Erradica hábitos miserables

Añadir nuevo comentario

“Los barcos no se hunden por la cantidad de agua que los rodea, se hunden por la cantidad de agua que entra en ellos”          -Anónimo.

 

La vida es como un pequeño bote, te irás moviendo a favor de la corriente y en ocasiones en contra de ella, cuando requieres un cambio en tu vida. En esa travesía llegarán a tu vida personas que son “velas” y que te empujarán y llevarán lejos; habrá otras que son “anclas” y trataran de frenarte y si pueden, llevarte al fondo (del océano) junto con ellas.

Comparto esta parábola personal, ya que estamos por terminar el año y comienza la época de nuevos deseos para los doce meses venideros, donde nos ponemos nuevos retos, planes y objetivos personales, hablamos de un nuevo trabajo, nuevos destinos por conocer, nuevas experiencias, tal vez un nuevo amor, pero ¿has realizado un inventario interno de tus actitudes añejas? Sí, me refiero a esas que tú conoces muy bien y que te han anclado y quisieras erradicar de tu vida y seguir el destino que deseas.

Ejemplos de comportamientos miserables que limitan tu potencial:

Temor a perder el trabajo.
Es normal sentir la preocupación permanente de subsistir. Piensa, el 99.9% de la población de tu ciudad no trabaja en tu empresa y vive. Hay vida después de tu trabajo actual, ¿quieres emigrar a otro trabajo más remunerado o retador con otros compañeros?; tal vez en otra ciudad más agradable, haz un plan. No se lo dejes al destino, muévete. Empieza a prepararte académicamente, rediseña tu hoja de vida, intégrate a bolsas de trabajo virtuales, desarrolla contactos en las empresas que tienes como objetivo emigrar, las redes sociales son la ventana a otros destinos laborales. Es muy triste y lamentable realizar un trabajo que no disfrutas;  peor si te va bien económicamente, ya que difícilmente lo dejarás. Te pregunto,  el trabajo que haces actualmente ¿lo harías  los siguientes diez años? Proyéctate y si no está en tu horizonte personal, es tiempo de empezar a moverte.

Pensamientos negativos, igual a actitud negativa.

Somos y atraemos lo que pensamos. Es una ley natural de atracción. El pensar que todo irá mal, te hace una persona derrotada que su subconsciente sabotea cada vez que le llega un reto o una situación poco favorable. Sacude esos pensamientos tóxicos, no te creas todo lo que ves o escuchas, básate en lo que sabes y adelante.

Discusiones inútiles.

Mostrarte como una persona que todo lo sabe y nada le asombra, o que siempre tiene la razón, además de desgastarte fastidia a los demás. No somos dueños de la verdad, incluso cuando algo sucede en tu presencia; lo ves a través de tu perspectiva. Cuando des un comentario, hazlo como lo que es, una opinión, no como una verdad absoluta.
 

Conecta tu lenguaje.

Uno de los méritos de las personas exitosas es construir confianza, y esa se siente desde el saludo, la mirada o el tono de voz. Tu lenguaje corporal habla mejor que tus palabras, de hecho, representa el 80% del mensaje, así que asegúrate que ambos hablen en el mismo sentido. Por tanto, cuida tus gestos si haces un halago o felicitación, si te nace hazlo, de otra manera se sentirá fingido.

Si algo falla, es culpa de otros.

No tomar la responsabilidad de tus acciones, culpando a otras personas de tus errores es la puerta más fácil y tentadora, el punto es que solo tú te lo crees. Un día tarde que temprano saldrá la verdad. Sigue este proceso mental: lo acepto (el error), me disculpo (del afectado por el error), aprendo (de la experiencia desafortunada) y me olvido (no me anclo al pasado) y a lo que sigue, que la vida es corta y solo se vive una vez. Si el error fue hacia ti, perdona y olvida.

No disfrutar de los placeres cotidianos de la vida

¿Te gusta la música, comida, paisajes naturales, arte? No los veas como algo superficial y pasajero, los grandes placeres están hechos de pequeños detalles. O prefieres visualizar un mundo, como un lugar horrible, lleno de pobreza, enfermedad y devastación, sabemos que no todos somos afortunados para vivir plenamente, dificultades las habrá, pero serán temporales, nada es para siempre, no dejes que te hagan perder un momento de placer. 

Quéjate. Quéjate. Quéjate

Es la expresión de la mente maestra para hallar algo negativo en cualquier situación. ¿lo disfrutas? Te aseguro que los que te rodean no. ¿Piensas que es fascinante escuchar a alguien quejarse sobre la política, el clima, sus relaciones o su trabajo? Cada quien trae sus propias situaciones como para encima “cargar” con las tuyas.

 

Deseo que, en estas fiestas decembrinas, aproveches y realices un balance personal que te permita potencializar tus talentos y enfrentar un año 2017 lleno de éxito, crecimiento personal y muchas satisfacciones. Son mis mejores deseos.

 

Foto:pixabay.com

Sobre Horacio González

Me dedico a proveer asesoría profesional para la implementación de prácticas exitosas que enriquezcan los procesos de gestión de talento humano

Ubicación:  Monterrey, Nuevo León, México

¿Quieres hacer un curso con Horacio González ? apúntate aquí

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter