Las crisis de cada uno

Añadir nuevo comentario

Hay situaciones que pueden convertirse en condicionantes externos de nuestra vida, pero a veces lo colectivo y lo individual no siguen exactamente el mismo camino. En el recorrido de cada persona, hay más.

Durante años, parecía que no oíamos ninguna otra palabra salvo “crisis”, en cualquier lugar, en cualquier conversación, en las noticias, en el trabajo, en casa… Un bombardeo que voluntaria o involuntariamente provocaba malestar y sobre todo cierto miedo o parálisis. La vida de muchos se vio afectada por dicho término, por ejemplo, como bien sabemos, a medida que se esgrimía el temido vocablo, mucha gente perdía su trabajo, o incluso su empresa, o lo que es más trágico, su casa, sus sueños y muy tristemente, hasta su vida. Ni siquiera había consuelo para el “mal de muchos”.

¿Hasta cuándo duraría? ¿Alguna vez acabará realmente para nosotros? ¿Alguna vez comenzó para algunos? Hay tendencias, corrientes que predicen y pronostican, analizan y ofrecen conclusiones de cómo estamos ahora, supuestamente. Pero como dicen algunos, la felicidad va por barrios. Y por personas.

Además de la crisis económica o financiera, existen muchos tipos de crisis. Crisis, haberlas haylas. Puede tratarse también de crisis políticas o sociales, o a otro nivel más personal y emocional, existen también momentos complejos por los que alguien haya pasado alguna crisis existencial, de identidad, de personalidad, crisis familiar, crisis amorosa, crisis nerviosa, de ansiedad o de los cuarenta… Seguro que estarás pensando en otras más. ¿Has sufrido una o más de una de estas crisis?

La palabra crisis, según la RAE puede entenderse como: “Cambio profundo y de consecuencias importantes en un proceso o una situación, o en la manera en que estos son apreciados”. Aunque también en su tercera acepción nos dice que se trata de: “Situación mala o difícil”. En la Wikipedia, nos habla de coyuntura de cambios, cambios críticos que tienen siempre algún grado de incertidumbre. ¿Nos asustan los cambios?

Todas estas crisis globales nos pueden afectar, hagamos lo que hagamos, y esas nuevas situaciones acaban convirtiéndose en una excusa para todo. Pero, ¿qué ocurre cuando estamos nosotros en crisis y no los demás?

Miramos a nuestro alrededor, hay gente que parece que va saliendo del hoyo, a otros les va bastante bien la verdad y tú te das cuenta de la oscuridad profunda en la que te encuentras. Por la razón que sea, estás en crisis, algo te pasa a ti, sientes emociones extrañas y soledad, a veces aunque estés demasiado acompañado, y te preguntas ¿alguien me puede entender? Puede que de cara al exterior, aparentemos normalidad, que mantengamos nuestra rutina como si tal cosa, que incluso nos consideren afortunados con trabajo, pero y ¿si nos sentimos mal con nuestra vida? ¿si no sabemos qué hacer? ¿Cómo se solucionan esas otras crisis que no salen en los periódicos sino que sufres en tu interior?

Cada uno debe entender qué le sucede, analizar su propia situación, sin juzgarse de forma implacable sino con comprensión hacia uno mismo, viendo con quienes podemos contar y tal vez logrando comprender el significado de la crisis misma.

Cada uno debe tomarse su tiempo, para recomponerse, descansar y recabar fuerzas para luchar, en su caso, para buscar soluciones o para pedir ayuda. Y así encontrar ese hilo de luz que nos indique la salida del hoyo profundo (mental, sentimental, familiar, profesional, económico, etc.) en el que nos sentimos atrapados, pensando y actuando con fuerza, positividad, esfuerzo, tiempo y perdiendo el miedo a lo que pueda venir o a lo que ya no…… Ánimo.

Como decía Einstein: “Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla".

Sobre Davinia Capote

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter