Habilidades Sociales: Conecta con TODOS

Añadir nuevo comentario

Las habilidades sociales son el sustrato de nuestro progreso, de nuestro éxito en la consecución de las metas, de nuestra felicidad y de nuestro bienestar. 

Realmente son la columna vertebral sobre la que brota nuestra forma en la que nos relacionamos con los que nos rodean y esas interacciones nos dan un feedback sobre el mundo que nos rodea y por tanto sobre nosotros mismos.

¿Quiere decir esto, que según me relaciono con los demás, así soy, así me siento y así pienso? La respuesta es SI

La buena noticia es que es un proceso bidireccional y por tanto podemos controlar la parte que sale de nosotros, es decir, nuestros comportamientos hacia los demás.

A continuación te propongo un decálogo para mejorar las habilidades sociales. Cada vez que te relacionas con alguien piensa en los siguientes aspectos:

1.- ¿ Qué quiero decir a esta persona y cómo se lo quiero decir?

2.- Mira a los ojos y cuida la conducta no verbal, asiente con la cabeza y sé dinámico en la comunicación.

3.- Practica la escucha activa y trata de responder a sus preguntas o continuar el diálogo introduciendo partes de sus argumentos o de sus ideas para generar un buen hilo conductor o generar acuerdos. Por ejemplo: “ como tu bien dices tenemos que mejorar la dinámica de las reuniones, se hacen muy pesadas, pero no sólo eso, sino que yo también creo  que tenemos….”

4.- Céntrate en el momento presente, ahora tú estás con esa persona, evita distracciones tanto de tu alrededor como puede ser el teléfono móvil o también distracciones mentales pensando en otras cosas en vez de en lo que estáis diciendo, conecta con la conversación.

5. ¡Cuidado con los prejuicios! Esa persona si es nueva para ti te puede recordar a otra que ya conoces, o bien la conversación recordarte situaciones anteriores negativas. Esta interacción es nueva, da una oportunidad a tu interlocutor y datela también a ti mismo. Observa con ojos nuevos y escucha con atención, te sorprenderás del resultado.

6.- ¿ Qué quieres decir que no te atreves a decir? Sé asertivo, el cómo también es importante pero el qué es fundamental.  Es una oportunidad para trasladarle a tu jefe, amigo, vecino aquello que te preocupa, aquello que quieres cambiar, aquello que no te ha gustado. Díselo de forma sincera y abierta. La seguridad que tienes dentro trabajala y sácala fuera pero con humildad.

7.- Elimina el rol de la persona con la que hablas en el momento de dirigirte a ella siempre que lo hagas con transparencia. Esto es muy importante en el contexto de trabajo. Cuando esto sucede, si eliminas el puesto de recepcionista, de jefe de proyecto, de programador, ocurre algo fantástico y es que pones a favor todas las condiciones para hablar con el ser humano que hay detrás de ese puesto.

8.- El antes y el después son muy importantes: piensa antes de hablar con esa persona lo que le vas a decir y después en un ejercicio para mejorar las habilidades sociales analiza cómo te has sentido en esa conversación, qué has conseguido, qué puedes mejorar, qué ha funcionado.

9.- Genera alguna emoción. Hay contextos en el que se tapan las emociones, pero estas son auténticas lenguas vehiculares que actúan como una correa de transmisión del mensaje. Desde sonreir, a generar un efecto en tu interlocutor diciéndole algo que pueda sacarle a él o ella una sonrisa, algo divertido y que tenga que ver con el tema.

10.- Innova por favor! sé flexible, cuanto más seguro de ti mismo te muestres, y más orientado a la persona a la que te diriges, centrándote más en sus mensajes, en sus respuestas, paradójica y sorprendentemente conseguirás el efecto contrario. La clave es cómo le haces sentir.

Cómo puedes ver las habilidades sociales son fundamentales para nuestro desarrollo como personas, a todos nos gusta que nos valoren, que nos tengan en cuenta, ser queridos y poder conectar con los demás. Nos van a permitir generar interacciones honestas, disfrutar de la compañía de las personas.

Las habilidades sociales se entrenan y se aprenden con la interacción con los demás, bajo el modelo educativo que hemos recibido. Son fuente de generación de amistades, tendemos a relacionarnos con aquellas personas con las que nos identificamos.  A su vez nos permite decir aquello que pensamos aunque también es cierto que no nos relacionamos igual en todos los contextos, hay personas que se relacionan mejor en unas situaciones frente a otras, según los contextos en el trabajo, en un grupo de amigos, en una fiesta…

La seguridad y la autoestima están muy relacionadas. La empatía te puede ayudar , a preguntar cómo está la otra persona, cómo está viviendo algo, en definitiva a conectar con ella de manera sincera, eso se va a notar en la conducta no verbal, la muestra de que estás interesado en el otro. La conducta no verbal, habla mucho más que el contenido del lenguaje verbal.

Por último positiviza, como en todo en la vida, también las interacciones sociales. No hagas moviolas o repeticiones mentales de aquello que no ha funcionado y te ha hecho sentir mal. Con que lo observes una vez y lo tengas en cuenta para mejorar es suficiente, centrate en todo aquello que sí funciona.

Por último y de cara a las relaciones duraderas, sé tu mismo, si en una relación tienes que estar escondiendo algo de ti mismo o jugando al poker es mejor no tenerla. Cuando tienes que ocultar cosas y no puedes ser transparente por los motivos que sean, es el momento de pensar que posiblemente no merezca la pena.

Sobre Fernando Álvarez

 

Psicólogo colegiado y Máster en Prevención de riesgos laborales en las especialidades de Ergonomía y Psicosociología aplicada, Higiene Industrial y Seguridad en el trabajo.

¿Quieres hacer un curso con Fernando Álvarez ? apúntate aquí

Add comment