¿Qué te impide ser amigo de la soledad?

Añadir nuevo comentario

Nadie nos educa para sentirnos contentos y en calma cuando estamos con nosotros mismos. Y resulta que a estar con uno mismo le llamamos soledad, un término bastante peyorativo porque culturalmente se suele asociar a fracaso, abandono o no ser valioso. 

Nos educan en la importancia de establecer relaciones con otros y pertenecer a grupos. Correcto. Somos seres sociales y todos necesitamos el apoyo de otros para compartir alegrías y calmar nuestro sufrimiento. Pura supervivencia. El problema es que olvidan enseñarnos a relacionarnos con nosotros mismos, en soledad, algo igualmente necesario.

Hace unos días asistí a una interesante tertulia sobre la soledad. Para unos tiene que ver con necesidad de atención y compresión; para otros con compartir tiempo.

Observaba que algunas personas aceptan y manejan su soledad de manera natural, incluso la añoran; otras aprendemos a base de "pataditas" y experiencias. Hay quien combate el vacío de la soledad llenando su agenda y su vida con amigos, parejas o actividades para aparentar que no está solo; despierta su miedo a la soledad y prefiere autoengañarse dejando al descubierto su baja autoestima y el apego a determinadas personas y relaciones. Otras personas saben que necesitan sus momentos de soledad, y los aprovechan.

La soledad elegida se comprende con dificultad. Probablemente hemos opinado y juzgado a otros al pensar “alguna tará tendrá”, y lo mismo habrán pensadoo de nosotros. Sin embargo, pudo ser su decisión aunque no se sienta bien por ello; quizás su miedo sea a establecer lazos con otros y sentirse rechazado o mostrarse vulnerable.

Crecemos sin aprender a conectar con nosotros mismos. De niños no nos enseñan a reflexionar, a escucharnos y contestarnos; a conocernos. Y de adultos nos asusta sentirnos solos y nos resulta difícil de gestionar, incluso complicado de comprender que es necesario y beneficioso.

¿Cómo resolverlo?

Es importante empezar por abandonar la creencia limitante de que estar en soledad es aterrador, y aprender a gestionar nuestras emociones aprovechando esos momentos de soledad para conectar con quienes somos.

El autoconocimiento me ayudó a reconocer ese miedo a la soledad instalado en mi subconsciente; a conectar y disfrutar de mi compañía, aunque otros la llamen soledad, sin olvidar relacionarme con otras personas.

Por mi experiencia, mi propio desarrollo y el acompañamiento a otras personas, es vital experimentar ese sentimiento de soledad. La clave está en el equilibrio, en la aceptación de que necesitamos cultivar nuestra parte social y solitaria. Ambos estados son necesarios para nuestro bienestar.

¿Cómo llegar a hacerte amigo de la soledad?

  1. Reconoce tus emociones. ¿Cómo te sientes?
  2. Reflexión profunda, ¿Qué te da miedo cuando estas solo? Imagina la peor situación.
  3. Acepta ese miedo y esa dificultad para sentir bienestar.
  4. Permítete disfrutar tanto en compañía de otros como de ti mismo.
  5. Conecta contigo mismo. Potenciarás tu autoconfianza y tu seguridad, ganando en autoestima y evitando la dependencia emocional.
  6. Encuentra una motivación: ¿Qué ganarías y qué perderías sin ese miedo? ¿Cómo serían tus relaciones con otras personas y contigo mismo?
  7. Establece pequeños objetivos concretos y medibles, con un plan de acción que te lleve a realizar una actividad tu solo.   

Desde el momento en que te conectas con tu esencia y descubres quien eres, que te sientes en calma contigo mismo, te va a resultar más fácil relacionarte con otros e incluso elegir. Me refiero a elegir conscientemente con quién quieres relacionarte, evitando la necesidad y el apego a personas y relaciones que apuntan a ser tóxicas. Te cuestionas si son necesarias en tu vida y si aportas algo a las suyas, y decides.

¿Y tú, qué piensas de la soledad? ¿Qué herramienta te falta para sentirte en calma estando contigo mismo?

Sobre Ana Martín Merayo

Me mueven sólidos valores en los que creo, que tengo y detecto en otros: mi entusiasmo y mi actitud de apertura al aprendizaje; el deseo de aprovechar mi vida y la posibilidad de contribuir a arreglar un trocito de este mundo a través de mi bienestar personal y de ayudar a otros a alcanzar el suy

¿Quieres hacer un curso con Ana Martín Merayo ? apúntate aquí

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter