Soñar versus arriesgar

Añadir nuevo comentario

Solo oír hablar de Soñar ya suena bien, ya es agradable, ya apetece ¿o no?  Soñar con un mundo mejor, soñar con el príncipe azul, soñar con la paz en el mundo, son esas frases que nos vienen a la cabeza cuando escuchamos el verbo.  Soñar... alcanzar nuestros Sueños, ... 

¿Pero tienes sueños? ¿Sueñas con lo que te gustaría hacer en futuro, lo que te gustaría conseguir, con quién te gustaría estar...? o por lo contrario, ¿vives de la inercia, dejas pasar el tiempo para que las cosas se sucedan, y esperas a que el tiempo sea tu brújula?

 

Soñar es gratis, y soñar es algo tan volátil que lo llevamos intrínseco, es muy fácil, pero ¿Tener un sueño que alcanzar y luchar, trabajar y esforzarse por conseguirlo cuántos lo hacen? Porque eso ya no es tan fácil.

 

Por eso los que emprenden, sueñan.  Los que emprenden tienen algo distinto;  en su esencia hay algo diferente al resto y es el Riesgo, es la falta de temor al riesgo, saben que en su día a día su compañero de viaje será el riesgo y la incertidumbre, las recompensas serán los retos superados, y el triunfo será la satisfacción de sus clientes.

 

Los emprendedores cuando dan el paso adelante y comienzan a emprender, en la mayoría de casos es porque tienen un Sueño (hay otra parte que lo hacen por necesidad, pero de eso hablaré en otra ocasión) y ese Sueño no suele ser fácil alcanzarlo.

 

Los emprendedores para desarrollar su sueño parten por lo general de una idea, parten de un servicio o producto a desarrollar y ofrecer, pero antes de lanzarlo deben de realizar un estudio previo y un plan estratégico para que el Sueño que tienen en mente llegue a buen fin, es por ello, que suelo hablar de filetear ese sueño en partes, primero en objetivos mensuales que ir alcanzando, para que el proyecto comience a rodar y se vayan viendo pequeños resultados, metas semestrales y anuales en las cuales se vaya viendo que el proyecto está bien encauzado y si hay que realizar correcciones, cambios y reformas estemos a tiempo, y con el tiempo lograr alcanzar ese Sueño.

 

Los Sueños se pueden alcanzar, pero no por suerte o gracias al azar, sino con una idea y objetivo definido, con una hoja de ruta establecida, con unos valores, con una disciplina y con un pasión única que es la que tienen los emprendedores, sin miedo a nada, porque el miedo nos impide soñar.

 

Así que, con todo ello, tú decides, ¿Te animas a soñar?

 

Foto: pixabay.com

Sobre Carolina San Miguel Mas

Add comment