¿Sabes cuál es tu empresa/cliente ideal?

Añadir nuevo comentario

¿Sabes cual es tu empresa ideal? Piénsalo por un momento y empezaremos a jugar. Esta demostrado que diseñar espacios de trabajo felices reporta grandes beneficios económicos, ¿cuáles son las características de esos entornos laborales felices? Más allá de jugar al futbolín en horas de trabajo o tener acceso a snacks gratis sería interesante hacernos preguntas de cuáles serían las características que necesita esa empresa ideal. Y si exigimos tanto, quizá un punto de humildad nos vendría bien para poner en otro lado de la balanza lo que ofrecemos. 

El nuevo panorama laboral, sobresaturado de buenos expedientes académicos en formato grado, master, estancias en el extranjero y demás complementos, ha hecho evolucionar el concepto de trabajador asalariado a knowmads, somos nómadas del conocimiento, genialidad que nos permite estar en constante desarrollo y aprendizaje. El “yo estudie tal licenciatura” pasa de moda y coge la posición el “yo sé hacer”, por tanto es imprescindible definir lo que sabes hacer y buscar quienes serían tu cliente target, es decir las empresas que buscan tus servicios. Sin embargo, no todo es bonito, esta situación de vez en cuando provoca alguna herida de desorientación, falta de expectativas o simplemente confusión a la hora de definir tu perfil profesional.

Peter Montoya en el libro “The Brand Called You”, describe de manera brillante las características de los potenciales clientes para tu marca, si estas en un proceso de búsqueda de trabajo tus clientes serían las empresas. En realidad cuando buscamos ofertas de trabajo, amistades, un vestido o una pareja el procedimiento es muy similar. La definición del cliente/empresa marcará el éxito del proceso. Montoya los divide en tres categorías:

Tipo A. Clientes que se pueden permitir Premium.

Quienes aprecian que eres un excelente profesional y quienes van a reportar buenas referencias sobre tu trabajo. El vestido que destaca todas tus cualidades de manera natural y te queda como un guante, con el que te sientes fuera de este mundo.

Tipo B. Clientes que no tienen la capacidad de pagar mucho dinero, que nos harán perder el tiempo con quejas e interminables preguntas. Estos contribuyen el 35% de tus clientes y producirán el 30% de tus beneficios. Es un vestido bonito, sencillo, no brilla, has tenido que dar muchas vueltas para arreglarlo pero te hace estar cubierta para el evento.

Tipo C. Clientes baratos y muy estresados que gastas el 50% de tu tiempo haciéndoles felices. Esa empresa donde todas las horas extras son pocas y cada vez que más trabajas menos gratificado te sientes... Aquí el vestido es un saldo, no sabías que comprar y te compraste seis, con ninguno te ves bien, has perdido una tarde genial de sábado dando vueltas sin rumbo, sin objetivo esperando que algo apareciera en el camino y te hiciera saber que era lo que estas buscando.

 ¿Quiénes serían tus clientes A? Si quieres alcanzar más éxito del que tienes, define a los clientes que quieres tener. Te invito a que examines tu perfil profesional, subrayes tu especialización, lo que puedes ofrecer y busques la mejor empresa para ti.

Strech and grow

Sobre Aleida Orviz

 

 

Perfil multidisciplinar con experiencia en la coordinación de proyectos de formación y recursos humanos. Conocimientos de Programación Neurolingüística, personal branding, organización de proyectos y desarrollo del talento. 

¿Quieres hacer un curso con Aleida Orviz ? apúntate aquí

Add comment