La cruda verdad de por qué no funciona tu búsqueda de empleo

Añadir nuevo comentario

“Hola, L.P.G, te voy a decir lo que está fallando: En España, por desgracia, el criterio para seleccionar es exclusivamente curricular (venir del sector, vamos), al contrario que en otros países que valoran otras cosas como actitud, valores y sobre todo, lo novedoso que puedes aportar viniendo de otro sector. Desgraciadamente en España cambiar de sector es poco menos que imposible, sobre todo con una cierta edad (la treintena, fíjate que drama). El mundo cambia rápido, pero por desgracia los de RRHH siguen anclados en el pasado” “(…) En España los departamentos de RRHH están inundados de currícula en donde si no pones fecha de nacimiento te descartan. Es así. No sólo eso, como bien dice Pedro, se busca el candidato con la experiencia específica en el sector. Anclados en el pasado es poco. Mira por dónde en el Reino Unido el dato de la fecha de nacimiento se evita pues pueden tachar a la empresa de "ageist". Allí además buscan aptitudes y valores que efectivamente se pueden hacer notar a través de las redes sociales. (…)”“(…) los Dptos de RRHH en España no han evolucionado, por mucho que se diga, y no hablo solo por mi experiencia, sino por la de otras personas de mi entorno; eso sin hablar de otros aspectos que influyen y que casi nunca se mencionan... Creo que al final, como a Pablo, me va a tocar emigrar...he contactado con un conocido de mi época de Erasmus y a ver si por esa vía encuentro alguna posibilidad...” 

Estos son tres de los comentarios que se hicieron en mi último post (que batió records de visitas, ¡por cierto!), y he pensado mucho cómo dar respuesta. Teniendo en cuenta que estoy de acuerdo con la mayoría de lo que se dice pero viendo las cosas de manera diferente. Me explico.Concurro que los procesos de selección tradicionales están rotos, son “walking dead”.  Es fácil de entender: empezó a salir gente de las empresas, los departamentos de RRHH se empezaron a adelgazar (como todos); comenzó a haber mucha más gente buscando trabajo y se fue multiplicando el número de CVs enviados a las (pocas) ofertas publicadas. Medias de 250-300 CVs por vacante. Las empresas tuvieron que empezar (las que aún no lo hacían) a emplear aplicaciones informáticas para hacer las cribas curriculares, ya que no hay capacidad para darle la dedicación “humana” y detallada. Los candidatos se desesperan: ven que sus CVs no reciben atención y se dan cuenta que las posibilidades de conseguir un puesto son cada vez más estrechas. Reaccionan mandando aún más CVs, estilo “Mr. Elástico”: todo lo que remotamente pueda tener algo que ver con algún punto de su CV, ahí que lo mando. Sigue aumentando el número de CVs a seleccionar. Lo que obliga a que cada vez haya que automatizar más el proceso, que haya que descartar más “a lo bestia”. … Y así sucesivamente. Resultado: un círculo vicioso y perverso que tiene a todas las partes frustradas, cabreadas y echando bombas. Y yo me pregunto: ¿por qué seguimos alimentando este sinsentido?  ¿Por qué seguimos mandando CVs a todo lo que se mueve? ¿Realmente con este panorama alguien piensa que va a “sonar la campana”? Cuando un candidato lleva N meses metido en este círculo vicioso, sin respuesta, sin resultados, ¿qué piensa? Exactamente lo que se refleja en estos comentarios (y cientos que he oído antes que estos): que no hay oportunidades, que en España ya no hay nada que hacer, que hay que buscar opciones fuera, que el sistema es una mierda, no funciona… etc. Pues con vuestro permiso y desde el cariño, como seleccionadora y alguien que lleva buscándose la vida muchos años, debo decir: dejad de echarle la culpa a otros. “El sistema”, “España”, “los departamentos de RRHH”, “las empresas de selección”… ¿De verdad depende sólo de “otros” tu futuro? ¿De verdad no hay nada que tú puedas hacer? ¿No hay nada que puedas plantearte de manera distinta? ¿No puedes asumir tú el control de tu futuro? No hablo desde la crítica sino desde el optimismo: os aseguro que SÍ hay muchas cosas que uno puede hacer de manera diferente para buscar las oportunidades de otra manera. Si ya tenéis claro que seguir intentando pasar por el mismo ojo de aguja que otras 300 personas con CVs parecidísimos a los vuestros en cada proceso de selección no lleva a ninguna parte, os animo y os reto a que empecéis a hacer las cosas de manera diferente. Si queréis enviar también el CV fuera de España, estupendo, pero aún no hay que tirar la toalla aquí. Voy a empezar por contaros cómo se ven las cosas desde el otro lado de la barrera: me voy a poner el sombrero de reclutadora y os voy a decir las cosas como yo las veo y las vivo. Puede que sea un poco dura, puede que algunos me empecéis a coger manía, que dejéis de leer lo que escribo, pero quien DE VERDAD quiera lograr cosas, quien DE VERDAD esté dispuesto a tomar las riendas y quiera apostar sus fichas a caballo ganador, tomará buena nota. Ahí voy:

  • De los CVs que se reciben para un puesto, entre un 20-35% no cumplen el 75% de los requisitos del puesto. Otro 20–30% no los cumplen en un 50%

El mensaje que eso lanza es:  

  1. “No me he molestado en leer ni los requisitos del puesto”
  2. “Estoy desesperado y mando mi CV a todo lo que se mueve en espera de que un alma cándida se apiade de mí”

Los primeros se autodescartan porque transmiten una dejadez y falta de interés que ningún reclutador va a querer para su empresa. Los segundos están casi pidiendo caridad. Es muy duro decir esto, porque sé que hay situaciones muy desesperadas, pero un seleccionador no le da un puesto a quien más necesidad tiene ni a quien más pena da: se lo da a quien mejor encaja en el puesto y más confianza le da. Hay que entender que un seleccionador es a la vez un empleado que tiene un jefe y unos objetivos que cumplir. Sabe que contratar a una persona le cuesta unos cuantos miles de euros a la empresa y ese coste se multiplica elige a la persona incorrecta. Y esto repercutirá en su trabajo, luego no va a querer equivocarse. 

Recomendación: si no cumples los requisitos en al menos un 75% (salvo honrosas excepciones que deben ser tratadas aparte), no mandes tu CV. Tu tiempo es limitado: empléalo mejor en aquellos puestos donde SÍ tienes opciones reales.

  • Un 95% son iguales: una mera biografía con la relación de los puestos y responsabilidades/tareas asignadas

Este tipo de CVs no dice NADA del candidato. Son CVs estándar, que lo mismo pueden llevar un nombre que otro. Los candidatos piensan que es en la entrevista de selección donde van a demostrar lo que valen, lo que tienen de especial. Lo malo es que la llave para llegar a la entrevista es el CV (¡con matices! ¡hay que hablar de la marca personal!), y si tu CV es idéntico al de los demás, con formación parecidísima, experiencia también… ¿por qué te voy a llamar a ti para entrevistarte? Situación habitual en la que se encuentra el seleccionador: ha logrado dejar la criba curricular en 25-30 CVs que aparentemente cumplen con todos los criterios objetivos. Yo personalmente no me pongo a hacer 30 llamadas de teléfono, haré máximo 15 para quedarme en unas 5 entrevistas, por tanto tengo que encontrar razones para DESCARTAR a 15 candidatos válidos para el puesto. Aquí entramos en detalle. Personalmente en estos casos entro en Google, tecleo el nombre del candidato… y veo qué aparece. Recomendación: tu CV actual no te está abriendo puertas. Seguro. Y tienes que asegurarte que le facilitas la vida al seleccionador para que te elija. No voy a entrar en darte más detalles porque tienes toda la información que necesitas sobre cómo enfocarlo en mi página web. O pídeme presupuesto para que te lo reescriba. Pero sin haberlo visto estoy segura que lo que estás enviando no te está funcionando. Segunda recomendación: tu presencia en la red, si lo haces bien, te dará MUCHOS PUNTOS. Aportarás una dimensión sobre ti, tus capacidades, tu personalidad, que permitirá que el seleccionador te distinga entre los demás. De hecho, puede darle la vuelta completamente a tu búsqueda. Insisto: hay que hacerlo bien. Si no lo sabes hacer, no digas que el sistema no funciona: pide ayuda y aprende a utilizar las redes a tu favor.

  • Los seleccionadores acabamos teniendo un sexto sentido para identificar a quién le gusta, le motiva, le ilusiona el trabajo que hace, y quien simplemente lo considera un trabajo alimenticio.

Podría daros 50 sugerencias más, pero esta tercera abarca muchas cosas y es importantísima: a nivel de desempeño, desde un punto de vista estrictamente técnico, probablemente puedan hacerlo igual de bien ambos candidatos. Pero la manera de asumir los retos, la actitud hacia el trabajo, la empresa y los compañeros, la forma de entregarse al trabajo bien hecho, la búsqueda de soluciones, de colaboraciones, las ganas de mejorar, de desarrollarse, de aportar… esas van a ser radicalmente diferentes. ¡Y esto no me lo discutáis, porque hablo desde mi experiencia en distintos puestos de gestión y dirección de personas durante más de una década! ;o)

Recomendación: haz lo que tengas que hacer, acepta el trabajo que creas que debes aceptar pero NUNCA dejes de buscar ese trabajo que encaja con quien tú ERES, con tus fortalezas y con el tipo de vida que quieres para ti mismo.

Espero vuestros comentarios. Pero sobre todo, espero que os sirva este post para empezar a replantearos las cosas. ¡Fuerza y valor!p.d.: No me voy a meter en este post en TODO lo que tienen que cambiar los departamentos de selección / rr.hh. porque ahora lo que me interesa es cómo ayudaros a vosotros a lograr vuestros objetivos,¡ pero ciertamente daría para varios libros el tema!

Sobre La Nueva Ruta del Empleo

Periódico Digital La Nueva Ruta del Empleo

¿Quieres hacer un curso con La Nueva Ruta del Empleo ? apúntate aquí

Add comment