La ciudad en la que quieres vivir

Añadir nuevo comentario

Hace unas semanas tuve la suerte de participar en el primer evento TED, organizado en la provincia de Cádiz, TEDxAtalayaST en Jerez, la ciudad en la que vivo. Los llevaba siguiendo a través de internet desde hacía tiempo y ahora tenía la oportunidad de hacerlo de cerca, y no la desaproveché, porque además, me identifico con la filosofía que impregna esta iniciativa: personas que creen que un mundo es mejor desde el trabajo en red.

 

Personas del campo de lo social, lo tecnológico, el diseño y las artes que cuentan sus ideas para contribuir a cambiar en un pequeño ápice este mundo, desde la resiliencia, esa facultad humana que permite a las personas, a pesar de pasar situaciones adversas, lograr salir no solamente a salvo, sino aún transformados por la experiencia.
 

Bajo el lema “Suéñame, constrúyeme, hazme real” este evento se organizó en todo el mundo por un día. El reto para los “speakers” (ponentes) era desafiante: ¿cómo contar tu idea y explicar el impacto que esta pueda tener en tu ciudad? Lo que allí se dijo merece ser contado, porque son ideas que valen la pena, como el objetivo que TED persigue, “Ideas worth spreading”. Porque desde un Grafiti que decora la pared de mi ciudad, Antoni Gabarre me convence de la importancia que transmite ese mensaje, del elemento educativo e integrador que suponen para estos jóvenes artistas vulnerables, porque sus dibujos son referentes de libertad, paz, solidaridad y amor. Un mensaje que nada se asemeja a la triste realidad de su prohibición en muchas de nuestras ciudades.
 

Mientras sigo el paseo me encuentro una de esas plantas “feas” que son capaces de brotar entre baldosa y baldosa. ¿Sabías que muchas de ellas son plantas alimenticias no convencionales? Pasan desapercibidas a nuestros ojos, pero tienen una alta capacidad nutricional y nos indican el estado del suelo de nuestras ciudades. ¿Hay mejor ejemplo natural de resiliencia? “Si queremos conservar el medio ambiente no debemos quedarnos con proteger la naturaleza por sí misma, tenemos que aprender a cuidarnos entre nosotros para poder cuidar nuestra casa” yo escucho embelesada a María José Ramírez, una joven ambientóloga y restauradora de ecosistemas, que con esa misma actitud crea Ecoherencia una cooperativa donde se intenta sembrar resiliencia a través de actividades de educación ambiental que mejoren nuestro entorno, mientras que Chonín Ruesga, me cuestiona algo que no me he parado a pensar en mi vida: ¿Por qué usas ese pantalón, esa camisa con más frecuencia que el resto de tus prendas? Y es que los tejidos son pura expresión de tecnología y artesanía que muchas veces olvidamos.
 

He aprendido también a cambiar la pirámide de la alimentación por La Cometa de la Alimentación Saludable, o que un beso es la máxima expresión de nuestras emociones y por eso los integrantes del proyecto Colección de besos se marcaron un reto: trasladar las emociones que captaron en la calle a las personas y así realizar las Trans- Forma-Acción de la Sociedad.
 

He visto también unas fotografías espectaculares con historias. Como la que podríamos echar, de una puesta de sol, en una de las humildes terrazas de la barriada de Torresoto, en un sitio inimaginable, o cuando experimentas el patrimonio con todos los sentidos y cuándo esa cosa llamada ciencia se divulga de la mano de la didáctica -divulgades- haciendo comprensible por qué extraña razón el pan se tuesta y el huevo se fríe. Sin olvidar que todos los cambios empiezan por uno mismo, y que aunque no hayamos decidido las circunstancias adversas que nos sobrevienen, si somos capaces de decidir cómo nos queremos enfrentar a ellas, y no dudamos en preguntarnos si esto es todo lo que nos tenía que pasar en nuestra vida, o aún, como nos sugiere Teresa Falls no hemos encontrado lo que buscamos, como la misma canción de U2 sugiere “I still haven’t found what I’m looking for”. Si además te dejas llevar por la fascinante improvisación de Pedro Cortejosa al saxofón, porque la vida es una toma de decisiones continua o la personalidad de Manuel Imán a la guitarra, estoy segura de que realmente habrías vivido como yo una noche inspiradora, de la mano de una organización impecable y llena de mensajes resilientes... Porque "mucha gente pequeña en muchos lugares pequeños harán cosas pequeñas que transformarán al mundo" (Leo Buscaglia).

 

Por María José Muñoz Estepa

Sobre Antiguos Ruteros

Alberto Carcedo
Alex Maretti
Álvaro Polo
Amaia Aramburu
Ana Belén Panés Benítez
Ana Claudia Martínez
Ana Rubio
Andrea Sa
Arantxa Domínguez
Azucena Fraile
Beatriz Ruiz
Beatriz Vélez
Beatriz Reyero
Carla Torrado

Add comment