Espíritu competitivo al servicio de tu marca personal

Espíritu competitivo al servicio de tu marca personal

Añadir nuevo comentario

Últimamente he leído mucho sobre el tema de creación de marca personal

Y, aunque estoy muy lejos de ser una experta en el tema, he de reconocer que cada día me apasiona más. La razón de ello es que con el tiempo he interiorizado y personalizado el concepto de “marca”, creando mi propio proceso de creación.

Al crear tu marca, considero esencial, hacer visible tus intereses, tus habilidades, tus logros, bla, bla, bla… y podría seguir hasta dormirte con una larga parrafada cada vez más técnica. Pero he decidido que no lo voy a hacer porque ello no forma parte de mi marca personal.

En su lugar, voy a hablarte desde mi experiencia y desde vivencias que para mí son claros ejemplos de creación de marca personal.  Lo que tienen en común dichos ejemplos es el hecho de que en las dos ocasiones tuve a mi lado a una persona con la que viví un sano “pique” competitivo por mejorar habilidades o alcanzar objetivos. En ambas ocasiones, y así lo consideramos las dos partes implicadas, el combustible para continuar fue la competición con la otra persona.

Desde hace varios años soy docente registrada en la Partners in Learning Network de Microsoft y he participado en proyectos internacionales de diversa índole. Dentro de la plataforma PILN he tenido siempre acceso a cursos de formación y, puesto que la formación continua es una de mis pasiones, he dedicado tiempo y esfuerzo a la adquisición de nuevas habilidades. Recuerdo gratamente un curso escolar dedicado a seminarios online, al final de los cuales, y pasada una muy estricta evaluación, una insignia digital reconocía nuestro esfuerzo. 

Recuerdo también la sonrisa en mi cara al compartir con un compañero de trabajo cada nuevo logro. Al cabo de dos días, era mi compañero quien esbozaba una sonrisa cómplice mostrando no sólo el mismo distintivo, sino otro nuevo que acreditaba el alcance de un nuevo nivel tecnológicamente hablando. Una clara invitación para mí, sin duda.

Lo cierto es que, al cabo de unos meses, y gracias a nuestra mutua competición, logramos mejorar nuestras habilidades y destrezas de forma considerable.

Actualmente, y consciente del poder motivador del sano pique en el aprendizaje, participo conjuntamente en el proceso de aprendizaje de la lengua italiana con uno de mis hijos. Ambos hemos tomado la oportunidad de aprender y practicar al tiempo que nuestros avances sirven como recíproco acicate para avanzar.

Quizás nunca te habías planteado así el proceso de creación de tu marca, pero ¿qué tal si le das una oportunidad?

Foto: pixabay.com

Sobre Amparo Aparisi

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter