No dejes que te escojan, selecciona tú a la empresa

Añadir nuevo comentario

Cuando estudié en la universidad y debí ver la asignatura de Psicología industrial (se llamaba en aquella época) una de las partes que veíamos era el tema de selección de personal, por supuesto, como todo era teoría y era muy americana entre otras, aprendí que la búsqueda de empleo era todo un desafío y el enfoque era el de tener el empleo ideal donde fueras feliz para el resto de tú vida y que de tu empleo dependía tu realización personal en gran parte por no decir totalmente.

Leyendo bibliografía al respecto, me llamó la atención que por aquella época, por lo menos eso decía en los libros, los americanos para hacer un CV hasta iban a las bibliotecas a investigar para preparárselo; investigaban además a las empresas, qué les ofrecía, cómo era su cultura, y ellos elegían el sitio o empresa donde querían trabajar. Por supuesto no había internet, así que todo estaba en las bibliotecas públicas, de las universidades, y medios de comunicación tradicional. Me daba la impresión que esto de la búsqueda de empleo para los americanos era todo un proceso de investigación y un desafío, sobre todo era impresionante para mí el que ellos fueran quienes elegían el sitio donde trabajar. La realidad en mi país era muy diferente, en nada se le parecía, así que ni siquiera intenté, cuando hice mi primera búsqueda de empleo, hacer aquello que alguna vez había leído. En mi país era llevar cv a diestra y siniestra para que te llamaran y lo otro que nunca pasa de moda, solo de nombre, echar mano de los conocidos y/o amig@s.

Veo una gran diferencia de la concepción de la búsqueda de empleo americana con la nuestra en Hispanoamérica (no estoy del todo al día hoy con la información), por supuesto que hay una gran brecha social, económica que nos separa y que por tanto, las cosas se hacen diferentes, pero he aprendido también que es bueno adquirir ciertas maneras de hacer de quienes hacen las cosas bien y obtienen los resultados esperados. Esto tiene que ver también con la cultura, la mentalidad, la manera como estamos acostumbrados a hacer las cosas, a nuestra zona de confort y me atrevo a decir a lo facilista que mucho nos gusta, con la premisa del mínimo esfuerzo y seguro que yo soy la primera. No podemos olvidarnos de la situación de crisis, la oferta ha disminuido y nosotros hemos de acomodarnos a lo que hay porque de lo contrario...¿cómo vivimos? Pero tampoco sería válido para nuestra vida, para nuestro grupo social quedarnos conformes, con la mentalidad del esto es lo que hay y punto, así que muy de acuerdo con lo que hacen los millennials, de ir donde quieren estar, con quien quieren estar y con quien los hace sentir felices. Tal vez suena idealista, pero me suena más a libertad y lo prefiero.

Lo primero para una búsqueda de empleo exitosa es conocer el valor de lo que eres y tienes como profesional, no te vendas al primer postor o al menos inténtalo en la medida de tus posibilidades, escoge con quién quieres estar, cómo quieres estar, así que yo te propongo el proceso de selección a la inversa, escoge tú la empresa, el sitio, las condiciones y haz una búsqueda para ti. ¿Qué implica eso?

  1. Define tus necesidades y expectativas (escríbelas): Las empresas en un proceso de selección lo primero que hacen es determinar la necesidad que tienen de incorporación, por eso tienen un perfil definido por puesto, además hasta el jefe interviene determinando el carácter de la persona que espera tener en su equipo. Haz un perfil de tu empresa ideal, de tu jefe ideal, de tus compañeros de trabajo ideal, del salario ideal, de lo que te gustaría para ti, esto te dará una brújula de a dónde debes dirigir tus esfuerzos de búsqueda, tipo de empresa, sector, hasta tendrás una idea del jefe que quieres y eso te ayudará a investigar acerca de la cultura de las empresas candidatas para ti.
  2. Darte el valor económico que profesionalmente tienes. En realidad es tan subjetivo determinar lo que nos merecemos, pero es necesario el que puntualices tus intereses económicos, tus necesidades económicas, entre más específico sea el valor que estipules, más claridad tendrás hacia qué tipo de organización, sector, empresa...debes dirigir tú búsqueda. Significa eso, hacer un balance y valoración de tu formación, años de experiencia en el tipo de trabajo que has desempeñado, en el tipo de industria o sector para la cual has prestado tus servicios, especialidad, etc. Debes informarte de cuál es el salario que se ofrece a candidatos con la formación y experiencia similares a ti, incluso infórmate por ciudad, comunidad, país, sector. Esto es válido para cualquier nivel formativo, edad o experiencia. Toda la información está la red.
  3. Es imprescindible crear o tener tu marca personal, no importa el nivel formativo que sea, llegar a la empresas que ya has cribado de acuerdo a tus expectativas requiere una tarea de marketing aunque te suene esto por las nubes, es así, hoy día es necesario crear tu perfil, tu oferta de valor y replicarla en todas las redes sociales. Ya esto está muy repetido, así que si no lo has hecho pues ya sabes, aunque te busquen las empresas no te podrán encontrar.
  4. Prepara tus entrevistas, eso quiere decir, jamás te presentes a una entrevista sin conocer y tener la información necesaria de la empresa, es importante tener toda la información máxima, lo que ellos te pueden ofrecer, lo que sí, lo que no, incluso averíguate quiénes son los reclutadores, conócelos en la red, hazte una idea de quiénes son, qué hacen, cuáles son sus gustos y preferencias, ya todo esto es mucho más accesible. De hecho es lo que hace todo reclutador, investigar acerca de ti antes que llegues a la entrevista. Tener conocimiento e información es una ventaja para todo.
  5.  Prepara tu oferta para la empresa, tus condiciones, escríbelas, apréndetelo de memoria si es necesario, salario que solicitarás, sobre la base de qué salario negociarás con la empresa, las condiciones legales, condiciones especiales que te interesan o necesitas, es importante saber negociar tu oferta con la empresa, es imprescindible para iniciar con el pie derecho, porque necesitas sentirte satisfecho, no es la idea sentirte triunfador, la idea es sentirte satisfecho en condiciones de negociación, de win/win. Iniciar un trabajo que no nos gusta y además ajustados totalmente a las condiciones casi que impuestas de una empresa es una de las peores decisiones que podemos tomar, porque es ir directo al sufrimiento, a la apatía, a la desmotivación, a la insatisfacción y a la poca probabilidad de ser mejores profesionales y personas, es casi como una sentencia de muerte profesional y laboral.

Cuando buscas trabajo, ¿las empresas te seleccionan o seleccionas tú a las empresas?

Sobre Claudia Sogamoso

Después de más de 15 años de experiencia trabajando por y para la gente, he constatado la necesidad que tienen los profesionales y las organizaciones de impulsar más y de mejor manera su desarrollo, por eso, pongo al servicio mi conocimiento, experiencia y especialmente mi pasión para que lo logr

Add comment