Que tire la primera piedra...

Añadir nuevo comentario

“¿Sabe cómo llamamos a una opinión en ausencia de pruebas? Lo llamamos prejuicio.”  Michael Crichton

Vivimos en una sociedad moderna, abierta, avanzada, multicultural... ¿Pero cuántos prejuicios arrastramos y seguimos creando? ¿O tú eres de los que no tienen prejuicios?

Un prejuicio, tal y como lo define la RAE, no es más que una opinión previa y tenaz, por lo general desfavorable, acerca de algo que se conoce mal.

El psicólogo Gordon Allport definió “prejuicio” como “una actitud suspicaz u hostil hacia una persona que pertenece a un grupo, por el simple hecho de pertenecer a dicho grupo, y a la que, a partir de esta pertenencia, se le presumen las mismas cualidades negativas que se adscriben a todo el grupo.” Por su parte Ashmore completó esta definición añadiendo que esta actitud negativa se aplicaba tanto a la totalidad del grupo definido socialmente como a cada persona que era percibida como miembro de ese grupo. En los trabajos Eagly y Diekman, igual que Allport, definieron el prejuicio, como una actitud negativa hacia un grupo social o sus miembros , pero entendieron que esta actitud hostil se concretaba en un contexto social determinado.

A la vista de estas definiciones podemos señalar como notas características de un prejuicio las siguientes:

-Se trata de una actitud, por lo que funciona con un esquema cognitivo que nos ayuda a categorizar y en el aspecto emotivo nos provoca emociones interrelacionadas.

- Un prejuicio es una idea o creencia previa que nos conduce a evaluaciones sesgadas.

- Es un fenómeno intergrupal.

- Se trata de un proceso insconsciente que distorsiona la pecepción y no es estático.

A pesar de ello muchos de nosotros nos negamos a reconocer que tenemos prejuicios o incluso cuando no lo negamos decimos que somos capaces de mantenerlos a raya. Nada más lejos de la realidad, para muestra el siguiente ejercicio:

“Romeo y Julieta fueron hallados muertos en un habitación. En el suelo, próximo a sus cadáveres había un charco de agua y trozos de cristal. En la habitación no había indicios de violencia. Al fondo de la misma, se encontró una ventana abierta y, aunque en ese momento ya anochecía, se distinguían las vías del tren.

¿Cómo han muerto Romeo y Julieta?”

Esta actividad se incluye en muchas formaciones en las que se trabajan estereotipos y discriminación para acercarnos al concepto de prejuicio. Nos muestra y demuestra que los prejuicios no solo nos condicionan emotivamente aunque creamos que no los tenemos o que los controlamos, también nos impulsan a tomar decisiones. ¿Quién no ha pensado en la tragedia de los Capuleto y Mostesco? ¿Y si dijera que los cadáveres hallados son los de Nemo y Dori? La causa de la muerte es un poco diferente ¿no? Pues en efecto, la resolución de esta práctica se aproxima más a la opinión que tendríamos si nos presentaran a los personajes como Nemo y Dori. Romeo y Julieta son dos peces que han muerto al caer la pecera en la que nadaban fruto de la vibración que se produce al pasar el tren.

Siguiendo el refranero popular que tantos prejuicios asienta “que tire la primera piedra…”

Sobre Marián Álvarez

Lo de Relaciones Laborales fue vocación. Las personas, devoción.

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter