Lo que crees que es empatía... pero no lo es

Añadir nuevo comentario

La empatía es un tema muy tratado, muy hablado, muy actual… Cuando preguntas en los cursos: “¿Sabéis lo que es empatía?” todos se saben la respuesta: “Ponerse en el lugar del otro”.

 

La definición perfecta (con muchos matices), pero vamos más allá: dime comportamientos tuyos que demuestren empatía, dime palabras empáticas que dices a los demás, cuéntame con cuántas personas durante la última semana has sido empático.

Cuando solicitas ejemplos, el tema cambia, porque la teoría es fácil, la práctica no tanto.

Escribo este artículo un domingo por la tarde, tan sólo me han avisado con dos días de antelación y en vez de pensar en no enviarlo porque el plazo suele ser de una semana, he decidido ponerme en el lugar de Carmen.

¿Quién es Carmen? Es la persona que se encarga de contactar con nosotros para que le enviemos los artículos, nos recuerda la fecha de publicación, nos avisa cuando hay comentarios sobre nuestros artículos, nos resuelve cualquier incidencia que pueda surgir con los artículos, los sube a la web, los comparte en redes…y mil cosas más que seguro que desconozco porque no se ven.

Y recordé que Carmen ha estado de vacaciones (merecidísimas) y cuando me llegó un correo el día 6 (día de Reyes) para decirme que debía enviar el artículo antes del domingo noche…lo primero que pensé claro que fue: “¿sólo dos días de antelación? ¿y en fin de semana?...¡no me da tiempo!”. Podía haberle puesto mil disculpas, haber dejado el artículo sin escribir y aplazarlo para la próxima semana…pero decidí ser empática. Y pensar que quizá con todas estas fiestas no pudo hacerse de otra forma, que bastante era que el día de Reyes enviase un e-mail, que es una faena cuando cuentas con varios escritores y uno se te cae y que Carmen estaría el domingo por la noche subiendo a la web los artículos para que los leáis el lunes.

Y así decidí escribir sobre la empatía, ¡gracias Carmen!

A menudo para entender bien un concepto, además de saber definir qué es, debemos tener muy claro qué no es. Y con la empatía cometemos errores sobre lo que pensamos que es y realmente no lo es.

¿Qué no es empatía?

  • Quitar importancia a lo que nos cuentan. La peor forma de empatizar con alguien es no dar valor a lo que nos transmite, querer quitarle importancia es infravalorar sus sentimientos. ¿Os suena de algo el “por eso no se llora”? Estás restando importancia a aquello por lo que una persona siente que debe llorar, estás dando por hecho que es una tontería llorar por eso. Eso no es empatía.

 

  • Ponerse como ejemplo. Todos tenemos un ejemplo en la cabeza justo cuando te están contando algo que causa preocupación. “A mí me pasó lo mismo cuando…”

Si te cuentan un problema, lo último que quiere esa persona es saber qué te ocurrió a ti, en ese momento el problema es suyo y no sirve de mucho ponerle mil ejemplos, porque lo que le está pasando en ese momento nunca es comparable a lo de los demás. Nos volvemos en cierta forma algo egoístas con nuestro problema y nuestra preocupación, así que el ejemplo no sirve como empatía.

 

  • Intentar ridiculizar los sentimientos del otro. Hay personas que hasta se ríen para quitarle importancia, no empatices queriendo darle humor a una situación que para el otro está siendo dramática, quitarle hierro al asunto (y ridiculizando) no es empatizar.

 

  • Juzgar. No estamos en posesión de la verdad, no debemos juzgar cómo se ha comportado otra persona o qué está sintiendo en ese momento. No hay por qué estar de acuerdo para ser empático, pero sí respetar la posición del otro y admitir como válidas sus creencias. Hay un antiguo proverbio indio que dice: “no critique a una persona a menos que haya caminado con sus zapatos”.

 

  • Sentir compasión. El hecho de compadecerse de alguien no ayuda a mostrarse empático, es distinto a mostrarte comprensivo y atento a lo que te cuentan, se pueden entender los sentimientos del otro y ponerse en su lugar sin transmitir compasión.

Otra cita que leí hace tiempo dice: “no se puede saber qué siente una persona simplemente mirándole a los ojos. Hay que ponerse en su interior y mirar con sus ojos para saber lo que siente”.

 

  • Dar la razón y seguir la corriente. La empatía no es decir que sí a todo lo que nos cuenta el otro, tratar de que se desahogue y seguirle el rollo, eso no es empatizar. De esa forma, la otra persona percibe que ha hablado, se ha quitado un peso de encima al contarlo pero nada más, no ha obtenido empatía a cambio. Como dice la RAE en su definición de empatía: “capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos”.

 

Y ahora ¿eres tan empático como creías?

 

Como dijo Stephen Covey: “primero trata de entender al otro, después trata de hacer que te entiendan a ti”.

Foto:pixabay.com

 

Sobre Paloma Grijota

Creo en las personas y confío en su potencial para lograr resultados excelentes. Dicen que hago fácil lo difícil, que veo la oportunidad en medio del caos y que nunca pierdo la sonrisa. Disfruto colaborando con los demás en la consecución de sus objetivos...

¿Quieres hacer un curso con Paloma Grijota ? apúntate aquí

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter