias. Si nuestras decisiones son erróneas tendrán consecuencias para nosotros, para nuestro equipo y nuestros clientes y, en función de la gravedad de las mismos, pueden transcender fuera del ámbito de nuestra empresa.

3. La teoría y la práctica

En cuanto empezamos a trabajar nos damos cuenta de que la teoría de la universidad se nos ha quedado corta. Las situaciones que nos plantean nuestros clientes requieren la aplicación de conocimientos sobre los que no hemos profundizado lo suficiente o nunca se han planteado como supuestos en un aula. Nunca tendremos toda la información, ni todas las respuestas posibles,ni una única solución correcta.

4. No hay profesor

Como estudiantes ante la duda o el desconocimiento acudimos al profesor, líder y autoridad, en busca de una ayuda que sabemos que nos prestará. En nuestro puesto de trabajo, ni nuestro superior ni nuestros compañeros tienen la obligación de enseñarnos y, a veces,tampoco los conocimientos precisos para asesorarnos. Buscamos soluciones y apoyo en nuestros antiguos compañeros de clase o de prácticas y descubrimos que autoridad y liderazgo no siempre van de la mano.

5. La incertidumbre

El manejo de situaciones de incertidumbre en la época estudiantil es muy limitado. Tenemos una parte importante de nuestra vida planificada a medio plazo y, desde el momento que optamos por una titulación, el itinerario está más o menos prediseñado. Desde que accedemos al mercado laboral, la planificación corre por nuestra cuenta y la incertidumbre será una constante tanto en los períodos de mayor como menor actividad profesional.

6. La carga administrativa

Una titulación en filología, ingeniería, medicina... no exime del trabajo administrativo. Recién aterrizados en nuestro primer empleo descubrimos que las tareas administrativas rutinarias ocuparán una parte importante de la jornada laboral aunque hayamos esquivado perfiles administrativos.

7. La composición de los grupos y equipos

Durante nuestro paso por el sistema educativo nos integramos en grupos homogéneos en los que todos los miembros compartimos edades similares, interés, formación... Sin embargo cuando nos incorporamos al mercado laboral debemos trabajar con personas con edades muy dispares, en momentos vitales diferentes, con las que no compartimos aficiones y que cuentan con formación y experiencia en campos diferentes al nuestro. En definitiva, trabajando nos obligamos a relacionarnos dentro de grupos heterogéneos.

“La universidad no es la empresa” dicen y es cierto. En nuestras manos está convertir ese salto, de la universidad a la empresa, en un paso más en nuestra trayectoria acercándonos al mercado laboral a través de programas de prácticas profesionales y formación complementaria, demandada y necesaria, que ha quedado fuera del currículo de la titulación que cursamos.

Sobre Marián Álvarez

Lo de Relaciones Laborales fue vocación. Las personas, devoción.

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter