×

Mensaje de error

  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out
  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out
  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out

Temporales Anónimos

Añadir nuevo comentario

Imaginaos la clásica escena de serie televisiva en la que hay un grupo de personas reunidas para hablar de su adicción ¿Lo tenéis? Uno de los personajes se incorpora, es una mujer de unos 40 años, mira a sus compañeros y les dice “Hola, me llamo Carmen y soy temporal”. Ellos le contestan a coro “bienvenida Carmen”. Pero esa mujer no es la única, según la última encuesta de población activa, la tasa de temporalidad se sitúa en el 26,7%. Dicho porcentaje casi duplica a la media de la UE.

Manuel V. Gómez en su artículo publicado en el País Más empleo, pero más precario en 2017  hace referencia a dos datos expuestos en el blog Nada es gratis por Florentino Felgueroso, investigador de Fedea: “el primero, que un temporal tiene que pasar 94 meses en esta condición para convertirse en indefinido en el periodo 2008-2016, frente a los 57 que debía esperar entre 2001 y 2007; y el otro es que solo una media del 36% de los 1,5 millones de contratos eventuales o más que se firman cada mes responde a nuevas contrataciones, el resto son renovaciones a trabajadores que siguen sin lograr el ansiado contrato indefinido”.

¿Ansiado contrato indefinido? Pues sí, ansiado ¿Quiere decir eso que soñamos con un empleo para toda la vida? No necesariamente. Más bien lo que significa es que aspiramos a que ese empleo indefinido genere una estabilidad económica que permita hacer planes de futuro, bien sea independizarse, cursar un postgrado de prestigio, realizar cursos de idiomas en el extranjero, formar una familia…

A veces leo artículos en los que casi parece delito desear trabajar con cierta estabilidad. En los que plantearse una consolidación dentro de la misma empresa es sinónimo de estancamiento, de miedo al cambio, de no querer salir de la zona de confort, de muerte del desarrollo profesional… Una cosa es que la evolución del mercado laboral unido a la constante revolución tecnológica nos ofrezca un escenario cambiante en el que se hacen imprescindibles habilidades como la adaptación, la capacidad de aprendizaje (learnability), la resiliencia… De eso hay que ser plenamente consciente porque es una realidad que ha venido para quedarse. Pero también es importante respetar el humano deseo de garantizar el bienestar personal y familiar. Que si alguien aspira a un empleo estable, incluso si comete la atrocidad de querer ser funcionario (nótese el tono irónico) no por ello debe ser condenado a la hoguera, no por ello es un seta, no por ello deja de tener aspiraciones. Ciertamente, alguna persona habrá que aspire no a consolidarse sino a apoltronarse pero hay otras muchas que querrían dar todo su potencial, desarrollarse, innovar y aportar con cierta estabilidad sin pasar de contrato a contrato, de proyecto a proyecto, de empresa a empresa y entre uno y otro viviendo de la prestación quien la tiene y quien no, de los ahorros o…. ¿del aire? Pues sí, desgraciadamente hay quien casi vive del aire, porque no cuenta con un respaldo económico ni personal ni familiar.

Dice Alfonso Alcántara “no salgas de tu zona de confort, házla más grande” (os recomiendo leer su artículo Motivación innovadora de profesionales y directivos: No salgas de tu zona de confort, hazla más grande) . Es cierto que en ocasiones por “miedo a…” nos atrincheramos dentro de ella, pero a veces cuando mires donde mires sólo ves gente que te dice: ¡¡sal de tu zona de confort, sal de tu zona de confort!! Una tiene gana de gritar ¡sal tú! Que yo estoy la mar de a gusto aquí, porque ¿qué pasa si mi zona de confort me hace feliz?

Finalmente, ya que estamos hablando de temporalidad permitidme recordaros las situaciones en las que se pueden concertar contratos temporales:

La causada por el objeto de la contratación (situaciones de obra o servicio, eventual por circunstancias de la producción e interinidad).

•Por su finalidad de incentivación del empleo (temporal de fomento de empleo de personas con discapacidad, de trabajadores en situación de exclusión social, relevo, jubilación parcial, sustitución por anticipación de la edad de jubilación, trabajadores que tengan acreditada por la Administración competente la condición de víctima de violencia de género, doméstica o víctima de terrorismo, trabajadores mayores de cincuenta y dos años beneficiarios de los subsidios por desempleo y la situación de vinculación formativa).

•Por su función específica, como sería el supuesto del impulso a la actividad investigadora (la realización de un proyecto específico de investigación científica y técnica, de acceso al Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación, de personal investigador en formación y la predoctoral o para personal investigador predoctoral en formación) o el de incentivo a la contratación temporal para trabajos subvencionados de interés social/Fomento de empleo agrario.(Fuente: Guía contratos del SEPE )

Sobre Carmen Robledo

Pedagoga especializada en orientación laboral, intermediación y selección de personal.

¿Quieres hacer un curso con Carmen Robledo ? apúntate aquí

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter