New Management Organization

Añadir nuevo comentario

Estamos en momentos de cambios en las organizaciones. Desde la pasada crisis económica parece ser que algo ha cambio en el mundo empresarial y ahora todos quieren subirse a la ola de lo que yo llamo el “New Management Organization”.

Se ha pasado del enfoque al producto para enfocarse en las personas, se quiere dar más valor a nuestros recursos humanos, que se sientan eso, humanos y no simples números dentro de la organización. Todo esto está muy bien y queda genial en la foto de la excelencia.

Está muy de moda en la actualidad sumergir a la clase directiva en tediosas sesiones de “Aprende a ser un buen líder”... “Cómo conseguir ser un buen líder en 90 días”...”Motive a su equipo y consiga ser un buen líder”… ¿Pero es esto factible en todos los actuales líderes? ¿Están preparados los actuales líderes para serlo? ¿Se puede aprender a se un buen líder? Es más ¿quieren ser buenos líderes?

Creo que en este sentido las organizaciones no solo tienen que trabajar a nivel de formación de los nuevos líderes sino también deberán trabajar muy duro a nivel de contratación tanto de los futuros líderes como de la parte operativa. Todos podemos aprender a organizar nuestro tiempo, a motivar a nuestros equipos, a comunicarnos mejor y a interrelacionarnos con todos los niveles de la empresa. Podemos aprender de todo, pero hay algo fundamental en este tipo de management y la mayoría de las organizaciones lo están obviado y es la contratación de buenas personas con valores, con capacidad de empatía.

Nunca podremos tener un buen líder enfocado a las personas si estamos contratando personas que llevan la competitividad al extremo, que no trabajan en equipo, que no colaboran, que no alinean sus objetivos con las estrategias de la empresa o peor aún que pretenden conseguir sus objetivos caiga quien caiga y pese a quien le pese y sobre todo, que no asumen responsabilidades. Una persona que pretende ser un buen líder perderá toda credibilidad si no asume sus responsabilidades, es decir si practica lo que comúnmente se conoce como PMO o mejor dicho, Pasarle el Muerto a Otro y mejor aún cuando se practica con alguien que está en una escala inferior a la del líder, con menos recursos, con menos galones para hacerse valer. Esto no es flexibilidad, esto no es adaptación, esto no es liderazgo esto es “La Jungla de Cristal”.

¿Están las organizaciones preparadas para asumir este gran reto del “New Management”?

No podemos entrar en una valoración tan generalizada, sin embargo uno de los riesgos a los que inevitablemente se tiene que exponer la empresa es a la alienación de sus nuevos líderes. Cuando contratamos a personas nuevas, con aire fresco, con ganas de evolucionar y de aportar valor a la empresa el mayor riesgos que se corre es la contaminación de estas personas por la propia inercia de la organización. Mentalidades anticuadas, costumbres demasiado arraigadas y actos nefastos permitidos durante generaciones llevarán a un nuevo líder a salir corriendo de la organización.

Cuando los nuevos líderes se encuentran “solos ante el peligro” y amenazados por no se sabe muy bien qué ente extraño dentro de la organización enseguida tenderán a protegerse así mismos para evitar daños personales mayores, al fin y al cabo, todo el mundo trabaja para vivir, para pagar las facturas a fin de mes y cuando tienes un dinero extra poder irte de vacaciones. Pero para lo que no trabaja nadie es para no poder dormir por las noches, no poder salir de trabajar y hacer borrón y cuenta nueva hasta el día siguiente, para pelearte por un mínimo de modales, un mínimo de colaboración y un mínimo de respeto, básicamente lo que falta en los equipos de trabajo cuando fracasan. Esto no hay dinero que lo pague.

Si las organizaciones pretenden de verdad subirse a esta nueva ola y no utilizarla de excusa para salir bien en la foto de final de año fiscal, deberán asumir el gran reto de eliminar las viejas mentalidades arraigadas durante años, premiar a los nuevos líderes con sus nuevas inquietudes y dejar de premiar lo que se ha estado haciendo durante años, cortar el cordón que ha unido desde siempre a las malas praxis con los volúmenes de producción y de esta manera se conseguirá incentivar el trabajo en equipo y la colaboración allanando el camino a los nuevos líderes del S.XXI. Por lo tanto ¿un buen líder se hace a sí mismo o es la organización la que lo moldea?

Sobre Beatriz Reyero

Ingeniero especializada la gestión de la cadena de suministro, sistemas de calidad y seguridad laboral. Autora del manual “Gestión de Pedidos y Stocks” de la editorial “Ideas Propias Editorial”.

¿Quieres hacer un curso con Beatriz Reyero ? apúntate aquí

Add comment