Mi mejor regalo: Un empleo

Añadir nuevo comentario

Ahora que ya hemos superado la vorágine de la Navidad, las comidas de empresas, familiares y amigos. Casi nos hemos olvidamos del verdadero espíritu de la Navidad. Sí, ese que tantas veces habrás escuchado pero que no sabes cómo llevarlo a cabo. Hace unos días que despedimos el año, que quizás fue un buen año ó quizás fue un año duro y difícil. Pero no podemos quedarnos con lo peor

Por eso te propongo un nuevo reto para el nuevo año.

¿Y si ayudas a conseguir empleo a alguien? Seguro que conoces alguna persona cercana que está deseando que le eches un cable porque está agobiado y no sabe donde de buscar empleo.

¿Y qué puedes hacer tú? Piensa bien. Párate a mirar a  tu alrededor. Un vecino, un amigo ó un familiar.

Seguro que desde tu pequeño espacio algo puedes hacer.

Acércate. Habla con él ó ella. Seguro que te agradecerá el gesto que está teniendo interesándote por sus circunstancias profesionales. Pregúntale de qué busca, cuál es su experiencia y qué le gustaría hacer. Anímalo a que lo comente abiertamente con los conocidos y amigos. El boca a boca funciona muy bien para recomendar a alguien que deje su CV en alguna empresa cercana.  Recuerda que más del 80 % de las ofertas de empleo no se publican, si no que se queda en círculos cercanos. Eso es la RED DE CONTACTOS.

Si tú conoces a alguien. Ese alguien conoce a otro. Y así sucesivamente vamos ampliando el número de personas. Y entre esas muchas, alguna puede estar buscando un profesional para ocupar un puesto de trabajo en su empresa.

Hace tiempo vi una película donde uno hacía un favor a otro y así sucesivamente. Se convertía en una red de favores. Pues lo mismo.

Y es que el espíritu de la Navidad no sólo está en los regalos, en nuestros amigos ó en nuestra familia. Y mucho menos en los atracones de comida. Está en que puedas echar un cable a alguien que realmente lo está pasando mal. Y qué mejor manera que acercarle al mundo del trabajo.

Quizás puedas coger su CV y llevarlo a tu empresa por si existe alguna vacante ó quizás conoces a alguien que trabaja en el sector que está buscando esa persona y puedas llevarle el CV. Nunca sabemos dónde ni cuándo puede surgir una nueva oportunidad.

Y sí tú eres esa persona que está buscando trabajo no desesperes porque ahora no encuentres lo que estás buscando. Sigue buscando pues en algún momento aparecerá una oportunidad. A veces es cuestión de tiempo. Si no ha aparecido el trabajo que estás esperando será porque no ha llegado tu momento. Pero eso no significa que dejes de buscar. Que te sientes cómodamente en el sofá de tu casa y esperes a que te llamen porque eso nunca funciones así.

Es cuestión de darte visibilidad. Sí, de hacerte ver por la gente, por conocidos, por amigos, por familiares. Envuélvete como el mejor regalo que puedas ofrecer para que los demás sepan que si te contratan ganan un auténtico talento. Que se den cuenta de las ganas que tienes de trabajar, del valor que tienes como profesional para que apuesten por ti.

Quizás no estaría de más que en las conversaciones que tengas estos días con amigos o conocidos practiques el NETWORKING. Los contactos pueden aparecer en cualquier momento, hasta en un día festivo, tomando unas copas. Intenta valorar cada circunstancia y no lo des por perdido.

La búsqueda activa de empleo significa que hasta los días festivos no debes bajar la guardia porque de una conversación puede surgir una idea, de ahí una oportunidad y de esta una vacante de empleo. Y esa posibilidad puede ser la que te encaje a ti ó a tu amigo.

No te cierres las puertas y vamos a comenzar el año de la mejor forma. 

Sobre Águeda Santos Jiménez

Licenciada en Filosofía y Ciencias de la Educación (Pedagogía). Con una dilatada experiencia como orientadora, inserción, intermediación, empleo y formación sociolaboral. Experta en colectivos de exclusión social. Máster en Coaching y resolución de conflictos.

¿Quieres hacer un curso con Águeda Santos Jiménez ? apúntate aquí

Add comment