Ser o no ser víctimas: Esta es la cuestión

Añadir nuevo comentario

Hoy voy hablar de un tema bastante delicado, ponte cómodo/a o y enjoy the ride! 

Vivimos en una sociedad donde muchas veces nos sentimos victimas de lo que nos pasa.

Víctimas de las circunstancias.

Victimas del amor.

Víctimas de nuestras familias.

Víctimas de la crisis económica.

Víctimas de la mala suerte.

Victimas de nosotros mismos.

Vivimos en Victimilandia. 

Donde nada es lo que parece ser.

“Si actúas como una víctima, es probable que seas tratado como tal.” Paulo Coelho

Hay muchos beneficios en ser una víctima en Victimilandia.

Por ejemplo:

¿Para qué voy a estudiar o buscar trabajo? Nadie me va a contratar con esa crisis económica. Nunca voy a encontrar un trabajo bien remunerado que me guste. 

Entonces la persona se da el lujo de no hacer nada, y lo justifica quejándose del gobierno, del sistema, de la educación, de la familia etc. con la esperanza de que algo cambie o mejore.

Además de la queja, ese tipo de  víctima, muy conocido en Victimilandia como la víctima de la sociedad, culpa a cada una de esas instituciones por su mala suerte o  mala vida.

Pasa la vida esperando que alguien se haga cargo de su vida, y esa mágicamente cambie.  

Hay también la víctima del amor, es la persona que vive quejándose de su pareja, contando lo mal que se llevan, lo poco que se quieren, pero no la deja.

Dicen:            

“Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer.”

Ese tipo de relación es muy conocida y su beneficio  es estar acompañado, lo que significa no estar solo,  aunque infeliz.

Hay muchos tipos de víctimas en Victimilandia.

La queja es el deporte nacional ahí. 

Las personas pasan la vida quejándose  y a veces también lo hacen en grupos, porque acompañado es más divertido que quejarse solo. 

Se hace calor porque hace calor, se hace frío porque hace frío.

Se tienen trabajo se quejan  del sueldo, del jefe, de la cantidad de trabajo, de los lunes, de las horas, de los compañeros etc.

 Si tienen pareja se quejan porque esa no es como a ellos  les gustaría que fuera, si no la tienen también se quejan de la soledad.

Si están muy ocupados se quejan que no tienen  tiempo para nada, si no hacen nada se aburren.

Si viven con alguien se quejan por la falta de espacio, si viven solos, se sienten solos.

Si tienen coche se quejan de las cuentas que tienen que pagar, si no lo tienen se quejan  que no pueden viajar.

Si tienen  hijos porque tienen hijos, sino los tienen porque no. 

 ¿Para qué se quejan tanto?

Seguramente debe haber alguna razón o algún beneficio.

Psicológicamente puedo llegar a entender el porqué de las quejas.

Creo que es una forma patológica y poco eficiente que tienen las personas de arreglar las cosas. 

Se quejan en un intento de buscar la solución o alivio a  lo que no está bien, a lo que les frustran, a lo que supuestamente tendría que ser y no lo es. 

Piensan  que al quejarse están buscando una solución para sus problemas y dilemas.

El tema es que la queja además de no solucionar nada, empeora aún más la situación y contamina el ambiente.

“Quejarse es el pasatiempo de los incapaces.” Hugo Ojetti

De la próxima vez, envés de quejarte,

 Actúa.

Pida exactamente lo que quieres.

Transforma tus quejas en pedido.

Habla con quién tienes que hablar.

Cambia tu actitud.

¿Por qué no? 

“Compromiso es lo que transforma una promesa en realidad. Es la palabra que habla con valentía de nuestras intenciones. Es la acción que habla más alto que las palabras. Es hacerse el tiempo cuando no lo hay. Es cumplir con lo prometido cuando las circunstancias se ponen adversas. Compromiso es el material con que se forja el carácter para poder cambiar las cosas. Es el triunfo diario de la integridad sobre el escepticismo.” Shearson Lehman

¡Muchas gracias!

Por Andrea Sa

Sobre Antiguos Ruteros

Alberto Carcedo
Alex Maretti
Álvaro Polo
Amaia Aramburu
Ana Belén Panés Benítez
Ana Claudia Martínez
Ana Rubio
Andrea Sa
Arantxa Domínguez
Azucena Fraile
Beatriz Ruiz
Beatriz Vélez
Beatriz Reyero
Carla Torrado

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter