La carta de presentación en el entorno 2.0

Añadir nuevo comentario

En un nuevo escenario donde las redes sociales están cambiando los procesos de selección y reclutamiento de las empresas ¿es la carta de presentación útil? ¿es una herramienta en uso o se está quedando desactualizada?

 

Son muchos los candidatos que cuestionan si la carta de presentación es útil o no, si se llega a leer por parte de los reclutadores y, por lo tanto, si merece la pena entregarla junto con su currículum, mientras que desde el ámbito de los recursos humanos han existido partidarios y detractores siendo un tema que siempre ha suscitado diferencias de opinión pero ¿qué ocurre ahora con la introducción de las redes sociales en la selección de personal?, ¿es relevante la carta de presentación o por el contrario acabará desapareciendo?

 

Hablamos de una herramienta que se utiliza para acompañar al currículum y su finalidad es la de atraer la atención de la persona que la lee y su adecuada redacción y presentación será necesaria para conseguir el interés del seleccionador, pero tenemos que aportar algo, diferenciarnos del resto.

 

- Explicar el objetivo y motivo por el que se escribe la carta, ya sea en respuesta a un anuncio o por iniciativa propia.

- Realizar una breve referencia de las características del currículum que te avalen para el puesto.

- Despedida e interés por concertar una entrevista, firma y fecha.

 

Estos son los puntos que forman la estructura base de una carta de presentación, y que podemos encontrar en cualquier portal informativo sobre recursos humanos y empleo. Pero nos encontramos, como decíamos, que debe de transmitir interés por la empresa y por la oferta, que muestre nuestra actitud, habilidades y cualidades para ese puesto de trabajo, aspectos que ya explicaba muy bien hace tiempo en varios artículos sobre la carta de presentación María Luisa Moreno en su blog “Zumo de Empleo” donde expone su uso, recomendaciones y ejemplos de cómo enfocarla.

 

Por ello, debemos de tener en cuenta que cuando se redacta una carta de presentación no sirve de nada el “copia y pega” o los modelos “tipo” sacados de Internet, ya que demuestra falta de interés y hace que pierda su finalidad. Hablamos de una herramienta de carácter opcional y complementaria al currículum, así que como expresa María Luisa en uno de los artículos: “si no te vas a tomar la molestia de hacerla bien, no la mandes”.

 

Pero ¿qué ocurre en la actualidad? ¿en qué lugar ha quedado la carta de presentación con la irrupción de las redes sociales en los procesos de selección? Las redes sociales han desarrollado una nueva forma de comunicación, que conlleva un cambio en la forma de entender los recursos humanos y los procesos de reclutamiento convirtiéndose en nuestra actual carta de presentación, un espacio donde interactuar de forma activa, dinámica y sobretodo en tiempo real a diferencia de las opciones que ofrecía la carta de presentación tradicional.

 

Aunque no podemos decir que este formato haya desaparecido o ya no sirva, sí es cierto que su uso ha pasado a un segundo plano con la introducción de las redes, donde ésta y otras herramientas se han ido adaptando a las nuevas tecnologías.

 

Por tanto debemos cuidar nuestra presencia e imagen en la red, se trata de gestionar nuestra marca personal, concepto que aunque ya existía ahora cobra más fuerza en “esta carta de presentación” que son las redes sociales. Ya no nos dirigimos a una persona concreta sino que estamos expuestos de forma permanente a cualquier reclutador de cualquier empresa que pueda interesarse por nuestro perfil, siendo más importante que nunca cuidar los detalles.

 

De todas formas, no debemos descartar ésta u otras herramientas en nuestra búsqueda de empleo ya que bien utilizada cualquier opción puede ser un elemento diferenciador respecto al resto de candidatos, como el ejemplo de El Huffington Post “Escribe ‘blablabla’ en su carta de presentación y consigue un puesto fijo”, debiendo valorar y escoger en cada caso las herramientas más útiles que nos puedan servir en función del cargo o la empresa a la que nos dirijamos.

 

Así que, si optas por una carta de presentación tradicional, no olvides ser original, creativo, innovador y, en definitiva, destacar, ser diferente pero por su puesto ser tú mismo. ;)

 
 
Foto:unsplash
 

Sobre Mª José Campillo

Licenciada en Pedagogía y Master en RRHH por la ENAE Business School, he desarrollado mi perfil profesional en el ámbito de los recursos humanos manteniendo un claro enfoque por la formación y la orientación que entiendo como parte fundamental de éstos.

¿Quieres hacer un curso con Mª José Campillo ? apúntate aquí

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter