La orientación sociolaboral en personas con discapacidad

Añadir nuevo comentario

El proceso de orientación, como tal, se puede parecer de un colectivo a otro pues la esencia en sí misma es la misma: Conseguir que la persona mejore su empleabilidad.

Podemos destacar 5 fases del Itinerario Personalizado de Inserción (IPI):

1.- Acogida.- en esta fase es especialmente importante porque es el primer contacto con las personas a la que vamos a orientar. Tenemos que mostrarnos receptivos y mantener la escucha activa. También es importante que nos presentemos como su orientador de referencia y cómo vamos a desarrollar juntos este proceso.

2.- Recogida de Información.- Aquí debemos tener empatía y escucha activa ante toda la información que nos va a dar de lo que necesita y lo que busca. Es importante recabar cuantos más datos mejor pues eso va a facilitar el proceso de orientación y ayudarle a identificar el objetivo profesional.

3.- Definición del Itinerario.- Aquí el orientador debe mostrarse más bien como un guía que le va acompañar durante todo el proceso. Por eso, el plan de acción debe ser consensuado entre ambos.

4.- Desarrollo y Seguimiento.- Durante todo el proceso de orientación laboral, el orientador podrá ir modificando las acciones que quedaron prefijadas en un principio para adaptarse a las necesidades y circunstancias personales y profesionales de la persona.

5.- Finalización del Itinerario.- Se supone que en un momento del proceso el itinerario debería finalizar cuando la persona consigue su objetivo profesional. Ya sea un empleo, unas prácticas ó una formación.

Sin embargo, Las personas con discapacidad es un colectivo que, en general; es de ida y vuelta. Es decir; que puedes llevarte varios meses ó años haciendo un plan de trabajo con esta persona participando en distintas acciones para su búsqueda activa de empleo, conseguir un empleo y tras perderlo vuelven a su técnico/a de orientación para volver a retomar su plan de trabajo. Creo que es un colectivo que necesita mucho de un técnico de orientación de referencia a lo largo de su vida. Y es que durante el proceso de orientación la persona en cuestión, no sólo nos va a solicitar una ayuda y acompañamiento en su proceso de mejora de la empleabilidad si no que sin darnos cuenta, ésta nos va a contar todo lo relacionado a su vida. Por ello, el proceso de orientación es globalizado.

Sin embargo, dentro de la orientación sociolaboral a personas con discapacidad .Es muy importante que haya momentos de trabajo individualizado donde se pueda conocer las inquietudes, necesidades y habilidades de la persona; así como en talleres de orientación laboral para conocer a la persona en situación de trabajo en equipo. Así podemos saber cómo podría adaptarse a distintos perfiles profesionales. Toda esta información que vayamos recabando de ésta nos va ayudar a poder realizar un itinerario personalizado de inserción individualizado y poder ayudarle en su mejora de la empleabilidad.

Considero que el profesional que va atender a una persona con discapacidad debe tener las siguientes características:

 

CAPACIDAD EMPÁTICA

Es la intención de comprender los  sentimientos y emociones, intentando experimentar de forma objetiva y racional lo que siente otro individuo.

 

 

ESCUCHA ACTIVA

 

Capacidad para detectar la información  importante de  la comunicación oral. Recurriendo, si fuese necesario, a las preguntas y a los diferentes tipos de comunicación.

 

 

ADAPTABILIDAD

Capacidad para permanecer eficaz dentro de un medio cambiante, así como a la hora de enfrentarse con nuevas tareas, retos y personas..
 

SENSIBILIDAD INTERPERSONAL

Conocimiento de los otros, del grado de influencia personal que se ejerce sobre ellos. Las actuaciones indican  el conocimiento de los sentimientos y necesidades de los demás
 

 

CAPACIDAD CRÍTICA

Habilidad para la evaluación de datos

y líneas de acción para conseguir

tomar decisiones lógicas de forma imparcial

 y razonada.

 

 

 

CAPACIDAD DE TRABAJO EN EQUIPO

Disposición para participar como miembro integrado en un grupo (dos o más personas) para obtener un beneficio como resultado de la tarea a realizar, independientemente de los intereses personales
 

INICITAVIA

Influencia activa en los acontecimientos, visión de oportunidades y actuación por decisión propia.

 

 Las personas con discapacidad no todas son iguales por el hecho de tener una discapacidad, si no que podemos encontrarnos personas con un grado mínimo y ser perfectamente capaces de desarrollar cargos profesionales elevados por su nivel de estudios y eficiencia profesional. E igualmente, tener ante nosotros una persona con serias dificultades para conseguir el título en la E.S.O y necesitar apoyos para desarrollar sus habilidades sociolaborales. Pero como en todo, lo importante es conocer a la persona en sí.

Pues aunque sean personas con mayor ó menor grado de discapacidad, cada una tienen unas habilidades, capacidades y competencias profesionales que se desarrollan en el ámbito laboral y que quizás en ámbitos de desarrollo intelectual y/ó cognitivo no se vean reflejadas.

En mi trayectoria profesional me he encontrado con personas con discapacidad muy variada. Algunas me han asombrado por su capacidad de trabajo, a pesar de tener un alto grado de discapacidad. Y otras en cambio, creyendo que tienen mayor capacidad laboral por tener un grado de discapacidad menor, no han sabido desarrollar el trabajo en cuestión.

Espero que después de leer esto tengas en cuenta la labor tan importante que ejerce un profesional de la orientación que trabaja por y para la mejora de la empleabilidad de las personas con discapacidad.

Sobre Águeda Santos Jiménez

Licenciada en Filosofía y Ciencias de la Educación (Pedagogía). Con una dilatada experiencia como orientadora, inserción, intermediación, empleo y formación sociolaboral. Experta en colectivos de exclusión social. Máster en Coaching y resolución de conflictos.

¿Quieres hacer un curso con Águeda Santos Jiménez ? apúntate aquí

Add comment