Explota tu Potencial Profesional

Añadir nuevo comentario

El propósito de este post es presentarles cuáles son las competencias profesionales que cada uno debe evaluar para poder favorecer el desarrollo de su potencial profesional existente.

Posibilitando, en consecuencia, optimizar y aprovechar las competencias ya adquiridas y, trabajarse para desarrollar y generar competencias no existentes. De esta manera, contribuirás a aumentar tus posibilidades de obtener un trabajo en el que éstas competencias puedan ser demostradas a través del rendimiento exitoso.

Imaginemos la siguiente situación: Pedro y Mario son amigos y recientemente acaban de terminar su licenciatura en Administración y Dirección de Empresas. Pedro obtuvo una calificación media de notable, en tanto, Mario un aprobado. Juntos cursaron un año en Erasmus de otros países; en Italia Pedro y en Inglaterra Mario. Hoy, Pedro se plantea empezar un programa de doctorado y Mario duda entre matricularse en un master o irse un año a Londres para trabajar de camarero y perfeccionar su nivel de inglés. Con estos datos, ¿podríamos predecir cuál de los dos compañeros será un trabajador más eficiente?, y ¿cuál sería un mejor empresario?

La respuesta a estos interrogantes dependerá de conocer el contexto además de saber más datos sobre sus habilidades y su voluntad como así también, sobre su grado de asimilación de la formación y de las experiencias vividas. Lo expuesto anteriormente se basa en la explicación que la revista American Psychologist publicó en un artículo bajo el título Testing  for competence rather than for intelligence, donde se exponían los estudios realizados por David McClelland, profesor de la Universidad de Harvard, quien evidenció empíricamente que las aptitudes, título y los expedientes académicos no permiten predecir ni la actuación de una persona en el trabajo ni su éxito personal. En su investigación, McClelland preguntó a los propios trabajadores cómo hacían su trabajo. A su vez, consideró relevante comparar las características de personas que hubieran obtenido triunfos laborales o personales en la vida, con la de otra muestra representativa de aquellos cuyo desempeño laboral o trayectoria personal no hubiese sido exitosa. Los estudios demostraron que el éxito laboral y personal no se relacionan directamente con las aptitudes o los antecedentes académicos, sino con las competencias, que el mismo McClelland definió como las características personales que son la causa de un rendimiento eficiente en el trabajo, pudiendo ser razones, enfoques de pensamiento, habilidades o del conjunto de los conocimientos que se aplican. Por lo tanto, las competencias centran su atención en lo que una persona sería capaz de hacer cuando se la demanda.

En tanto, el potencial de una persona son todas las habilidades, conocimientos y competencias que ésta posee, haciendo referencia a un rendimiento exitoso en otros puestos de la organización tanto en el mismo nivel como en niveles superiores.

Articulando las conclusiones de McClelland con la situación planteada, Pedro y Mario podrían evaluar sus propias competencias transversales y su potencial profesional, pudiendo de esta manera responder a las demandas de competencias requeridas para los profesionales por parte de las organizaciones. Las 6 competencias transversales, transferibles a multitud de funciones y tareas son las siguientes:

        1.- Competencias instrumentales: son las relacionadas con el desempeño. Asimismo, incluye los conocimientos básicos adquiridos, la capacidad de análisis y síntesis y la capacidad para organizar y planificar. También, incluye las habilidades para la gestión.

        2.- Competencias Sistémicas: relacionadas con el liderazgo, la motivación y la capacidad de aprendizaje.

        3.- Competencias Interpersonales: relacionadas con trabajo en equipo y relaciones interpersonales.

¿Cuáles son las aplicaciones prácticas de la evaluación de competencias?

Continuando con la situación planteada, Pedro y Mario podrían tener conocimiento de las competencias profesionales adquiridas durante y después de la finalización de sus estudios. El conocimiento de las competencias adquiridas durante sus estudios, en determinadas materias claves dentro de su formación, podrían ser un elemento motivador para la mejora del rendimiento durante el periodo de formación restante. Además, este conocimiento permitiría establecer las necesidades formativas en competencias profesionales necesarias para la mejora de su nivel de empleabilidad, con vistas a su inserción laboral. Finalmente, podría ser posible la obtención de un certificado del nivel de competencias profesionales adquirido, si la institución en la que cursaron sus estudios se los facilitara.

Espero que puedas, al igual que Pedro y Mario, realizar una buena evaluación de tus competencias y de tu potencial profesional. Éxitos!

Foto: Daniel Dionne - "Getting some RAM installed"

Etiquetas: 

Sobre Valeria Betiana Flores

Add comment