Formación devaluada

Añadir nuevo comentario

Está claro que el mercado laboral es cambiante, que tenemos que estar actualizándonos y formándonos para poder tener oportunidades y estar a la altura de lo que se está demandando. Pero, ¿somos conscientes de la formación que estamos recibiendo para poder “estar a la altura” de las necesidades del mercado laboral? 

Existe un gran debate desde hace años sobre la profesionalización docente, y está claro que aquí hay un montón de lagunas. Personas con botas de agua que se ponen a saltar en charcos y acaban enfangados hasta el cuello. Entidades que se suben “al carro de Manolo”. Padres, madres, alumnos, profesores, formadores… que reivindican control. Y entre el vaivén de tal marea lo que estamos consiguiendo es devaluar la formación.

Con la llegada de los certificados de profesionalidad, se pretende regularizar esa profesionalización, pero ¿qué repercusión real está teniendo esto a nivel formativo? ¿Realmente los profesionales que se certifican en docencia se están dedicando profesionalmente a ello? ¿Qué pasa con tantas y tantas personas, que pueden ser sabedores de muchas cosas pero no cuentan con herramientas pedagógicas y didácticas en las aulas?

Aprender no es solo escuchar lo que otra persona sabe. Y enseñar no es sólo compartir tus conocimientos.

Es importante que las personas que se dediquen a la formación conozcan que hay diferentes procesos de enseñanza y aprendizaje, que existen diferentes metodologías didácticas, y que para formar y trabajar con personas hay que diseñar un plan de formación. Que hay que elaborar programas y acciones formativas innovadoras y adaptadas a los recursos, al contexto, a la modalidad formativa y sobre todo a las personas. Que formar es también evaluar, y no sólo conocimientos, sino competencias, habilidades y actitudes. Y que para formar hay que coordinarse con otras profesionales y programas educativos que potencien el desarrollo personal, social y profesional.

Ahora, decidme ¿cualquier profesional de cualquier área sabe hacer todo esto o es necesario que se forme como “agente educativo”? ¿Quién se atreve a decir que la Pedagogía es prescindible?

Hay personas que de por sí “caen bien”, y ante un grupo de alumnos son capaces de conectar, y por ello se creen que son buenos formadores y/o docentes. A mí me puede caer genial Eva Hache, y se marca unos monólogos brutales, pero al final no puedo aplicarlos en mi labor docente (o sí? ;D)  Debes conectar con tus alumnos, pero como alumna me da igual que traigas una herramienta, si al final no voy a saber usarla o darle aplicación. (Y ya no hablemos de cuando ni el propio docente sabría llevarlo más allá, o cuando siempre se utiliza la misma herramienta sesión tras sesión, acción tras acción….)

Es importante la formación y asesoramiento pedagógico para la integración de medios didácticos adaptados a los procesos formativos y contextos de formación. No todos los médicos pueden operar, ni todos los músicos saben tocar todos los instrumentos, eso lo tenemos claro todos. Pero no debemos olvidarnos de que sí que se han formado y tienen una base de conocimiento compartido, común, y cierta praxis para desarrollar su trabajo.

Ahora bien, en la formación… no ocurre lo mismo. ¿Estamos ante el cajón “de-sastre”?

Sobre Mayte García

 

A lo largo de mi vida, he ido adquiriendo conocimientos y desarrollando trabajos que han favorecido que cada día me gusta más trabajar con personas.

¿Quieres hacer un curso con Mayte García ? apúntate aquí

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter