×

Mensaje de error

  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out
  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out
  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out

Tú también puedes decir NO

Añadir nuevo comentario

Todos nosotros, en algún momento de nuestra vida, por no decir en muchos en los últimos años, hemos tenido que pasar por una búsqueda de empleo.Todos nosotros, en algún momento de nuestra vida, por no decir en muchos en los últimos años, hemos tenido que pasar por una búsqueda de empleo.

 

Quizá no recuerdes ya esa sensación de vacío, de no “tener nada que hacer”, de incertidumbre, porque no sabes hasta cuándo se va a alargar la situación, esas ganas de querer demostrar que eres válido, que solo necesitas una oportunidad para poder hacerlo bien. Es un estado emocional extraño, en el que te sientes desvalido porque parece que nada de lo que hagas va a tener un resultado inminente para poder alcanzar tu objetivo: conseguir un empleo.

No sé si alguna vez has pensado que esta sensación, a la vez, es peligrosa, porque en muchos de los casos que veo, les empuja a coger cualquier empleo sin plantearse nada más allá de conseguir un trabajo, un sueldo.

Un empleo es mucho más que cobrar a final de mes, gran parte de tu día lo pasas dedicado a ello, así que mejor que sea algo que te guste, o por lo menos, que no te importe hacer. Y en ese “que te guste” entran en juego muchos factores que normalmente, no nos paramos a analizar, nuestro objetivo es que nos escojan, pero ¿Eres consciente de que tú también debes elegir?

Cuando les digo a mis usuarios que deben investigar la empresa antes de ir a la entrevista, además de que sepas a dónde vas para poder hacer frente a las posibles preguntas que te puedan hacer, debes tener una ligera idea de cómo son, a nivel de valores, funciones, cultura empresarial, ambiente de trabajo…investigar la empresa no solo te beneficia para quedar bien ante el reclutador, te beneficia para ayudarte a tomar una decisión sobre si es un lugar en el que te gustaría trabajar.

Para ello, es muy importante tener claro qué se me da bien, qué me gusta, qué no me gusta, pero no me importa hacer y qué no estoy dispuesto a hacer.

Por ejemplo, a mí personalmente, no me gustaría un trabajo de administrativa, no me gustan las cuentas ni los números, sin embargo, manejar presupuesto dentro de un proyecto y llevar el control del mismo no me importa, porque simplemente es una función dentro de muchas otras que me apasionan. Esto daría como resultado el hecho de que ver una oferta de administrativa, recepcionista, etc, no aplicara porque su tarea principal es el control de gastos, pero que sí lo hiciera para otro tipo de ofertas en las que el control de gastos simplemente fuera una de las funciones entre otras muchas.

Este tipo de preferencias es muy importante que las tengas en cuenta porque te evitarán decepciones en un futuro y te aumentará la probabilidad de estar satisfecho en tu puesto, aunque obviamente, estas variables no solo dependen de ti, hacen crecer bastante la probabilidad de éxito.

Así que te propongo construirte una sencilla tabla para analizar estas cuestiones, te dejo una de ejemplo, pero como todo, debes personalizarla para lo que a ti te resulte útil. 

Una vez analizadas estas cuestiones, ponlas en un lugar visible, esto te ayudará a tomar decisiones sobre las ofertas a las que te inscribes como candidato, porque a menudo, cuando nos seleccionan para un puesto, olvidamos analizar si ese puesto a nosotros nos gusta o no, y si pensamos que puede satisfacernos más allá del plano económico, que a veces, ni siquiera en ese lo consigue. Cuando entramos a formar parte de un proceso de selección, nos olvidamos de que, en cualquier momento, nosotros también podemos descartar el puesto/empresa. Y, aunque este análisis es algo que yo recomiendo hacer antes de aplicar a una oferta, no está mal recordar, que, en cualquier fase del proceso, a medida que vamos teniendo información sobre el mismo, podemos reevaluar la decisión de seguir en él o no hacerlo.

Por último, no me gustaría acabar sin aclarar que la situación personal de cada uno, determina en la mayoría de ocasiones este tipo de decisiones, por ello, yo siempre aplico dos máximas en la orientación:

“Trabaja de lo que puedas, sin perder de vista lo que quieres”

“Todo lo que hagas, hazlo lo mejor posible, ni mejor ni peor que nadie, solo lo mejor que sepas hacerlo”

Estela Brugada

Sobre Estela Brugada

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter