Quiérete...incluso en las Redes Sociales

Añadir nuevo comentario

Quererse a uno mismo es lo más, tener una autoestima adecuada para enfrentar lo que supone estar desempleado, luchar por lo que queremos para nosotros y especialmente hacer una publicidad positiva aunque la situación no acompañe son básicos para que la búsqueda de empleo obtenga un resultado favorable para nuestra situación.

No tengo trabajo y no es mi culpa.

Últimamente veo mucho en las Redes Sociales, concretamente en LinkedIn, que la forma de buscar trabajo de algunas personas se ha convertido en lanzar una dura crítica contra el personal que trabaja en Recursos Humanos, los modelos de selección que se practican y las pruebas psicotécnicas que se realizan para aquellos que buscan trabajo.

Hay que saber quererse, aprender a no imitar conductas de los demás y no dejarnos arrastrar por las modas que invaden nuestro día a día y poco a poco anulan nuestra personalidad dando paso a alguien que no somos y construyendo una realidad alternativa.

La aceptación es clave, aprender a vivir con todo lo que llevas dentro y huir del miedo, que las personas que te rodean te acepten tal y como eres y quien no lo haga se sitúe lejos de ti sin compartir tu vida contigo para que no te ate tus alas.

Hemos de ser conscientes que la experiencia nos va forjando y cambia nuestra forma de pensar, de ver y de darle importancia a las cosas, nos ofrece independencia pero nos castiga haciéndonos nuestro peor juez. No somos capaces de aceptar nuestra realidad y quiénes somos, nos lleva a las odiosas comparaciones y nos impide encontrar nuestro lugar.

Somos esclavos del qué dirán, de lo que otros opinen o piensen, nos hace dejarnos llevar por cuestiones ajenas a nosotros mismos y, por tanto, no encontramos ese encaje “en algún lugar”.

¿Por qué nos gusta complicarnos la vida si ya de por si es muy complicada?

Quiérete, aprende a quererte a ti primero y después preocúpate de lo demás. Disfruta de tu vida, de quién te acompaña e interioriza que no hay problema en que seas tú mismo, que necesitas encontrar tu sintonía y aquello que te guste, dejando a un lado que otros decidan tu presente y tu futuro.

La mala práctica de vender nuestra historia como un cuento de mala suerte, desgracia y culpa de los demás.

De cara a mejorar nuestra autoestima necesitamos entender cómo funcionan las cosas, para lo cual hace falta tener mucha paciencia y no esperar que los cambios sucedan de la noche a la mañana. Tan solo es necesario mantener una actitud positiva y no tirar la toalla ante las pequeñas desavenencias que tienen lugar y también cambiar algunos conceptos sobre uno mismo para evitar caer en los mismos errores.

Volviendo al ejemplo que hablábamos al principio, en LinkedIn se estila realizar una serie de generalizaciones equivocadas a partir de hechos aislados, de los cuales se sacan conclusiones y se aplican a toda su vida. Cuando algo sale mal, se tiene tendencia a venderse como unos fracasados y que, de ahora en adelante, nada les va a salir bien.

Para mejorar la autoestima es necesario detectar y cambiar esas creencias limitantes que aplican sobre su base.

Otro problema que se debe trabajar en profundidad es el pensamiento polarizado o extremista, es decir, estas personas llevan todo a los extremos y piensan en términos de blanco o negro, sin colores intermedios, pensando que las cosas si no son perfectas, son un verdadero fracaso.

¿Qué podemos hacer para que nuestra publicidad no se nuble ante estas situaciones?

1 - Comenzar a aceptarnos: la técnica más sencilla consiste en hacer una lista de cualidades y características positivas que todos tenemos y que nos distinguen y nos hacen sentirnos orgullosos.

2 - Abandonar las comparaciones: siempre hemos dicho que son odiosas. Todos tenemos cualidades de carácter positivo y negativo, pero la idea no es luchar y sobreponerse al otro sino ser adaptativos y ver en qué somos buenos y en qué podemos mejorar.

3 - Resaltar nuestros logros y cerrar la puerta al diálogo mental negativo: en lugar de centrarse únicamente en los fracasos y lo que no ha salido bien, señalando a los demás por nuestra mala suerte, debemos empezar a focalizarnos en nuestros logros y éxitos, aunque sean pequeños, acompañando esto de frases positivas y realistas y eliminando el lenguaje y pensamiento negativos.

Tener baja autoestima y quererse poco es base de muchos trastornos psicológicos. Esto puede acompañar a problemas como la depresión, timidez, fobias sociales y el miedo al fracaso y eso es mucho más serio. Tenemos la llave para hacer lo que está en nuestra mano y conseguir resultados diferentes, pero para ello, tenemos que empezar a hacer cosas distintas. Vender nuestra desgracia o mala suerte no es positivo, solo alimenta las malas bocas y no nos beneficia en la búsqueda laboral, aunque a priori recibamos palabras de cariño y consuelo.

Sobre Mercedes Poyato

Grado en Turismo y Máster en Recursos Humanos y Relaciones Laborales.  Técnico en Orientación Laboral.

¿Quieres hacer un curso con Mercedes Poyato ? apúntate aquí

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter