La zona de NO confort

Añadir nuevo comentario

“Si tenemos los ojos al frente es porque importa mas mirar hacia delante que hacia atrás”. 

La zona de confort, ese lugar del que todo el mundo habla, del que hoy se te exige salir, así sin más. Ese lugar intangible en el que muchas veces, no se está ni medianamente cerca del confort, ni del  bien-estar, pero si del miedo, la frustración, la impotencia, sintiendo el peso de la vida con toda su crudeza.

Ese punto del que no puedes moverte, no porque no quieras, sino porque no puedes, no sabes, no tienes los recursos, ni la energía, ni las ganas para hacerlo y por eso te quedas, no precisamente por comodidad, sino por indefensión. Te abandonas simplemente al no ver posible encontrar una salida.

El temor a perder las cosas, las excusas y las justificaciones que nos ponemos a nosotros mismos al ser incapaces de reconocer y asumir nuestras propias decisiones, la soledad de llevar a cuestas muchas cargas sin atrevernos a dar los pasos que desde lo racional, tenemos claros. Y así, la vida pasa, y sigue estando muy lejos de ser confortable. 

No es fácil salir de la zona de confort, el “arriésgate, tu puedes hacerlo“, “solo es dar el primer paso“, es muy fácil lanzarlo, cuando no conocemos el trasfondo de las historias con sus circunstancias, donde un paso es un kilómetro. Es difícil, pero no imposible salir de este estado mental que desgasta y que no permite evolucionar en este camino; es lícito pues, animar a los demás, a las personas cercanas, a quienes queremos porque nos duele ver su situación, su sufrimiento, su incomodidad y sobre todo saber que estarían mucho mejor si pudieran tomar ciertas decisiones. El reto entonces, antes de animar a las personas a salir de este lugar de moda, es preocuparnos en principio, por conocer un poco más de su historia para generar empatía sin cuestionamientos. 

Solo desde el esforzamos por comprender y conectar con las personas que nos rodean, sus miedos y necesidades, podremos impactarlos de una forma efectiva, no desde el juicio y la culpabilidad, porque repito, hay situaciones y dinámicas complejas de las que toma tiempo salir y requieren mucho más que un espaldarazo y un “todo estará bien”. El miedo es ansiedad, ansiedad con la que se debe luchar día a día, ansiedad de no saber como lidiar con limitaciones, porque muchas de ellas ni siquiera se tienen identificadas, ansiedad que roba la energía y que incapacita para asumir los retos que marca la vida de imprevisto. Si tan solo lográramos empatizar con el otro para propiciar la reflexión y el autoconocimiento, seguramente la transformación se empezaría a dar a partir de la comprensión del origen de aquellas inseguridades y paradigmas.

Salir de la zona de confort no es un acto a la ligera, no depende solo de la voluntad, es un proceso complejo, lento, doloroso, que requiere toma de decisiones muchas veces vitales y asunción de responsabilidades, pero sobre todo es un proceso necesario para conocer nuestro ser y para comprender mejor de dónde surgen todos nuestros temores. Si queremos aumentar nuestra capacidad para resolver problemas y descubrir nuevas alternativas, necesitamos aprender cómo transcender nuestras limitaciones y esto muchas veces implicará caminar de la mano de alguien que nos oriente.

Abandonar definitivamente la zona de confort es un gran desafío que nos exige un análisis para entender por qué hacemos lo que hacemos, solo entonces podremos lograr lo que hasta ahora nos parecía imposible. No es nada fácil, no es querer para poder, es querer para desarrollar los recursos que nos permitan enfrentar nuevos retos;  una vez logramos reinventarnos, superamos el temor a perder las cosas y a las dinámicas desconocidas. Nuestra experiencia se transforma por completo, ganamos nuevamente autoconfianza e ilusión, y es aquí donde realmente la vida, con sus más y con sus menos, empieza a ser confortable. 

Sobre Paula Arce - Consultoría para Reinventarse

Después de haber trabajado por más de 12 años en el área de los Recursos Humanos, asesorando empresas y acompañando a cientos de profesionales a alcanzar sus objetivos, me di cuenta que la gran mayoría de personas que no tenían éxito en la búsqueda de oportunidades laborales, era consecuencia de

¿Quieres hacer un curso con Paula Arce - Consultoría para Reinventarse ? apúntate aquí

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter