Háblame de usted

Añadir nuevo comentario

Háblame de usted ¿Cómo se definiría? y sientes como un rayo fulminante cae sobre ti. Te sientes descolocado, en blanco y te repites a ti mismo: “sabía que me lo iban a preguntar”. Abres la boca y titubeas, no sabes por dónde empezar, no sabes qué decir… ¿de qué debo hablar? te preguntas... ¿de mí? Pero... de mí ¿de qué? ¿de cómo soy? ¿de mi vida personal? ¿de qué he hecho, cuándo y por qué? ¿de mis rasgos? ¿de mi personalidad? ¿de quién soy yo? No me gusta hablar de mí, no me gusta hablar de mí, así en general.

¿Por qué nos cuesta tanto hablar acerca de nosotros mismos? Reflexionar acerca de quiénes somos no es tarea fácil y suele dejar a más de uno y más de una en un bloqueo semipermanente si no nos ponemos a trabajar en ello.

Describirse, definirse o redactar tu biografía implica autoanálisis e introspección. Es todo un reto a superar y sin duda, un buen ejercicio personal que hay que practicar más a menudo de lo que uno cree

No se trata tanto de venderte sino de conocerte.

En el proceso de selección es muy común que el entrevistador tras un buen apretón de manos y después de hacer una breve presentación de quién es y de lo que viene a hacer, nos formule, sin anestesia y nada más comenzar, esa pregunta tan temida, general e imprecisa en la que nos invita a hablar acerca de nosotros mismos.

Parece una manera de romper el hielo y helados nos quedamos cuando nos sorprendemos a nosotros mismos intentando rescatar de nuestro ideario un buen discurso que nos defina, que sea breve, ocurrente y que no parezca demasiado interpretado de las veces que lo hemos ensayado.

Los orientadores lo repetimos hasta la saciedad, hay que preparar el discurso y hay que procurar que suene natural,  pues déjame decirte que ésto solo se consigue cuando uno sabe bien quién es, qué sabe hacer y qué es lo que quiere.

La persona que entrevista quiere escuchar a una persona segura de sí misma hablando no de si vive en tal calle, está casada o es una apasionada de los crucigramas sino que va a querer conocer de tu propia voz cual es la trayectoria, los logros, decisiones, experiencia, competencias, evolución, las habilidades y las aspiraciones profesionales que forman parte de tu meta o tu objetivo vital  en general, y más en concreto, formando parte de “su” empresa.

La entrevista es una conversación a la que hay que acudir bien preparado. Tu currículum es un resumen de buena parte de tu vida y será la herramienta base de toda la entrevista, así que no te limites a contar tu currículum en voz alta y atrévete a preparar una buena historia de tí mismo en positivo y haz un buen resumen de tu “yo” más valioso.

Lo que digas y cómo lo digas va a influir mucho en el resultado final por eso va a ser muy importante que ordenes tus pensamientos y prepares un buen discurso rico en anécdotas, vivencias y experiencias que den sentido a lo que pone en tu currículum vitae.

Te propongo 5 tips que te pueden ayudar a la hora de preparar el guión de ti mismo:

1. Reflexiona acerca de tu trayectoria profesional y formativa.

2. Busca tus puntos fuertes.

3. Haz un listado de cualidades positivas que posees.

4. Destaca los aspectos de tu personalidad que puedan ser favorables para obtener el empleo.

5. Relaciona tus aspiraciones con el puesto ofertado.

Resumiendo, el discurso tiene que cautivar a la persona que tienes frente a ti, ese discurso es el que tiene que captar toda la atención y enamorar.

Merece la pena prepararlo, al fin y al cabo se trata de ti.

Olvida la presión e intenta mostrarte tal como eres, tú eres el verdadero protagonista así que relájate, disfruta, sé positivo y demuestra confianza en ti mismo, escucha y responde a las preguntas.

Todo es más fácil cuando se está preparado.

Sobre Marta Chica

Licenciada en Psicología y de profesión Orientadora laboral.

¿Quieres hacer un curso con Marta Chica ? apúntate aquí

Add comment