Un bazoka, un lanzallamas, taitantos refranes y una coach en el cuadrilátero

Añadir nuevo comentario

"No importa lo fuerte que golpeas, sino lo fuerte que eres cuando te golpean"

Rocky Balboa

Después de varias semanas de desconexión por diferentes motivos, aquí estoy de nuevo y me temo -mentira, no lo temo- que más cañera que nunca.

No tenía muy claro el tema del post de este sábado, o quizás el problema es que tenía demasiado sobre lo que explayarme. Al final ha ganado la batalla mi lado anticoach.

Creo que debo ser la primera coach certificada que se define a sí misma como la anticoach. Igual no va a gustar lo que digo, muy posiblemente pueda recibir críticas, pero si por algo me caracterizo tanto en mi versión 2.0 como en el cara a cara es por ser brutalmente honesta. Esto tiene consecuencias, porque en un mundo donde el postureo gobierna el ciberespacio, no tenemos cabida los consecuentes con nuestra propia filosofía de vida.

No nos equivoquemos, no quiero induciros a error, sigo opinando que el coaching ha llegado a mi vida para quedarse, seguramente no como medio de vida, pero sí como herramienta , mas no puedo aceptar -y lo digo muy habitualmente hasta el punto de resultar ligeramente cansina- que sea la solución máxima a todos los problemas. Demasiadas frases y pensamientos vacíos que nada tienen que ver ni con la forma de ser de quien las lanza tan alegremente ni con su trayectoria vital.

No todo es de color rosa y por supuesto, tampoco negro azabache. Existen multitud de tonalidades y lo que el coaching puede hacer por nosotros es ayudarnos a aceptar las zonas oscuras, mientras luchamos con esa cerilla terca que nos permita alumbrar el resto del camino.

Soy la defensora del "Día de Mierda" eso lo sabéis los que me habéis leído alguna que otra vez, y también lo soy del "Día de Furia". A ver, no estoy haciendo apología de la violencia, nada más lejos de mi ética personal, pero sí reivindico el derecho a sentir otra de esas emociones tan denostada, por negativa: la ira.

Ira, entendida como indignación.

No podemos ni debemos ir por la vida justificando ni permitiendo todas las injusticias que se cometen a diario en nuestra propia persona o en la de aquellos seres a los que amamos o apreciamos. ¿En qué nos estamos convirtiendo con esa maldita venda que pareciera llevamos tatuada?

Resulta muy decepcionante descubrir que cuando tienes un problema de repente el desierto se apodera de tu vida. ¡Holaaaaaaa! ¿Hay alguien ahí?

En contraposición, es conmovedor darte cuenta que en ese desierto comienzan a surgir pequeños oasis que te permitirán saciar tu sed y subsistir durante esta dura etapa de la Vida-Dakar.

No podemos decaer ni dejarnos amilanar, tenemos derecho a elegir. Elegir prescindir de la mentira, la falsedad y la vacuidad. Elegir aquellas personas que van a continuar la travesía a tu lado. Elegir decir siempre la verdad, pese a quien le pese.

Un apunte respecto a la verdad. Complicado tema pues después de más de cuatro décadas de existencia, me he dado cuenta que tú verdad no tiene porqué coincidir con la mía y no mentir ninguno de los dos. Tenemos demasiada facilidad para gritar a los cuatro vientos "MIENTE" ¿Por qué lo sabes?  ¿En qué te basas para emitir un juicio tan absoluto? ¿Quizá porque la realidad es distinta a los ojos de cada uno? ¿Quién es el juez que salomónicamente decida que mirada es la más cristalina?

Emitimos demasiados juicios de valor, pecamos de prepotencia con demasiada facilidad. Damos por hecho que nosotros somos lo más importante, nuestros problemas los más graves, nuestra prioridad vital la más urgente. Olvidamos escuchar, respetar silencios, tender una mano. Olvidamos ser humanos y permitir al prójimo serlo a su vez, con todos nuestros defectos, con todos sus defectos.

Se nos llena la boca de frases maravillosas, de lo bueno,  justos y empáticos que somos y a la menor de cambio somos capaces de abrir la puerta del copiloto y de una patada echar de nuestra vida a quien ya no puede escucharnos porque ahora es él quien necesita de nosotros.

Los humanos somos los seres vivos más crueles con nuestra propia especie y los más cínicos.

Con una mano firmamos una petición en Change.org mientras con la otra enviamos un wasap eludiendo responsabilidades por cualquier peregrina justificación.

Solidarios virtuales, crueles en el piel a piel.

Y llega ese día terrible en el que te notas asfixiado. Tanto peso en tu espalda que ya no sientes ni las piernas. Clamas al cielo ¡Señor dame paciencia! Cuando en realidad lo que te apetecería sería tener bazoka en un brazo y un lanzallamas en el otro. Pero seamos  sinceros, queda feo ir por el mundo haciendo espetos de todos aquellos que te ponen la zancadilla.

¿Qué hacer cuándo no se puede más y la ira amenaza con dominar tu sentido común? Pues lo que ya os he dicho muchas veces, transformar esa emoción negativa en la fuerza que te impulse a seguir adelante. Buscar un motivo, esa chispa que cuan bujía pone en marcha el motor y que el movimiento te aleje de todos aquellos que no te aportan nada para, poco a poco, con tiento y esfuerzo, ir dejando atrás todas esas puñeteras piedras que la vida te ha ido colocando.

Tenéis el derecho y el deber de luchar por vuestro futuro. Tenemos la obligación  de vivir.

Fuera culpabilidades, no somos responsables ni de las decisiones de otras personas ni de las consecuencias que éstas puedan traer a su vida.

¡Di basta!

¡Grita hasta aquí he llegado!

Haciendo un juego de refranes, no deberíamos olvidar que aunque "el que hace más es el que menos vale" y pese a que "manitas que no dais que esperáis" la verdad es que "todo día tiene su noche, toda alegría tiene su pena" y que "una hora de alegría, compensa diez malos días".

De un momento a otro, en una pocas horas y a lo largo de varios meses puede suceder que tu vida se convierta en un carrusel con los frenos estropeados. Seguramente muchas personas estarán demasiado ocupadas para ayudarte, para lanzarte un pequeño salvavidas que te ayude a flotar y evite que te hundas. No importa, no desesperes. La buena noticia, es que cuando todo haya pasado tendrás muy claro para quien eres un corazón palpitante y para quien solo un ente que respira.

No te sientas mal por quien te falla, no merece la pena malgastar energía cuando mas la necesitas.

Agradece todo lo bueno que hay a tu alrededor y céntrate en la batalla.

Y mañana, cuando otros necesiten tu mano, no olvides ser agradecido y tiéndesela como ellos hicieron por ti.

Para terminar, daros las gracias por leerme una vez más desde el otro lado de vuestras pantallas y pediros un favor, no sufráis por no ser perfectos. Las frases chachis para el Fisbuk, los vendedores de humo a la chimenea y vosotros, nosotros, a vivir con plenitud nuestra humanidad con todos nuestros defectos y cero culpabilidad.

Felicidades a todos los perfectos, los imperfectos os saludamos desde el ring de la vida.

Os dejo con Rocky Balboa y "Eye of the tiger"

https://youtu.be/42vhhFL-v8I

Sobre Susana Álvarez

 

Soy una mujer, perfectamente imperfecta. Con una curiosidad sin límites, de ahí que mis estudios, cursos y experiencia laboral abarquen distintos campos. Maestra por formación aunque la vida, profesionalmente, me ha llevado por otros senderos.

Add comment