Me doy permiso

Añadir nuevo comentario

El primer paso para poder avanzar viene dado por darnos permiso para dar ese paso. Cuando no crees en aquello que vas a hacer, dejas tu destino en manos de los demás. Tomar decisiones implica tener claro hacia donde quieres ir y supone hacerse responsable de esa acción que vas a llevar a cabo.

Cuando te das permiso para hacer algo, pierdes parte del miedo a equivocarte, permites que la ilusión y la confianza aumenten en tí y que creas en lo que vas a hacer.

Para crear hay que creer, porque sí tú no crees en aquello que vas a hacer, tu nivel de implicación, de motivación, de responsabilidad, de constancia, van a disminuir y con ello tus posibilidades de éxito a la hora de conseguir aquello a lo que te orientas.

Date permiso para tomar las riendas de tu propia vida. Hacerte responsable de tu destino significa poner en marcha una serie de estrategias:

  1. Focaliza tu centro de atención en el éxito, en tí. Para ello relativiza las críticas que recibiste o que recibes en la actualidad y pon al servicio de tu memoria inmediata los refuerzos positivos, los comentarios buenos de la gente que te rodea y aquellas veces en que has logrado algo.
  2. Elige bien a tus compañeros de viaje. En la vida vas a estar rodeado de todo tipo de personas, en el trabajo, en tu familia, pero siempre tú tienes la última palabra a la hora de decidir con quién quieres compartir tu tiempo libre, a quién contar las cosas que te importan o en qué personas vas a confiar para algo.
  3. Cuida a los críticos. Esto es muy importante, hay personas críticas que te quieren y que te hacen ver cosas que otros nunca te mostrarán, pero también hay personas críticas cuyo único afán en su relación que tienen contigo es ensalzar su figura, sus éxitos a costa de echar por tierra tus logros, fruto de la inseguridad que tienen esas personas o de sus malos sentimientos hacia tí. Cuida a ambos, a los primeros escúchalos con atención y a los segundos silencialos, ambos critican, pero sus comentarios tienen objetivos diametralmente opuestos, los primeros quieren que avances, los segundos cuanto peor para ti, mejor para ellos.
  4. Imaginate que te das permiso para hacer todo aquello que deseas, y , de repente, consigues todo lo que quieres. Visualizalo, ¿ cómo ha cambiado tu vida? Piensa que una de las consecuencias es tu propio crecimiento, tu propio desarrollo.
  5. Haz que el cambio esté siempre presente en tu vida. Por ejemplo en las relaciones sociales, con tus compañeros, con tus amigos, es importante que innoves, que introduzcas cambios, para que esas relaciones estén siempre vivas, desde hacer cosas nuevas, contar nuevas historias, y es que el cambio hace que todo gire, que todo se mueva y tu puedes orientar ese movimiento en positivo y a tu favor.
  6. Analiza bien tus competencias. Tus puntos fuertes, tus puntos débiles, todo forma parte de tí. Trabaja sobre todos ellos, ¿ cómo? Potencia en tu entorno tus competencias clave, aquellas en las que destacas, son tu seña de identidad, te definen. A su vez trabaja en aquellas que tienes menos desarrolladas, si lo haces estarás mandandote un mensaje muy potente de apertura hacia el cambio, de minimización del miedo y de dinamización de tu estructura de personalidad hacia nuevas cotas donde te puedas definir en otros contextos de manera distinta e innovadora.

Cuando te das permiso tomas las riendas de tu vida. Hoy me doy permiso para tomar las riendas en mi trabajo y pedir esa reunión con mi jefe que nunca llega y que depende de mí también. Hoy me doy permiso para hacer cambios en mi vida que van en la dirección de mi felicidad sin importarme los comentarios negativos de personas que no están en mi esfera vital de relaciones más cercanas y queridas. Hoy me doy permiso para aprender ese idioma que llevo queriendo aprender y para el que creo que no valgo cuando ni siquiera lo he intentado.

Date permiso y liberate de lo que te deja siempre en el mismo sitio y clavado en lo previsible. Muévete hacia nuevos campos donde sin duda van a venir nuevas oportunidades en forma de mejores relaciones, nuevas relaciones, nuevos proyectos, nuevas capacidades y nuevas metas alcanzadas.

Sobre Fernando Álvarez

 

Psicólogo colegiado y Máster en Prevención de riesgos laborales en las especialidades de Ergonomía y Psicosociología aplicada, Higiene Industrial y Seguridad en el trabajo.

¿Quieres hacer un curso con Fernando Álvarez ? apúntate aquí

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter