Gestión del talento en las organizaciones

Añadir nuevo comentario

“No tiene sentido contratar a personas inteligentes y después decirles lo que tienen que hacer. Nosotros contratamos a personas inteligentes para que nos digan qué tenemos que hacer” Steve Jobs 

El talento individual y grupal es pieza fundamental en el desarrollo de las organizaciones. Una buena gestión del talento lleva a las empresas a una mejora de su ventaja competitiva, por lo que su creación y desarrollo debería estar entre las preocupaciones principales de la organización.

Existen diferentes tipos de talento y cada uno requiere unas capacidades distintas. Talento directivo, talento comercial, talento técnico, talento operativo…son algunos de los roles con los que la empresa tendrá que lidiar.

El talento individual se puede definir como “La capacidad de una persona comprometida, para obtener resultados superiores en un entorno y organización determinados”  y su principal aportación es la de ser la materia prima del talento organizativo. Crear valor a estos profesionales que aportan sus competencias clave en la realización de un proyecto es lo que hace falta para pasar del talento individual al talento organizativo.

¿Cómo podemos encontrar y retener a los mejores?

  1. Identificar talento. Reconocer, valorar y premiar al personal con talento. Recompensar el trabajo bien hecho de los profesionales con competencias clave implica un incremento de su motivación, y en consecuencia, un aumento de su compromiso hacia los proyectos.
  2. Identificar competencias. Evaluar el potencial del personal e identificar sus niveles de desempeño son tareas fundamentales de la gestión del talento. Las competencias son los conocimientos y capacidades que permiten a los trabajadores lograr los resultados.  
  3. Convertir el conocimiento en información. El conocimiento de los empleados ha de ser convertido en información útil para la empresa y ha de transmitirse a toda la organización para que quién lo necesite pueda acceder a ella con facilidad.
  4. Favorecer un cambio cultural en la organización. Hay una tendencia a pensar que “La información es poder”, pero a esta frase le falta un “compartir” para que tenga verdadero sentido. “Compartir la información es poder”, compartir los conocimientos generados a partir de nuestras propias competencias nos enriquece a todos. ¿Qué haríamos si cada uno de los ruteros guardara en un cajón todo lo que sabe? Compartir con los profesionales y compañeros de trabajo nuestro área de expertise nos enriquece a todos.

Potenciar y retener el talento individual y crear una cultura participativa que involucre a todos los empleados en la toma de decisiones fomenta el compromiso con la organización y en consecuencia, la hace más fuerte.

Sobre Sonia Martínez Puertas

Licenciada en psicología, especialista en terapia de conducta y empleo

Ubicación: Gijón

¿Quieres hacer un curso con Sonia Martínez Puertas ? apúntate aquí

Add comment