¿Qué hay que tener en cuenta en un proceso de orientación?

Añadir nuevo comentario

Mi post de hoy va dedicado especialmente a los orientadores laborales, que como yo, cada día preparan sus estrategias y exprimen al máximo sus neuronas y recursos para dar lo mejor de sí mismos.

Cada vez que una persona cruza la puerta, como orientadora laboral, me invade la curiosidad y me pregunto ¿De qué forma podré serle útil?¿Cómo puedo conseguir empoderarle para que sea capaz de buscar empleo por sí mismo cuando yo no esté?

Porque ni voy ni quiero estar eternamente dando soporte a la misma persona. Si fuera así, si en algún caso fuera necesario darle soporte a alguien años y años, querría decir que algo estamos planteando mal en nuestra estrategia o que la persona que busca trabajo tiene una estrategia que no coincide con la nuestra.

A cuántos no os ha ocurrido que se ha sentado alguien delante de vosotros y os ha dicho “Quiero que me encuentres un empleo”. Momento fundamental en el que es necesario aclarar que no tienes empleos debajo del escritorio y que no eres tú, el orientador, el que busca empleo, sino él, el orientado, el interesado en encontrarlo. Si él no busca, nadie lo va a hacer por él, y el trabajo, aunque parezca mentira para algunos, no llega a casa, doy fe, ni llama a tu puerta si no te has movido previamente antes para que eso ocurra.

Otra de las cosas habituales en un servicio de orientación es la petición de que les hagas el currículum, les prepares la carta de presentación…Recuerdo la vez que más tiempo tardé en hacer un currículum, y creo que valió la pena. Me vino una persona al servicio de atención y  parece que tenía entendido que hacíamos currículums (mal entendido, por cierto). Le comenté que yo estaba allí para darle soporte, una plantilla y consejos, pero que en ningún momento iba a hacer yo su currículum. Me dijo que no sabía escribir.

- Bien, ¿pero sabes copiar?

Me dijo que sí, y como traía su vida laboral con él, le expliqué en qué parte de su currículum tenía que copiar las fechas y escribir el nombre de las empresas, y allí lo dejé, picando su nombre, sus datos personales y copiando como le había dicho…enfurruñado, eso sí. Cuando acabó, me acerqué a explicarle qué cosas podíamos recolocar, me explicó que había hecho en cada empleo e hicimos una pequeña descripción de cada puesto entre los dos, con lo que él me explicaba. Cuando acabamos le entregué varias copias impresas y copié su CV en su pen drive.

Fueron 2 horas las que estuvo haciendo su CV. Probablemente yo habría acabado en menos de 30 minutos picando sin preguntarle. Pero cuando acabó, le di la enhorabuena por el esfuerzo que había hecho, le felicité por el resultado y algo cambió. No he visto a nadie irse tan orgulloso con un currículum. Se fue contento de su esfuerzo, de su resultado y sabiendo que era capaz de hacerlo.

Y no quiero decir que no lo he visto nunca más, no, sólo lo he visto en esas personas que han dedicado su energía y concentración a hacer las cosas por sí mismas y cuando ven el resultado y les felicitas... Es “su” resultado, no el tuyo, orientador, que ya tienes trabajo. Y de eso se trata ¿no?

En ocasiones encontramos, a veces no tengo claro si por desconocimiento o por comodidad, a personas que cuando buscan empleo lo hacen siempre de la misma forma, usan los mismos canales siempre, no les funcionan, pero ellos insisten, y te dicen además que el problema es que no hay trabajo. Si uso una herramienta o un canal para buscar empleo y no me llaman, una de dos, o falla el currículum y es necesario revisar por qué no llega el mensaje a la empresa, o tenemos que mirar si los canales son los apropiados y si cumplimos los requisitos de las ofertas.

Por otra parte, aún existe un gran apego a la forma tradicional de entrega de currículums de forma presencial (en mano) entre algunas profesiones, una manera de buscar empleo, que muchas empresas ya no admiten por evitar papeles innecesarios. Así pues, es importante que cuando vamos a buscar trabajo sepamos si realmente es el canal más apropiado para hacer llegar nuestro CV.

Anécdotas, los orientadores tenemos de todos tipos y colores, otro día continúo. Pero me gustaría ver como, en realidad, las cosas que nos ocurren no son tan diferentes ¿Me cuentas tu experiencia? 

 

Foto:pixabay

Sobre Mireia Gargallo

 

Licenciada en Psicología, Grado de Educación Social y Máster en Educación y TIC (E-learning) con experiencia de 4 años en selección de personal y 11 en orientación laboral.

Add comment