Un hombre muere cuando mueren sus sueños

Añadir nuevo comentario

A raíz de mi último artículo en el que hablo de marca personal y de qué querer ser en la vida, (véase aquí : http://www.lanuevarutadelempleo.com/Noticias/el-pepito-grillo-de-tu-marca-personal). He decidido publicar una segunda parte o continuación de dicho artículo. No existe marca personal si no tenemos un sueño que cumplir o que realizar.

Los sueños pueden definirse como objetivos a largo plazo, son ambiciosos, ideales. Nos proporcionan éxito, emoción, triunfo, y suelen tener una grandeza que tendemos a considerarlos imposibles o aplazables para el momento actual.

Vivimos un presente en el que no podemos apenas pararnos a pensar. Demasiadas distracciones, poco tiempo de conciliación personal y familiar. Es tal el viaje interior que debemos embarcar para localizar y definir nuestro sueño, que solemos tender a aplazar el momento de visualizarlo.

Pero los sueños nos definen, son nuestra brújula, los que nos proporcionan significado, los que nos guían para tomar una u otra dirección con el fin de acercarnos a él.

En este artículo pretendo establecer una guía básica de herramientas para poder construir tu sueño, o al menos como definirlo de manera más clara y concisa descartando otras meras distracciones.

La guía se establece a base de las siguientes preguntas:

1.¿Por dónde empezar?

¡Hay que escribirlo! la importancia de escribirlo es hacerlo tangible, visible. En nuestra mente se quedará en nuestra papelera de reciclaje propia que olvidaremos y recuperaremos de vez en cuando hasta que se difumine. Si lo escribimos estamos ayudando al cerebro a ordenar los pensamientos y a descartar ideas exageradas y alejadas de la realidad. Hay que definir nuestro sueño de la manera más clara posible, planifica como puedes lograrlo ante tu situación actual, estableciendo metas (objetivos a corto plazo). Comenzar a caminar ya te está acercando al sueño, si se queda en la mente seguimos estancados.

2.¿A qué nivel deseo ese sueño?

Si de repente descubres al escribir y planificarlo que no tiene tanto poder o no te proporciona tanto bienestar el conseguirlo, quizás ese no sea tu sueño, si no el de otro/a que has copiado o te han sugerido. Tendrás que comenzar con el paso básico,  preguntarte ¿Qué es lo que más deseo hacer?  ¿Quién quiero ser realmente? Y a partir de ahí volver al principio del artículo. Quizás el sólo hecho de pensarlo te hace más feliz que el hecho de conseguirlo, sólo tú sabes la respuesta.

3.¿Cuándo lo quiero?

Establece temporalidad de tu sueño, si no se quedará como algo ilusorio, atemporal.  Proponte fechas aunque sea para las metas, y ve observando como poco a poco se va construyendo algo que hasta hace poco sólo era una idea.  Planifica horarios realistas y no deseados, habla, negocia y decide contigo mismo.  Cambiar la actitud, refuérzate positivamente las metas, los objetivos a corto plazo. No puedes conseguirlo todo de una vez, debes ser paciente y constante, pero se alcanza la meta si cada día caminamos un paso. Ese paso aunque lo infravalores es primordial y necesario. No todo el mundo anda un paso hacia su sueño cada día. ¡Propóntelo!

4.¿Cuáles son mis barreras?

Debemos discernir aquí también cuales son barreras reales o barreas ficticias. Existen barreras que nos ponemos nosotros mismos y por tanto se alejan bastante de la realidad. Las barreras reales pueden ser económicas por ejemplo, y las ficticias pueden referirse a falta  de autoconfianza, el infravalorarse ante alguna situación o caer en la frase ya muy explotada de “yo no tengo tiempo”. El miedo te alejará de conseguir tu sueño y siempre estará presente. Sólo puedes abrazarlo y hacerlo tu aliado, no eliminarlo. Los miedos son necesarios para tenernos alertas o para ser cautos, pero no podemos permitir que nos invadan o nos anulen decisiones por el simple hecho de no saber qué pasará. Construye tu miedo en aliado y respétalo y él te respetará a ti.

5.¿Eres depredador o presa?

Entiende bien la pregunta. ¿Eres de los que actúan, los que crean y construyen, los que toman decisiones?, o eres de los que necesita que le digan lo que tiene que hacer, los que se quedan en el “no sé cómo hacerlo” “dime qué hago” o “tú qué harías”. Identifícate en uno de los dos, y cuando lo sepas, dite a ti mismo y solo a ti mismo, si estás cómodo siendo el depredador, o estás cómodo siendo la presa. No hay respuestas válidas, tu decisión es tuya. Tú decides tu filosofía de vida, y como alcanzar tu sueño depende de que te identifiques en depredador o presa.  

Es totalmente respetable que tu sueño sea trabajar para el sueño de otro/a, sólo debes identificarte en qué posición estás y qué debes hacer para conseguirlo.

Tus pensamientos son palabras, tus palabras son acciones, tus acciones son hábitos, tus hábitos te dirigen a tu situación actual y por ende a tu destino. Tu cerebro puede ser tu gran aliado o tu mayor enemigo.

Si haces lo que es fácil, abandonar tus sueños, quejarte de tu situación, acomodarte a tu rutina, abrazar el lamento a la autocompasión, entonces tu vida será dura. 

Pero si haces lo difícil, lo intentas una y otra y otra y otra vez y le dices a la vida “YO PUEDO”  “ES POSIBLE” “ES DURO, PERO LO SOPORTARÉ”  “VOY HACERLO” la pones contra las cuerdas y le repites que esto no va acabar hasta que ganes, que es tu tiempo, que vas hacer lo que está en tu mano, y que si hay alguien en algún punto del mundo que lo ha conseguido entonces es posible también para ti. Entonces y sólo entonces, harás que tu vida sea fácil.

Los ingredientes para el éxito de la realización de tu sueño son siempre los mismos para todos los que lo han conseguido, identifica cuales tienes o cuales necesitas afianzar:

Resistencia, pasión, constancia, resiliencia, dedicación, optimismo, entusiasmo y autoconfianza.

Visualízalo, siéntelo, vívelo, eres capaz de producir lo que te propongas. Mantente vivo con la construcción de tu sueño. Corres el riesgo de morir en vida, porque como ya te comenté, un hombre muere cuando mueren sus sueños…

Frases destacadas:

“No hay que empezar o parar, simplemente hacerlo” El guerrero pacífico.

No permitas que nadie te diga que no puedes hacer algo, si tienes un sueño, tienes que protegerlo” En busca de la felicidad.

Sobre Edu Espinar

Mi mayor pasión es orientar, enseñar, y motivar a las personas enfocándolo en el autoconocimiento y desarrollo personal.

 

Ubicación:                                                         Sevilla

¿Quieres hacer un curso con Edu Espinar ? apúntate aquí

Add comment