×

Mensaje de error

  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out
  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out
  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out

Nos quedamos cortos con la gestión de las emociones en las empresas

Añadir nuevo comentario

Hace apenas diez o quince años hubiese sido impensable hablar de emociones en el trabajo desde el punto de vista de la gestión de personas; la empresa era el lugar donde se iba a trabajar, y punto.

Ahora, sin embargo, se reconoce, de forma generalizada, la importancia que tiene el bienestar o felicidad de los empleados para los resultados de la empresa; y, por ello, en la gestión  se incluyen aspectos relacionados con el control emocional y las habilidades para el manejo de emociones en el entorno laboral. Pero, ¿es esto suficiente?

Mi primera reflexión es que existen todavía muchas empresas en España donde este tema no deja de ser una idea bonita sin ninguna o muy poca realización práctica,  por motivos diversos en los que ahora no entraremos. Las entidades que se han embarcado en esta vía emocionante, pretenden aleccionar a los profesionales sobre el manejo de las emociones que más comúnmente pueden aparecer en la relación laboral: el enfado, la ira, el miedo, la inseguridad, el control, etc. ¡Fantástico!

Seguro que estos esfuerzos  mejoran  la gestión de personas e  inciden sobre aspectos básicos que afectan al desarrollo del trabajo y de las relaciones. Aunque, como sabemos, la emoción es una reacción primaria, normalmente a estímulos externos, de duración escasa y que mueve generalmente a la acción o inhibición. Y que, efectivamente, afecta a nuestra motivación, productividad, etc. Sin embargo, se nos olvida la existencia de otra manifestación emocional que no es puntual sino que viene para instalarse y que, en mi opinión, influye mucho más profundamente en los resultados empresariales: el estado de ánimo.

Efectivamente, el estado de ánimo es menos intenso que la emoción pero mucho más duradero, son reacciones secundarias, y se crean como consecuencia de un proceso de decantación de las emociones que están predominando en la persona, y de la forma en la que está viviendo los acontecimientos cotidianos en un contexto determinado. Lo verdaderamente demoledor para una empresa es que sus profesionales caigan en un estado de ánimo negativo.

Su importancia radica en que con los estados de ánimo percibimos nuestra relación  con  la empresa y con el trabajo concreto que realizamos en ella; el estado de ánimo nos sitúa en la organización y este posicionamiento nos acerca o nos aleja de la identificación con la empresa, y por lo tanto con el compromiso con ella y con la consecución de objetivos. Es decir, es el estado de ánimo el que, en definitiva, favorecerá o impedirá la plasmación del talento en el trabajo. Ejemplos de emociones y su conversión en estados de ánimo son:

   

EMOCIONES          ESTADOS DE ÁNIMO
 
Ira
 
Resentimiento, hostilidad
 
Miedo
 
Ansiedad, parálisis
 
Inseguridad
 
Preocupación, confusión
 
Tristeza
 
Angustia,  impotencia
 
Alegría
 
Felicidad, eficacia

¿Cómo se están gestionando las emociones? No es lo mismo vivir una situación estresante, que vivir estresado. Un profesional puede superar un episodio de airada discusión con un compañero, pero difícilmente rendirá un trabajador resentido. Se puede ayudar a superar el miedo a un proyecto en un trabajador joven, pero es imposible pedir  resultados cuando la ansiedad es permanente. Puedo reforzar la falta de seguridad puntual de un buen técnico, pero no rendirá en un estado de preocupación constante. Y así sucesivamente.

Por lo tanto, para el desarrollo del talento se necesita compromiso, identificación, ganas y posibilidades. Y para ello mantener un estado emocional conectado, porque se ha sabido manejar adecuadamente las emociones “negativas” , y porque se ha podido fomentar el bienestar, la alegría y el sentido del trabajo en la organización.

¿Qué estado de ánimo mantengo ahora en mi trabajo?

¿qué estado de ánimo domina actualmente en mi empresa?

Querido rutero, finalizo dándote las gracias y deseándote  ¡buen estado de ánimo!

 

Foto:pinterest.com

 

Sobre Juan Escalza

Mi mundo es el de las personas, el ser humano, su vida interior y sus conductas, el descubrimiento de su potencial, la superación de retos, la resolución de conflictos, su desarrollo y crecimiento.

¿Quieres hacer un curso con Juan Escalza ? apúntate aquí

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter