Rebeldía en el Mercado Laboral

Añadir nuevo comentario

Ofertas de empleo que no cumplen expectativas, ofertas maquilladas que terminan siendo falsas, candidatos desilusionados, un mercado laboral poco estable y otra serie de catastróficas desdichas, hacen que cada vez sea más complicado encontrar un punto en el que oferta y demanda se den la mano.

Dime en qué sector quieres trabajar y te diré qué posibilidades tienes.

Cuando te dedicas al trabajo temporal es muy difícil encontrar candidatos que acepten las condiciones que ofreces. Como su propio nombre indica, la temporalidad es una de las características más complicadas a la hora de aceptar o no un empleo.

Al apuntarse a una oferta de empleo, es preciso leerse detenidamente las condiciones. Cierto es que muchas veces la redacción de las mismas da lugar a la imaginación, haciendo que el candidato se postule queriendo saber más. Recibimos una llamada de esa oferta y nos interesamos por el puesto, queremos saber algo que no esté en la oferta e intentamos indagar y sonsacar detalles al seleccionador para ver si merece o no la pena ir a la entrevista.

Esta actitud es muy proactiva y denota un interés que puede ser muy positivo para el candidato pero… ¿Qué ocurre a la hora de la verdad?

Si no te interesa, sé sincer@ y díselo al reclutador

Hay muchos candidatos que acuden a la entrevista en busca de oportunidades diferentes a las que se está ofertando, es decir, puestos más estables o distintos a lo que venían para un inicio. Otros sin embargo, deciden no asistir a la entrevista y no volver a dar señales de vida nunca más…

Si hacemos un balance de entrevistas de trabajo y candidatos, me doy cuenta de que es muy complicado conseguir que el personal venga a una entrevista pese a haberse mostrado altamente interesado. ¿Por qué no practicamos la sinceridad? Es algo necesario para la vida misma.

Igual que criticamos que las empresas no son transparentes en sus planteamientos, los candidatos debemos serlo también, y si algo no gusta o no convence, es preciso tener capacidad para decir que no.

Es mejor decir que no estamos interesados en la vacante finalmente y tener oportunidad de volver a postularnos en futuro que quedar mal sin necesidad no asistiendo y volviendo a dar la cara tiempo después.

Nunca sabemos con qué o con quién vamos a toparnos en un futuro. Es muy difícil acordarse de todo el mundo, pero la mala suerte puede apoderarse de nosotros y cerrarnos una puerta sin querer.

Con todo esto ruter@s os animo a que afrontéis los procesos de selección con ganas y entusiasmo, que os apuntéis a ofertas que verdaderamente os interesen o llamen vuestra atención y que, si tras la primera llamada telefónica la oferta no os convence, no os cortéis a la hora de decir que no, la próxima será mejor.

¡Saludos!

Sobre Mercedes Poyato

Grado en Turismo y Máster en Recursos Humanos y Relaciones Laborales.  Técnico en Orientación Laboral.

¿Quieres hacer un curso con Mercedes Poyato ? apúntate aquí

Add comment