La gratitud como distinción

Añadir nuevo comentario

Una de las cosas que más me llamó la atención cuando visité París, fue la facilidad con que todas las personas daban las gracias por pequeños gestos. Incluso un repartidor de publicidad que te cruzabas por la calle, aunque no cogieras su folleto, te decía con una sonrisa “Merçi”.

Algo tan sencillo, no es tan común. A diario nos cruzamos, chocamos, tropezamos con personas y  muchas veces ni nos miramos, ni se escucha una sola disculpa por ninguna parte (aunque a veces ambos la esperen), y mucho  menos un agradecimiento por cualquier detalle, como sujetarnos la puerta por ejemplo.

Hay sectores, como el de los Recursos Humanos, en los que se da una interacción continua entre las personas; distintos puestos, perfiles, estudios, experiencias…Algo incluso caótico según las fechas, por el volumen de personal.  Los procesos de selección son además bilaterales, es decir, el reclutador entrevista a varios candidatos para un puesto y a su vez, cada candidato probablemente esté participando en más de un proceso a la vez. Son este tipo de circunstancias, las que hacen que expresar gratitud por ambas partes se convierta en un principio fundamental.

EL CANDIDATO: MARCAR LA DIFERENCIA

En el caso del candidato, nunca está de más que tras pasar un tiempo prudencial, contacte con el técnico de selección que le realizó la entrevista, por ejemplo por correo electrónico, para interesarse en el estado del proceso de selección a la vez que le agradezca haberle incluido en el mismo.

Los extremos no son buenos, no hace falta insistir, ni mostrarse excesivamente servicial. Incluso puede que el técnico de selección no haya sido simpático con nosotros o simplemente se haya mostrado distante; pero no consiste en agradecer por agradecer, sino en ser correcto y que tu actitud te haga diferenciarte del resto. Puede sorprender las pocas veces que los técnicos recibimos un email sencillo de este estilo y las veces que, al recibirlo, nos alegra el día el gesto de la persona. Hay que tener en cuenta que, aunque en una comunicación final, un candidato sea desestimado, simplemente contestar supone una gran diferencia. Se puede contestar, ya sea agradeciendo la información o el trato del técnico; dejando la puerta abierta para futuras posiciones en las que nuestro perfil profesional pueda encajar. Al igual que cuando finalizamos en una empresa nos gusta terminar de manera cordial, este caso es exactamente el mismo.  

EL TÉCNICO DE SELECCIÓN: CUIDAR A LOS CANDIDATOS

Es cierto que en muchas ocasiones, los técnicos no tienen tiempo físico para poder ponerse en contacto con todos y cada uno de los candidatos que han participado en los distintos procesos de selección de manera personal, como sería lo correcto. Sin embargo, aunque fuese inviable realizar todas las llamadas telefónicas pertinentes, es de obligada necesidad cuidar a los candidatos que participan con nosotros en cada proceso. Una manera efectiva, sencilla y cordial es enviar un correo electrónico, tanto para ir informando de su estado en el proceso; como comunicarle su desestimación del mismo. En este email, no solamente vamos a informar al candidato, algo fundamental, puesto que tratamos con personas que van a valorar que disipemos parte de la incertidumbre que tienen; sino para agradecerles su participación en el proceso y por tanto su tiempo.

Cuidar a los candidatos, es cuidar a las personas. Algo que deben llevar a cabo todos los técnicos de selección, ya que al igual que el médico tiene sus pacientes; nosotros tenemos candidatos, personas con sentimientos. Este procedimiento también te diferencia a ti mismo como profesional, además de dejar una puerta abierta con el candidato. Cuantas veces un candidato perfectamente válido, es descartado finalmente, frente a otro que encaja más. Cuantas veces, ese mismo candidato descartado, cumple exactamente los requerimientos que buscas para un nuevo proceso de selección. Si le has cuidado, y sus expectativas encajan con la oferta que tienes, podrás perfectamente retomar el contacto para incluirle en el proceso. El beneficio es mutuo; tú tienes un buen candidato al que ya conoces, y él tiene la posibilidad de participar en un nuevo proceso de selección, teniendo una nueva oportunidad laboral.

Finalmente, a pocos días para que termine el año, en plena Navidad y aprovechando el tema del post, sólo me queda dar las gracias. A La Nueva Ruta del Empleo, por la oportunidad que nos brinda de poder escribir en ella, junto con todos los compañeros que la componen, de los cuales siempre aprendes algo nuevo. A todos ellos y a todos los que nos leéis, desearos  un Próspero Año Nuevo 2018.

¡Un abrazo ruter@s!

Sobre Ángeles López- Ventura

Licenciada en Sociología y Máster en RRHH,  he desarrollado mi carrera profesional en Recursos Humanos, principalmente enfocada en el área de selección de personal.

¿Quieres hacer un curso con Ángeles López- Ventura ? apúntate aquí

Add comment