Un análisis de los resultados del Programa de Activación para el Empleo PAE

Añadir nuevo comentario

El SEPE acaba de publicar la Evaluación del Programa de Activación para el Empleo, PAE, a 31 de marzo de 2016. Un documento que ofrece abundante información para realizar una primera valoración de este programa que pretende servir como instrumento para la inserción laboral de las personas mayores.

Conviene recordar que el PAE es resultado del diálogo y la concertación social. Fue firmado por el gobierno y los agentes sociales el 15 de diciembre de 2014 entrando en vigor de manera inmediata por medio del Real Decreto ley 16/2014 de 19 de diciembre, que regula este programa extraordinario. Su objetivo era atender a los trabajadores desempleados con mayores dificultades de inserción en el mercado de trabajo, y de manera inmediata se orientó a los colectivos de mayor edad y los parados de larga duración.

 

El programa apuesta por una combinación de políticas activas de empleo acompañada de una prestación económica, con un trato personal e individualizado a las personas y un firme compromiso, por parte de éstas, en la participación. En total se han presentado 161.583 solicitudes para participar en el programa en su mayoría parados de larga duración que han recibido un itinerario personalizado de inserción laboral. El informe de evaluación señala que 99.410 (el 61%) han sido aprobadas y 54.635 ( un 33%) denegadas. El resto, 6.735 se encuentran en la denominada Fase previa y 803 se clasifican como pendientes.

 

Desde enero de 2015, el análisis de datos mensuales permite comprobar que los mayores incrementos se produjeron en los meses de enero y febrero, con el arranque del programa, registrándose 59.011 solicitudes en los mismos. A partir de entonces, el ritmo de entrada al programa descendió a 16.036 en marzo y 10.766 en abril. Sumados estos primeros cuatro meses, se totalizan 85.813 solicitudes que representan el 53% del total. Tras estos meses, la entrada media se ha situado en torno a una media de 6.500 mensuales.

 

La evolución mensual del número de personas beneficiarias presenta un comportamiento similar. Los primeros cuatro meses de 2015 se registraron 53.121 candidaturas al programa (otro 53% del total) de las 99.410 en el período considerado por el informe de evaluación del SEPE.

 

Los beneficiarios del programa proceden básicamente del Programa temporal por protección del desempleo e inserción, PRODI; de la Renta Activa de Inserción y del Plan PREPARA. Destaca este último por su mayor número, 34.653 personas en los cuatro primeros meses de aplicación, el 65% del total. Un porcentaje inferior, del 18% totalizando 9.528 personas del PRODI, y el resto, un 17% con origen en el RAI. A lo largo de los meses transcurridos, esta distribución se ha mantenido relativamente estable, observándose un progresivo descenso de los procedentes del Plan PREPARA.

 

La evolución de las nóminas satisfechas en el programa experimenta un crecimiento muy significativo hasta septiembre de 2015 cuando se alcanza el máximo de la serie con 59.763 nóminas, produciéndose a partir de entonces un progresivo descenso hasta las 27.739 nóminas de marzo de 2016, un descenso del 54% en la evolución de este indicador.

 

Entre las causas de denegación a participar en el programa, y tomando en consideración el conjunto del período transcurrido desde su entrada en vigor, destaca con un 20% del total, “el último derecho agotado ha sido una prestación contributiva o subsidio (no haber agotado 3 RAI, PREPARA o PRODI). En segundo lugar, con un 17% “no acreditar la realización de acciones del BAE en el plazo o forma establecidos”. Con otro 17%, “no acreditar responsabilidades familiares”. El 10% ha visto denegada la participación por “no haber transcurrido seis meses desde el agotamiento de la RAI/PREPARA/PRODI o la Ayuda social de la Comunidad autónoma. A otro 9% se le deniega por “no haber permanecido inscrito como demandante de empleo 360 días en los 18 meses anteriores a la solicitud” y finalmente, otro 9%  “por no estar inscrito como demandante de empleo a fecha 1 de diciembre de 2014”.

 

En cuanto a la distribución de los beneficiarios por Comunidades autónomas, Andalucía ocupa la primera posición, seguida de la Comunidad Valenciana y Canarias, Castilla La Mancha, Cataluña, Murcia y Madrid. El resto de Comunidades concentra un porcentaje inferior al 20% del total.

 

El informe presta atención, igualmente, al indicador que relaciona los beneficiarios del PAE que obtienen un empleo gracias al programa con respecto al total de beneficiarios del mismo. Este porcentaje se presenta para el conjunto de las Comunidades autónomas. A nivel de media nacional, la inserción se sitúa en un 16%, en total 15.212 personas, observándose una notable dispersión territorial, con los valores más elevados en Navarra, un 27%; La Rioja un 24%; y con un 21% tres Comunidades, Madrid, Asturias y Aragón. Con un 20% dos Comunidades, Galicia y Castilla León, el 19% Baleares, y Cataluña y País Vasco con un 18% respectivamente. Todas ellas  forman parte del conjunto de Comunidades que se sitúa por encima de la media nacional en porcentaje de inserción laboral. Los porcentajes más bajos de este indicador se obtienen, excluyendo a Ceuta y Melilla, en Andalucía, Cantabria, Canarias y Comunidad Valenciana, en las que, igualmente, se produce una mayor concentración de participantes en el programa.

 

El informe analiza igualmente otro indicador de evaluación, definido como el porcentaje de las colocaciones del PAE sobre el número total de beneficiarios.  Este indicador ofrece, igualmente, una notable variabilidad territorial, a partir del porcentaje promedio a nivel nacional, situado en el 23%. Por encima de la media, se sitúan en la primera posición, Navarra, con un 40%, seguida de País Vasco y La Rioja, con un 36%. A continuación, con un 35%, Aragón. Cantabria, un 34%. Galicia un 33% y Castilla León, un 32%. Por su parte, Asturias y Madrid registran un 29%, Extremadura un 27%, Murcia y Cataluña un 26% respectivamente y Baleares un 24%. Los valores más bajos se presentan en Canarias, un 20%, Andalucía, un 21% y Castilla La Mancha y Comunidad Valenciana, con un 22%.

 

Otro indicador que resulta de interés para evaluar el programa se refiere al porcentaje de beneficiarios del PAE colocados tras agotar la compatibilidad, que en el caso de cuatro Comunidades, Baleares, Navarra, País Vasco y Ceuta, alcanza al 100%, en Murcia a un 96%, en Galicia un 95% y en Canarias al 94%. A nivel estatal, los datos permiten confirmar que en el período considerado, el porcentaje medio se sitúa en un 87%.

 

En cuanto a los servicios prestados a los beneficiarios del programa, el informe permite observar que la Orientación, alcanza al 96% de los mismos; seguida del Seguimiento, que es recibido por un 57%. A más distancia de estos dos servicios, esenciales para el éxito del programa, con un 13% del total se destaca el envío de personas a ofertas de empleo, y un 2% recibe servicios de formación y de orientación para el autoempleo. Por último, sin servicios en el programa se manifiesta solo un 4% de los participantes.

 

Lo que nos indican estos datos es que el PAE, a lo largo de su corta experiencia, aparece como un programa potente en el que la segmentación de las políticas activas de empleo y su orientación y trato personalizado aparece como una notable ventaja con respecto a la uniformidad en el trato. Es necesario profundizar más en el PAE y aumentar los recursos que se dirigen al mismo, potenciando los procesos de evaluación y reconocimiento de la competencia profesional y los mecanismos de orientación integrada. Es ésta una cuestión sobre la que los expertos se han venido pronunciando. La necesidad de personalizar al máximo los planes de políticas activas dirigidos a mejorar la empleabilidad de las personas. No cabe duda que el PAE, en ese sentido, parece ir por el buen camino.

 

AFEMCUAL es la Asociación Española para el Fomento de las Políticas Activas de Empleo y las Cualificaciones

 

 

 

Etiquetas: 

Sobre Elías Amor Bravo

Presidente de AFEMCUAL, Asociación Española para el Fomento de las Políticas Activas de Empleo y las Cualificaciones. Especialista en cualificaciones y políticas activas de empleo. Director general de FP (1998-2005) y director de la Fundación FSVE (2005-2013).

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter