¿Para qué el autoconocimiento en la búsqueda de empleo?

Añadir nuevo comentario

Ya sabemos que buscar empleo en el siglo XXI requiere estrategia, exige conocimiento además de horas intensas de trabajo, buscar empleo es un trabajo.

 

Muchos son los profesionales que aún creen que la búsqueda de empleo tiene que ver con hacer un currículum donde se registra básicamente la formación y experiencia para luego, repartirlos a diestra y siniestra, lo digo porque a mí correo y redes especialmente en LinkedIn me llegan innumerables CV y yo me pregunto,¿cuándo he publicado ofertas? Hace años que no me dedico a la selección de personal, así que esto me da indicio que los profesionales en su desesperada búsqueda quieren hacer llegar a todos sus contactos off y on line su cv porque así, según ellos, podrán encontrar un empleo. No digo que sea imposible, sin embargo la probabilidad de que esto suceda haciéndolo de esta manera, es inmensamente mínima. 

Una búsqueda eficaz inicia por el proceso de autoconocimiento y aunque es un proceso, profundo, complejo y lleva mucho tiempo, para el caso de la búsqueda de empleo debe enfocarse a mi manera de ver en dar respuesta a tres preguntas:

¿Qué quieres y necesitas para tu vida? En tres aspectos esenciales, Laboral, profesional y personal.

 Sugiero comenzar por responder el tercero porque es el que da foco a los otros dos. La respuesta a este qué, necesita ser sencilla, lo que al parecer en la práctica es bastante complejo dado que encuentro muchos profesionales que nunca antes se lo han planteado o están confusos y tienen dificultad para responder de manera concreta. Si esta respuesta no es concreta y simple, es indicador que aún no sabes cuál es el trabajo con el que realmente quieres y puedes comprometerte y por ende el que te hace feliz, le suele pasar a profesionales que buscan “cualquier” empleo o buscan más de lo mismo con tal de tener un ingreso en su cuenta bancaria y poco más, este tipo de profesionales  no los quiere ningún empleador o al menos las empresas serias y formales.

La otra pregunta a responder es, ¿cuáles son tus fortalezas? Que puedes planteártela de varias maneras, ¿Cuál es tu potencial, tu talento? ¿Qué es lo que sabes y puedes hacer de manera excepcional? O ¿Qué es lo que te diferencia de otros con tu mismo perfil profesional? Es una pregunta que al igual que la primera requiere una respuesta demasiado contundente, de lo contrario ¿cómo vas a vender tú saber hacer a tu reclutador?

Desde mi punto de vista es necesario que también tengas el conocimiento de tus debilidades, pero en realidad esto puede variar de acuerdo al perfil de la oferta y sobre esto, es claro que no se sustenta tu propuesta de valor a tu reclutador.

La tercera pregunta es ¿De qué manera has aprendido a poner valor a tus fortalezas o competencias? Si es que lo sabes hacer, porque cuando se aprende o se descubre esto es cuando el talento se activa.

Puedo decirte que esto no es tarea sencilla, siempre comento que nadie más sabe de uno, que uno mismo, sin embargo, te cuento lo que me pasó a mí con toda la experiencia de años en esto, dicen por ahí que al mejor cazador se le va la liebre o en casa de herrero cuchillo de palo y no me queda duda. Hace poco descubrí y tengo que decir que no por mí misma, sino gracias a otra persona y a mi proceso de crecimiento personal que llevo trabajando hace algún tiempo,  que mi mayor fortaleza para sobrevivir en las circunstancias más difíciles es mi competencia resolutiva, puede ponerse frente a mí el mayor problema que es una necesidad perenne para mi tener que resolverlo, a pesar de ello puedo asegurarte que aunque conocía de esta capacidad de solución de problemas,  jamás imaginé que fuera tan potente y menos que es la competencia que mayormente me asegura sobrevivir psicológica y emocionalmente en las circunstancias más difíciles, además, es una de las competencias que me permite la facilidad para ayudar a otras personas con sus problemas, es decir para ejercer mi profesión. Con esto te quiero decir, que si no soy consciente de la potencia que tiene en mi vida esto, muy seguramente no hago un uso efectivo de ella, no la pongo en valor, no me da tanta seguridad y confianza frente a los problemas y tampoco me centraría en mostrarla en una entrevista de trabajo por ejemplo.

Conocerte, saber de ti, ser consciente de ti mism@ frente a un proceso de búsqueda de empleo es para alcanzar la seguridad y confianza que necesitas para enfrentarte a él, para determinar con claridad y certeza cuál es el trabajo que quieres y necesitas, en cuál sector, en qué tipo de empresas estarías más dispuesto a comprometerte, con qué tipo de cultura o ambiente laboral potencias tu carrera profesional, qué salario es el que necesitas, quieres, cómo puedes vender mejor tu saber hacer o tu know how, para que puedas enfocarte e invertir la energía suficiente y necesaria en un proceso de gran reto, como es la búsqueda de empleo.

Te sugiero que inicies por responderte sincera y espontáneamente esas tres preguntas, lo más seguro, es que a la primera no vas a lograr tener la respuesta concreta y concisa, pero es un buen comienzo para ir aclarándote hasta tenerla muy clara.

¿Te conoces a tu mism@?

Sobre Claudia Sogamoso

Después de más de 15 años de experiencia trabajando por y para la gente, he constatado la necesidad que tienen los profesionales y las organizaciones de impulsar más y de mejor manera su desarrollo, por eso, pongo al servicio mi conocimiento, experiencia y especialmente mi pasión para que lo logr

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter