Las mentiras del fracaso

Añadir nuevo comentario

Vaya por delante que si puedes evitar fracasar hazlo, te lo digo por experiencia, porque levantarte tras él, no es solo complicado y duro, puede ser desesperante, agotador e inhumano.

 

Siento comenzar así de dura, pero me agota ver a gente afirmar que para ser un excelente empresario/a y alcanzar el éxito hay que fracasar antes.  Imagino que quienes lo dicen no han fracaso jamás, o sus fracasos no han tenido consecuencias más allá de haber perdido algunos ahorros, haber tenido que cerrar un negocio sin grandes repercusiones, etc, porque te puedo asegurar que cuando has fracasado en tu negocio y las consecuencias se ven cada vez que quieres abrir una cuenta en el banco, solicitar un préstamo o simplemente pedir una tarjeta de crédito, el fracaso ya no es tan apasionante o retador, es más bien una pesadilla.

 

Los delitos prescriben, pero como dejes una deuda en el banco, ésta te persigue hasta la muerte ¿Tiene sentido? yo creo que no, aunque sean 100 euros lo que les debes jamás prescribe, recuerdo una persona muy cercana a mi, que hace como 25 años tuvo el enorme "detalle" de avalar a un trabajador suyo para que éste se comprase un coche y craso error, el susodicho no pagó el coche, y ¿a por quien fue el banco? a por el avalista, deuda que casi le cuesta la casa 25 años después y que pasó de 800.000 ptas de aquel entonces (unos 5.000 euros de ahora) a 35.000 euros, así es nada.

 

¿Por qué digo esto? porque cuando has fracasado, hay que ser muy consciente de qué ha pasado, por qué has fracasado, cuáles han sido las razones, todo ha sido por tu culpa o responsabilidad o han habido agentes externos que han influido, todo ello debes analizarlo y ser muy consciente de donde estuvo el error para no volverlo a cometer, porque insisto, cuando tu fracaso ha tenido consecuencias importantes no es nada fácil volver a retomar las riendas de tu vida.

 

Todos los que escribimos aquí y muchos más que nos dedicamos al emprendimiento, hablamos del fracaso, sabemos que está ahí y no culpabilizamos, ni dejamos de lado a aquel que ha cometido errores y ha fracasado y lo está volviendo a intentar.  Hay muchos que nos unimos y ayudamos, pero gran parte de la sociedad no es así, y ya no te digo los bancos, inversores, etc... por eso hoy he querido escribir estas líneas, porque "parece" y digo "parece" que tras unos cuantos años de grave crisis, gran incertidumbre (que ha venido para quedarse) y una pérdida constante de empleo, este país empieza a remontar muy poco poco pero necesitamos cambios no solo económicos sino cambios humanos, cambios en la sociedad, cambios en la sensibilidad de las personas que deben ayudar a que los emprendedores salgan adelante. Y digo deben porque con nuestros impuestos, a ellos (los bancos) se les ha rescatado;  tienen una deuda importante con nosotros.

 

Me gustaría que de verdad que los que toman las grandes decisiones en este país, los bancos y los poderes fácticos fueran conscientes de que el que ha fracasado, no es un delincuente, es alguien que ha tenido un sueño, ha intentado conseguirlo, se ha arriesgado y puesto todo (dinero, familia..) en el desarrollo de ese sueño y lamentablemente le ha salido mal, pero no por ello hay que fustigarlo y no tener derecho a volverlo a intentar.  Eso pasa y mucho en este país, cosa que no pasa en muchos otros.

 

El fracaso es un aprendizaje, que me lo digan a mío;  si supiera todo lo que sé ahora, no os quiero ni contar.  Pero lo he superado, he mejorado y por supuesto he aprendido.  Yo he podido.   Creo que todos los demás que desean volverlo a intentar en este país deben de tener las mismas oportunidades, porque es maravilloso levantarte cada día no a cumplir, ni a esperar que nos vengan las cosas, sino a vivir, trabajar y dedicarte a disfrutar del camino para alcanzar tus sueños.

 

 

Foto: pixabay.com

Sobre Carolina San Miguel Mas

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter