Los sueños están muy bien pero ¿Qué vas a hacer mañana?

Añadir nuevo comentario

Mañana, un lunes o día cualquiera  ¿Qué tienes planeado hacer? ¿Qué hay en tu agenda? ¿Qué actividades de alta rentabilidad piensas hacer? ¿Qué actividades, visitas, llamadas y reuniones piensas mantener para conseguir clientes, ganar dinero, alcanzar objetivos y a largo plazo cumplir tu sueño?

 

Si no tienes nada planeado.., no sigas leyendo, este artículo puede que no sea muy recomendable, pero, si eres un profesional que lucha cada día para alcanzar sus sueños y tienes uno minutos, te animo a seguir leyendo.

 

Hablamos mucho del fin, la misión, la visión, el sueño, la meta, pero ¿qué hacemos cada día para alcanzarlo?

 

 

Cada día tendremos que tener una serie de compromisos, obligaciones, actividades de alta rentabilidad (actividades que tras su realización provoque resultados, como por ejemplo, reunirte con un futuro cliente, plantearle una propuesta a una nueva empresa…, llamadas de seguimiento… ) que nos ayuden a alcanzarlo ¿surgen de la nada? ¿Aparecen por obra del Espíritu Santo? ¿Cómo conseguimos tener cada día tareas que realizar que nos ayuden a alcanzar los objetivos y finalmente lo sueños? Porque levantarnos a una hora prudente, mirar el mail, tomarse un café, mirar Facebook, twitter y contactar con profesionales en linkedin está genial, pero ¿qué resultados obtienes con todo ello? O mejor dicho ¿qué ganas con todo ello? Dudo que se realicen proyectos, vendas nada, se gane dinero y se paguen las facturas, porque no nos olvidemos, que hay facturas todos los meses que pagar, y no se pagan por obra divina.

 

Para empezar tenemos que estar un poco tarados, ser atrevidos, emprendedores, sin miedo al riesgo, sin miedo a perder, sin vergüenza como diría mi colega Sergio Ayala y con una actitud comprometida, ganadora, motivadora e ilusionante cada mañana para conseguir que cuando termine el día, sepamos que hemos dado lo mejor de nosotros mismos, vamos…, que nos hemos dejado la piel, aunque no todos los días obtengamos los resultados deseados, pero al día siguiente comienza un nuevo día y todo ello nos ayudará a seguir creyendo en nuestro sueño y trabajar por alcanzarlo.

 

Nuestra actitud desde primera hora del día ha de tener todos o al menos una gran mayoría de los citados condicionantes, porque no tenemos un horario, ni unas tareas encomendadas, ni un jefe que nos dice cómo y qué hacer. Tener un día fructífero que nos ayude a alcanzar nuestros sueños depende solo y únicamente de nosotros, depende de lo que hagamos, y sí también, una pizca de suerte, pero esta es otra historia, que dejo para otro momento.

 

No voy a decirte que si estás motivado, tienes un sueño y lo crees profundamente lo vas a cumplir, porque es sinceramente falso, para la mayoría alcanzar un sueño depende de que cada día te dejes la piel en  tu trabajo, hagas todo lo que puedas de la mejor manera posible, todo lo que realices, con quien hables, te reúnas y prepares des el 100% de tus habilidades, capacidades y conocimientos, no es fácil, la incertidumbre, el entorno, las tendencias, las nuevas tecnologías, la competencia, todo influye, pero como dice Luis Galindo, si haces todo ello cuando llegues a casa al final de un intenso día, por supuesto que llegarás muy cansado, pero al mismo tiempo, llegarás increíblemente satisfecho, quien sale a dejarse la piel destaca, porque deja huella, deja marca en los demás, se diferencia y a larga,  eso dará fantásticos frutos.

 

Y tú ¿qué haces? ¿sales cada día a ver qué haces y qué surge a lo largo del día? O más bien ¿sales a dejarte la piel?. El día a día es duro, pero ¿quién dijo que no lo fuera? Implícate cada día y haz todo lo que esté en tu mano para alcanzar tus sueños.

 

Foto:pixabay.com

Sobre Carolina San Miguel Mas

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter