“He llegado para desarrollar (me/te)”

Añadir nuevo comentario

En 1985, en una de sus tantas afirmaciones inspiradoras, comentaba Steve Jobs, en relación a internet y su futuro:

 

 

“Un día los ordenadores serán esenciales en todas las casas porque permitirán a sus usuarios acceder a una red de comunicaciones de alcance nacional. Solo estamos en las fases iniciales de lo que va a ser un adelanto verdaderamente extraordinario para la mayoría de la gente, igual de extraordinario que el teléfono”.

    Estos días, en los que he usado el taxi en varias ocasiones en la ciudad de Logroño, he podido conversar acerca de esta realidad con uno de estos amables y parlanchines taxistas, que hacen más amena tu llegada a destino. Comentaba preocupado que él ni usaba internet ni tenía ordenador en casa, por salvaguardar su vida privada, ya que había escuchado que cualquiera podía introducir un virus en tu ordenador y saber lo que haces o dejas de hacer en tu casa.

Añadía indignado que estas “modernidades” estaban acabando con muchos puestos de trabajo y estaban exigiendo de muchos profesionales tener que reciclarse y actualizarse. Evidentemente, confesaba no tener interés ni ganas en conocer las, como bien le dejé entrever, potenciales aportaciones de estas “modernidades” a su desempeño profesional e incluso personal.

Tras escuchar y reflexionar acerca de esa forma de entender la llegada de ciertos avances a nuestro contexto, creo que hay mucho trabajo que hacer desde la orientación laboral y el acompañamiento desde recursos humanos para el desarrollo de la carrera profesional de muchas personas.

No me cabe la menor duda de que alfabetizarse, tecnológicamente hablando, supone un esfuerzo para muchas personas que, tal vez, no se han ido desarrollando a la par de la incursión de estas innovaciones. Sea dicho de paso, tampoco es que sean tan nuevas estas aportaciones. Sí tal vez sus usos, aplicaciones a la vida práctica y enfoque de productividad. La labor de orientación empieza, por tanto, por motivar las ganas de aprender, las ganas de redescubrir, incentivar la curiosidad y hacer atractivo el acercamiento a todas sus posibilidades. Eso, como todo, actualizarse requiere dedicación, esfuerzo e interés.

Por otra parte, el desconocimiento y falta de contacto con estas “modernidades” genera que las personas las vean con recelo y preocupación. Se quedan con ese mensaje negativo que impacta en sus mentes y les bloquea: hackearán tu dispositivo, perderás tu intimidad, sabrán quién eres, qué haces, cómo te comportas, qué vergüenza exponerse. De nuevo, la orientación laboral juega un papel esencial en este punto, al poder trasladar a los profesionales una visión oportuna y de provecho de todo lo que todavía está por llegar.

Todo lo relacionado con novedad/cambio siempre va a tener un doble análisis: positivo y negativo. Las “modernidades” de hoy día deben pasar por esta fase, como han pasado otras innovaciones, nuevas tecnologías, nuevas visiones de la vida y usos. Es responsabilidad de cada trabajador, futuro trabajador, potencial empresario o lo que cada uno quiera ser, el afrontar esta visión con responsabilidad y sin sesgos de análisis.

Importante sería que nos diésemos cuenta de que las barreras nos las ponemos muchas veces nosotros mismos: hay que ponerse a esto nuevo, menudo rollo, no tengo tiempo, tal vez me cueste dinero, mejor pienso que no sirve para nada, me meto en mi cueva y no veo lo nuevo, lo diferente.

Me faltó decirle al taxista que, gracias a estas tenebrosas “modernidades”, yo había podido contactar con él, solicitar sus servicios, estar en tiempo y forma en mi punto de destino y haber cumplido ambos con nuestro objetivo del día. Una herramienta moderna, con un sistema moderno y con una forma de comunicación moderna habían hecho posible que ambos salvaguardásemos nuestra intimidad y no dejásemos de desarrollarnos.

Pues sí, la “modernidad” ha llegado para desarrollarse y desarrollarte. Mírala con sus luces y sus sombras y verás un campo de posibilidades infinito.

 

Foto:pixabay.com

 

Sobre Sandra Fernandez Prado

 

Apasionada por aprender a lo largo de la vida: tomo nota de cada vivencia, agradezco cada oportunidad, disfruto cada proyecto, regalo mi implicación y me emociono con los detalles.

Add comment