×

Mensaje de error

  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out
  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out
  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out

Mañana no hace falta que vengas

Añadir nuevo comentario

Uno de los acontecimientos más estresantes que tendrás que vivir en tu vida profesional será tu primer despido.

 

 

Normalmente, tenemos mucho “ruido” acerca de todo este proceso, pero cuando llega el momento te das cuenta de la poca información real que tienes a tu disposición sobre el tema. Por eso, y a pesar de que yo no soy ninguna experta en el área laboral, me parece importante contar algunas de las cosas que he aprendido y que a mí me han ayudado cuando he tenido que pasar por esa situación.

 

En teoría, las empresas tienen dos maneras correctas de comunicarte un despido:

 

  1. Darte 15 días de preaviso, mediante una carta o escrito en la que se te indique el motivo del despido, y el finiquito que te corresponde. Normalmente para un despido procedente (las causas pueden ser varias) el finiquito se compone del salario correspondiente a 20 días por año trabajado y las vacaciones que hayas generado y no hayas disfrutado.

 

Durante estos 15 días, te corresponden 6h a la semana para buscar un nuevo trabajo, es decir, que puedes ausentarte del trabajo por si tienes que hacer entrevistas etc, para lo cual, siempre te recomiendo que solicites justificantes de las entrevistas para posteriormente entregar en la empresa y que avises previamente a tu empresa de tu ausencia y el motivo.

 

  1. En el acto, el procedimiento sería el mismo que en el anterior caso. Mediante un escrito te comunican el motivo de despido, pero el finiquito, además de comunicarte la cantidad correspondiente, deben abonarlo en el acto, ya sea mediante el justificante de una transferencia ya realizada, un cheque o en efectivo.

 

En este caso, no tendrías que acudir al día siguiente a tu puesto de trabajo.

 

Es importante que, en cualquiera de las dos maneras, primero compruebes si se ven reflejadas las horas extra, los días de vacaciones pendientes, o cualquier otro concepto que solieras recibir por parte de la empresa en la carta de despido, nómina que te entreguen o documento de finiquito.

Hecho esto, lo ideal es que preguntes si es posible que antes de firmar nada puedas llevarte el documento para revisarlo tranquilamente, o consultar con un abogado, asesor, o sindicato. Si no es posible, lo recomendable es poner “No conforme” antes de firmar.

Esta fórmula no te asegura nada en caso de que la notificación sea errónea, pero facilita el posible proceso posterior de reclamación hacia la empresa.

 

También es recomendable poner en el documento que contiene las cantidades que te corresponden “Pendiente de recibir y comprobar cantidades” si no recibes el dinero en el momento.

 

Como he comentado antes, estas fórmulas son simples formalismos que no te aseguran nada, pero facilitan una posible reclamación posterior.

 

Hecho este trámite, debes comprobar que en la documentación que te entrega la empresa tengas la carta de despido en la que se vean reflejados, como máximo, los últimos 180 días trabajados, ya que esta carta es la que te van a pedir en el SEPE para poder tramitar tu prestación por desempleo. Es un formulario del SEPE que la empresa envía telemáticamente, pero lo recomendable es que tu tengas una copia en papel para comprobar que todo está correcto y que además te evitará problemas a la hora de tramitar la prestación si a la fecha de ir a realizar la tramitación todavía no la han recibido en tu oficina.

 

Es muy importante que compruebes en esa hoja si figuran días de vacaciones, porque en ese caso, si la empresa te remunera las vacaciones generadas, no podrás ir a tramitar la prestación por desempleo hasta que no finalicen esos días. Pongamos un ejemplo, si en tu carta de despido te comunican que tu último día de trabajo es el 20 de Febrero, pero tienes 4 días de vacaciones que aparecen en el finiquito remunerados y en la carta del SEPE, no podrás tramitar tu prestación por desempleo hasta el día 25, que será el primer día en el que no tengas relación contractual con la empresa.

 

A partir del primer día en el que hayas consumido tus vacaciones generadas, si es que las tienes pagadas por la empresa, dispones de 15 días para pedir cita en el SEPE y solicitar tu prestación por desempleo.

Como he dicho al principio, yo no soy ninguna experta en la materia, son solo unas indicaciones básicas sobre el proceso, que en cualquier caso, te recomiendo consultar siempre con un abogado o asesor laboral, o con un sindicato para asegurarte de que todo el procedimiento es correcto.

 

Foto:robertoramiro.blogspot.com

 

Sobre Estela Brugada

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter