El poder de la presencia

Añadir nuevo comentario

Cuando empecé a escribir este artículo tuve muy claro, y no suele ser así,  el tema que trataría.

Ya conocía a Amy Cuddy a través de su  charla TED del 2012: el lenguaje corporal moldea nuestra identidad, donde nos habla de una cualidad que ella  llama “presencia”. En aquel momento, lo que ví y escuché me entusiasmó y lo guardé en mi cabeza. Todo tiene su “momento” y aquel no era el mío.

No hace mucho cayó en mis manos su libro El poder de la presencia en un momento de esos, que seguro has tenido, en el que tienes que “hacer de bombero” para apagar un fuego ajeno.

Nada más empezar a leer el libro me atrapó de una forma que no soy capaz de explicar, era como estar leyendo mi propia vida escrita por otra persona.

Compartimos el haber tenido un grave  accidente de tráfico (el ave fénix (i). motivación y aceptación) con un accidente cerebro-vascular, lo que supuso un cambio en nuestras vidas.

Cuando pasas por un trauma así, ya no eres el mismo, no sé  si mejor o peor. Te conviertes en alguien diferente y, al menos para mí, esto fue lo más difícil de aceptar. Hasta que entendí que la aceptación es el primer paso para la acción.

Esta situación cambió mi forma de pensar, de  sentir, de expresarme y en definitiva mi relación  con el mundo. Además, no te comprendes, en principio no eres consciente de los cambios profundos que has experimentado y nadie sabe decirte como vas a evolucionar. Lo único que  yo escuchaba es que ya no iba a ser como la de antes, pero nadie  me decían lo que podía llegar a ser.

“Todos los cambios… llevan consigo cierta melancolía, porque aquello que dejamos atrás es una parte de nosotros mismos: debemos morir una vida para entrar en otra” (Anatole France).

 

Fueron años convulsos y de muchos cambios, fue difícil, NO imposible y ahora sí sé quién soy. Me quiero y me acepto con mis virtudes y con mis defectos.

“El poder de la presencia” hizo un enorme “clik” en mi cabeza ya que puso nombre a muchas cosas para mi. He aprendido mucho, más que mucho...ahora sí era el momento.

Me gustaría resumir en pocas líneas todo lo que he aprendido con su lectura

Quería contaros lo que he aprendido y lo útil que es sí lo aplicamos en nuestra vida diaria y  cuando me puse a escribir lo que me salió fue:

 

Ahora entiendo que cada parón, cada bajón, cada lágrima...ha sido para coger fuerzas y subir el siguiente escalón…

Ahora me hago consciente de donde estaba y donde estoy…

Ahora me hago consciente del aprendizaje, del desarrollo, de la lucha  y también de la desesperación…

Ahora me hago consciente de tantas y tantas cosas...de tantas emociones, de tantos pensamientos, de tantos sentimientos, que eran para mi inexplicables....y que me llevaban  a la desesperación…

Ahora me hago consciente que hasta que no pude ir controlando mi cuerpo tampoco podía controlar mi mente…

Ahora me hago consciente de por qué durante tanto tiempo me sentía tan pequeña, porque era lo que me decía mi lenguaje corporal…

Ahora entiendo y me hago consciente de lo que ella me decía después de escucharme activa y profundamente: “ usted no es consciente de donde estaba. No es consciente del camino recorrido”...

Aquellas palabras resonaban en mi cabeza y no sólo no las entendía, sino que además me cabreaban, me provocaban ira, una ira que me paralizaba en vez de llevarme a la acción…

Ahora sí!!!Ahora sí!!!!

Ahora soy consciente del camino realizado, del tiempo invertido,  que ha sido mucho y que vaya, si  ha valido la  pena…

 Ahora soy consciente de mi aprendizaje, de mi auto-conocimiento...

Ahora soy consciente de quién soy, de mi esencia, de mi Yo…

Ahora soy consciente de cuál es mi propósito…

Ahora soy consciente de que mi lenguaje corporal me empodera...

Ahora soy consciente de mi misma, ¿sabes por qué?

Porque me he dado cuenta de que tengo presencia

La presencia es el estado de ser conscientes de nuestros verdaderos pensamientos, sentimientos, valores y potencial y ser capaces de expresarlos sintiéndonos a gusto”

Amy Cuddy

La presencia es posible cuando te conoces profundamente y te aceptas. Emerge cuando nos sentimos poderosos por dentro, lo que nos permite ser conscientes de nuestro yo más sincero. De nuestra esencia.

Mi proceso  de autoconocimiento y empoderamiento son  la semillas, que a través de los siguientes artículos plantaré en El jardín de tu mente y espero que os ayude a recoger vuestra cosecha personal.

Sobre Begoña de los Reyes

 

Profesión: Coach. RR.HH. Selección. Abogada

Ubicación: Gijón (Asturias)

 

 

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter