Soy, eres, es, será

Añadir nuevo comentario

Soy la totalidad, la existencia, el principio y el fin de todo. Soy la eternidad, lo que contiene mi mundo, donde empieza mi percepción y donde un día acabará. Conmigo comienzo y conmigo termino, sin mí no existe el universo para mí. Soy la paz y soy la guerra, soy la belleza y el horror, soy el miedo y el amor. Lo que veo, lo que oigo, lo que siento… todo es nada si no soy. No se trata de quién soy, de qué soy, de cómo soy ni de por qué soy; ser es simplemente ser sin importar nada más. Si me preguntas, te diré que no soy nadie y lo soy todo, que no me importa quién crees que soy, pues toda percepción ajena se aleja de la única realidad posible: soy.

Eres mi percepción, una señal en mi interior, lo que entra y lo que sale de mí. Eres una sensación efímera y duradera, intensa y suave, pequeña y grande, luminosa y oscura. Eres el amplificador de mis sentidos, el altavoz de la tenue voz del mundo; eres aquí, allá, ahora, después, antes, así y de la otra manera. Eres la importancia de una y mil vidas, la infravaloración y la autoconfianza, la lucha por los pequeños y los grandes sueños, el desapego y el amor, el magnetismo, la vocación compartida, la mirada, la sonrisa y la seriedad. No eres como tienes que ser ni como quieren que seas; no eres quien crees que eres, no eres de un sitio ni de otro. Simplemente, eres.

Es lo que hay, lo que sentimos, lo que imaginamos y lo que soñamos. Lo que compartimos y lo que nos guardamos. Es lo que estudiamos, lo que leemos, lo que nos enseñan, lo innato. Es lo vivo, lo inerte, lo que se mueve, lo que permanece, lo que trasciende y lo que nadie sabe que existe. Es lo desconocido, lo investigado, lo demostrado; es algo creado por un ser, es algo surgido por azar, es fruto de una explosión, es lo misterioso. Es lo que sucede y lo que podía haber sucedido, lo posible, lo imposible y lo probable; es el cero y el infinito. Es el blanco, el negro y el arcoíris, el cuadrado, el círculo, la Tierra, otros planetas, el Sol y otras estrellas. La nada no es todo y el todo no es nada. Lo que es no es algo, solo es.

Será hoy, mañana, o dentro de 10 meses. Será aquí, en otra ciudad o en otro país. Será fácil, difícil, sencillo o traumático. Será alegre, triste, eufórico; será con risas, con lágrimas o con ambas. Será en vivo o en la distancia, será hablado o escrito, será planificado o sorprendente. Será rico o pobre, simple o complejo, de palabras o de gestos. Será en la ciudad, en la carretera, en el bosque, en la arena y en el mar. Será estable e inestable, una inusual mezcla de ingredientes, una receta gourmet, un camino por hacer. Será un viaje hacia ninguna parte con infinitos destinos, será lo raro, lo extraño, lo nuevo, lo nunca antes experimentado. Será con miedo, con inseguridad y será con certeza y convencimiento. Será lo mejor de lo que es, de lo que soy y de lo que eres. Será increíble, fantástico, maravilloso, épico. Será lo que tiene que ser, será lo que sabemos y será lo que nos queda por saber. Será de una manera u otra, no preguntes cómo, cuándo ni dónde, pues son preguntas con una sola respuesta: será.

Sobre Adrián Infante

Quiero hacer que las cosas funcionen, trabajar con personas y ejercer de elemento que engrase los engranajes para que la maquinaria avance. Quiero tomar decisiones, consultar, preguntar, escuchar opiniones y dar la mía.

Add comment