¿Estás en bancarrota?

Añadir nuevo comentario

Tenemos que poner orden en nuestras finanzas, aprender hacer uso razonable del crédito, aprender a vivir mejor con menos y en su caso replantear la forma de incrementar  nuestros ingresos.

 

Si te encuentras con un nivel de endeudamiento alto y bajos ingresos, seguramente has perdido tu tranquilidad y presentes  algunos  de los siguientes síntomas:

⇒Insomnio

⇒Irritabilidad

⇒Te alteras cuando tu familia te habla de dinero

⇒Se han modificado tus hábitos de sueño, alimentos o rutinas.

⇒Has incrementado el consumo de cigarros, alcohol o antidepresivos, etc.

⇒Te aíslas y tienes cuadros de ansiedad y miedo.

⇒Te ves desmejorado, has descuidado tu aspecto personal .

⇒Incluso has perdido el apetito sexual, entre otros.
 

Consejos para hacer un manejo adecuado de tus deudas:

CALCULA  TU SOLVENCIA DE PAGO

Si presentas alguno de los síntomas anteriores, o en su caso, sospechas que tu perfil de consumo, gastos, endeudamiento y nivel de ingresos pueden ocasionarte algunos problemas, te recomendamos valores tu solvencia de pago, aplicando el siguiente procedimiento:

A. Valora tu solvencia de pago:

  • Si has venido manejando pagos mínimos en las tarjetas de crédito y tu deuda no baja.
  • Si  has empezado a tener problemas de pago de alguno de tus créditos.
  • Si has caído en cartera vencida y llevas varios meses sin pagar.
  • Si no tienes forma de pagar tus deudas ya sea porque no te alcanzan tus ingresos o porque tú o alguno de tus familiares que contribuye a la economía del hogar está sin empleo.

B. Calcula el valor total de tus deudas:

  • Identifica el valor de todas tus deudas.
  • Calcula el valor de tus pagos vencidos, en su caso.
  • Identifica la tasa de interés y los intereses moratorios.
  • Elabora un plan de pagos realista.

C. Calcula tu  liquidez y capacidad de pago actual frente a tus deudas.

La forma de saber cuán serio podría ser un posible  quebranto, es calcular  el valor total de tus  ingresos menos los gastos normales de manutención, educación y otros, menos el pago normal de las amortizaciones de tus deudas, menos el valor de pagos vencidos no realizados, incluyendo intereses moratorios, en su caso.

D. Identifica la capacidad de mover recursos adicionales.

Un viejo refrán dice: los bienes se hicieron para resolver los males. En momentos difíciles es importante valorar la situación para disminuir la presión y salir de tus deudas  y quizás sea momento de vender algún bien para resolver el problema de raíz.

Sobre este tema en particular, si estás en cartera vencida será importante hacer una negociación con la institución correspondiente.

E. Caso EXTREMO

Suponiendo que esta familia no cuenta con bienes adicionales para hacer frente a sus deudas, o,  en su caso, habiendo admitido que aun vendiendo activos es imposible liquidar los préstamos contraídos, y reconociendo la dificultad para hacer frente a los compromisos cotidianos sin tomar más deuda, se puede concluir que está categóricamente en bancarrota.

Es importante mencionar que esta es solo una circunstancia temporal y que esta familia habrá de emprender una ruta hacia lo solución de su problema:

 

RECOMENDACIONES PARA SALIR DE BANCARROTA

Revisemos algunas estrategias para salir de esta sería problemática:

         1. Asume una actitud proactiva y positiva para resolver el problema. Acude a las instituciones correspondientes, presenta tu situación para que ambas partes identifiquen un solución conveniente.

         2. Comunica a la familia los detalles para que todos se sensibilicen con el  reto y pongan de su parte para remediarlo. Seguramente habrá preocupación; sin embargo, el resultado será un crecimiento de todos los involucrados.

         3. Revisa tus gastos y trata de bajarlos al mínimo para no acrecentar la deuda. En este sentido, la herramienta del presupuesto es sumamente valiosa.

         4. Busca refinanciar los créditos más caros y de corto plazo. En este caso, es factible optar por préstamos personales de amigos o familiares, o en su caso establecer con el banco la renegociación o buscar otra deuda que sea menos onerosa para liquidar.

         5. Vende los activos que tengan un valor alto de recuperación para pagar deudas; sobre todo, aquellos que son prescindibles.

         6. Buscar ingresos extras o un trabajo con mayores percepciones que te generen flujo, sin perder de vista tu trabajo ideal.

         7. Toma el control de tu vida. Organiza tus tiempos y  actividades,  realiza algún deporte, cuida tus alimentos, descansa y vigila los consumos que comprometan tu salud. 

 

COSAS QUE DEBES EVITAR.

Ante la presión, es posible que busques opciones “fáciles” cuyos resultados pueden profundizar la problemática e incluso pueden ser causa de disolución familiar:

  • Evita hacer cambios en tiempos de crisis económicas: no te divorcies. Una de las tres principales causas de separación en las parejas es derivada de problemas económicos;  bajo esta situación no tomen una decisión al respecto. Considera que bajo presión actuamos de forma irrisible; debemos hacer exactamente lo contrario: abrir la comunicación, llegar a acuerdos y cuidar la relación. Sin dinero y solos, se recrudece aún más la situación.
  • Evita acudir  a los agiotistas o casas de empeño, lo único que estás haciendo es aplazar el problema e incrementando el costo del dinero, y nada es más caro cuando el dinero es escaso.
  • Evita pagar solo los mínimos, sobre todo cuando ya estas con varias mensualidades vencidas; ya que abonas y pagas en el orden de: intereses moratorios, intereses normales y al final se abona a capital. En este sentido es mejor realizar una negociación con la institución y hacer la reestructuración de tus créditos.
  • Evita tu impulso de gastar. Aunque parezca irónico, hay quienes saben que están en bancarrota y como una manera de negación empiezan a gastar en mayor medida y dejan de advertirle a la familia. Esto es el presagio de algo peor.
  • Cuida las coberturas de tus seguros, porque lo “fácil” es prescindir de ellos, al ser inexistente un beneficio inmediato. Pero suele suceder que ante un contexto económico complicado puede sobrevenir una complicación en la salud o un deceso y entonces si sería mucho más difícil tu situación para salir.
  • Evita emprender en negocios riesgosos. Estar en una situación de falta de liquidez para hacer frente a los compromisos y más aún en una circunstancia de quebranto implica un riesgo elevado, por lo cual, mantén la calma y ten mucha precaución de no emprender “negocios” de alta incertidumbre y menos aún, utilices otra tarjeta de crédito personal o de un familiar para financiar negocios de dudosa revolvencia.

Reorganizar las finanzas familiares y sanarlas es un asunto importante que requiere de tiempo, negociación y paciencia. Mantengan la certeza de que tiene solución, ¡mucho ánimo!

Una vez que vuelva todo a su cauce normal,  es importante vigilar el balance entre ingresos y gastos, evite endeudarse innecesariamente, generen un ahorro patrimonial que le permita construir un futuro prometedor.

 

Buen camino…

 

Foto:pixabay

Sobre Mary Paz Herrera

 

Pasión por acompañar a las personas a EMPRENDER y alcanzar su “Mejor Yo Posible” 23 años de experiencia profesional en formación y desarrollo del talento emprendedor, así como coaching y consultoría a MIPYMES, Jóvenes y Mujeres Emprendedoras y Empresas Familiares.

Add comment