¿En qué pensar antes de elaborar un Elevator Pitch?

Añadir nuevo comentario

¿Aún eres de los que cree que existe un discurso infalible que va a servir para todas las empresas por igual y que las va a rendir a tus pies? Pues déjame que te diga que debe hacer tiempo que no buscas empleo porque desde luego, no conozco a ninguna empresa que no valore que un candidato adecúe su candidatura a sus requisitos.

Fíjate en una cosa. ¿A ti te gusta que todas las empresas te vendan algo de la misma manera? ¿Te gusta cuando, por ejemplo, una empresa de telefonía te llama y te “suelta” literalmente el mismo discurso que detectas que es aprendido de memoria o leído de un papel? ¿Verdad que no? Probablemente te entran más ganas de colgarle o te desconectas de lo que te están diciendo intentando interrumpirles para decirles que ahora no puedes atenderles y que te llamen más tarde (aunque seguramente estarás pensando que mejor no te llamen nunca más o maldita la hora en que se te ocurrió coger la llamada sin saber quién era)

La importancia de tu discurso puede ser discutida largamente, pero la realidad es que es necesario que tengas algún tipo de argumentación clara y preparada para cualquier ocasión. Porque la vida te da muchas sorpresas y puedes encontrarte un día con una llamada imprevista, con una persona que conoce a alguien que trabaja en una empresa en la que te encantaría trabajar, con una persona de recursos humanos a la que sigues en las redes…y resulta que ¡te pilla sin preparación alguna!

Así que, vamos a ponerle remedio antes de que sea demasiado tarde…

En mi post anterior “¿Cuáles son los puntos clave de una oferta de empleo para superar la entrevista?”, que podéis leer aquí, os planteaba la siguiente pregunta: ¿Cómo demuestro una competencia en mi discurso?

¿Os ha dado tiempo a plantearos cómo lo hacéis? Ante todo, quiero comentaros que no es fácil porque requiere de ser capaz de ponerse en el lugar del otro.

Fijaos, hace poco, estuve hablando con una persona que buscaba empleo y me comentaba que, a pesar de tener muchos años de experiencia, cuando iba a una empresa a hacer una selección y llegaba el momento de exponer su discurso, lo hacía y salía con la sensación de que lo que había transmitido no era “cómo él era realmente”. Curioso. Me pareció interesante. Le pregunté si se sentía seguro en las entrevistas. Me dijo que no. Le volví a preguntar esta vez si tenía claro qué era lo que sabía hacer y era capaz de enumerármelo rápidamente. Se quedó callado y pensativo. Sé lo que sé hacer pero también lo saben hacer los demás. Curioso de nuevo. ¿Por qué le quitamos valor a lo que sabemos hacer? A veces le quitamos tanta importancia que ni nos damos cuenta que eso ¡es lo que nos hace únicos!

Vamos al lío… ¿cómo puedo hacer único mi discurso?

En primer lugar, es fundamental que tenga claro de qué quiero hablar y qué quiero destacar y transmitir. Sin esa base no vamos a ninguna parte, o al menos no vamos a llegar muy lejos.

¿Cómo dejo claro, pues, estos 3 puntos?:

·         ¿De qué quiero hablar?

·         ¿Qué quiero destacar?

·         ¿Cómo lo voy a transmitir?

¿De qué quiero hablar?

Si lo que quieres es destacar tu candidatura, entiendo que vamos a hablar de ti. No porque seas un egocéntrico, simplemente, vamos a analizar qué quiero contar de mí en función de la persona o empresa a la que me dirijo y teniendo en cuenta a qué puesto de trabajo quiero optar.

Por lo tanto, es importante que piense en todo lo que sé: aprendizajes de formaciones o de la vida misma, a veces los abuelos, padres, amigos, nos “forman” informalmente y tenemos habilidades que si las añadimos a nuestro perfil, nos convierten en personas únicas dentro de nuestras especialidades.

Piensa también en todo lo que sabes gracias a tu experiencia laboral o de voluntariados. Lo que sabes gracias a actividades de ocio también puede ser útil.

Y ahora, mira toda la información que has recogido sobre lo que has pensado (a veces va bien escribirlo para darse cuenta) y, teniendo en cuenta a qué te quieres dedicar, subraya todo lo que pueda serte útil en ese puesto de trabajo al que te quieres dedicar.

Por ejemplo, yo quiero dedicarme a la atención telefónica. Tengo mis  años de experiencia en trabajos de este tipo, pero además tengo formaciones especializadas en trato al cliente y cuando puedo ayudo en voluntariados a recogidas de regalos de Navidad por teléfono…

Todo esto aporta si a lo que quieres seguir dedicándote es a la atención telefónica. Así que contaré con todo lo que sume.

¿Qué quiero destacar?

De lo que hemos escrito anteriormente mira atentamente qué sabes hacer y destaca lo que más dominas, o incluso, el hecho de que tengas una larga experiencia en ello. Destaca lo que creas que pueda ser diferente a otros profesionales con tus mismas características. Pon en valor lo que puede ser diferente en ti. Si no se te ocurre (a veces nos pasa) pregunta a los que te rodean. Ellos ven más allá que tú y son capaces de destacarte capacidades en las que no habías pensado.

¿Cómo lo voy a transmitir?

Puesto que esta es, para mí, y seguramente para todas las personas que se dedican al reclutamiento, una de las partes más importantes, no quiero dedicarle unas pocas líneas, prefiero dedicarle todo un capítulo para que puedas estrujarte bien la cabeza y preparar un discurso como “Dios manda”.

Quiero avanzarte aquí la gran importancia que tiene que seas capaz de transmitir de forma cercana, que seas conciso, directo y claro. Quiero que aproveches y le des vueltas a, por ejemplo, qué tipos de anuncios te aburren en la tele porque no te llegan en absoluto y cuáles son los que te mantienen atento, te llaman la atención, te hacen reír o no te dejan indiferente. ¿Qué es lo que les hace diferentes a los demás? ¿Qué destaca? ¿Qué capta tú atención de ellos?

Si tienes dudas sobre cómo transmitir tu discurso, por favor, no dudes en comentar mi post, porque las añadiré y responderé en mi próximo artículo sobre el tema. ¡Espero tus comentarios!

Sobre Mireia Gargallo

 

Licenciada en Psicología, Grado de Educación Social y Máster en Educación y TIC (E-learning) con experiencia de 4 años en selección de personal y 11 en orientación laboral.

Add comment